Región

Fallece José Luis Mosquera, expresidente de la Diputación y la Cámara

16 mayo, 2018 11:22

El que fuera presidente de la Diputación de Valladolid entre los años 1968 y 1976 José Luis Mosquera, también expresidente de la Cámara de Comercio, ha fallecido, según ha informado la asociación Empresa Familiar de Castilla y León (EFCL) a través de un comunicado remitido a Europa Press.

Los empresarios familiares han destacado el legado de Mosquera y "su contribución al desarrollo de la ciudad y de la provincia", tanto al frente de la Diputación, como en la Cámara Oficial de Comercio e Industria y la Feria de Valladolid, entre otras responsabilidades que asumió.

EFCL ha recordado la importancia de los proyectos impulsados por José Luis Mosquera desde sus diferentes cargos, como fueron su contribución al plan de carreteras asfaltadas, la extensión del servicio de telefonía a toda la provincia o el impulso del turismo como recurso económico para Valladolid, y que le hicieron merecedor de numerosos reconocimientos, como la Gran Cruz al Mérito Civil otorgada por el Rey en el año 1977.

Condolencias

La Diputación provincial de Valladolid ha mostrado su pesar por el fallecimiento de José Luis Mosquera Pérez, que fuera presidente de la Institución provincial desde el 18 de enero de 1968 hasta el 18 de enero de 1976, fecha en la que decide no presentarse a la reelección para el cargo. Asimismo fue presidente del Colegio Nacional de Agentes de Seguros, presidente de la Cámara de Comercio e Industria, presidente de la Feria de Muestras de Valladolid o presidente de la Caja de Ahorros Provincial de Valladolid.

Como presidente durante 8 años exactos de la Institución provincial, José Luis Mosquera fue una persona esencial tanto en la transición política en la provincia de Valladolid como en la consolidación de la Diputación Provincial, tal y como hoy la entendemos.

Bajo su mandato, se inauguró la Residencia Cardenal Marcelo, el Hogar y Guardería Infantil y el nuevo Hospital Psiquiátrico Doctor Villacián; se adquirieron los terrenos de Villa del Prado, así como otros recursos importantes como el castillo de Fuensaldaña, al que se dotó de nueva iluminación al igual que a los castillos de Simancas y Peñafiel; se adquirieron la Casona de Urueña, la Villa Romana de Almenara-Puras y la Casona de Montealegre; se iniciaron las obras de remodelación del Palacio de Pimentel; y apostó por la extensión del Plan General de Vías Provinciales y por la automatización de la red telefónica en todos los pueblos de la provincia.