Región

Un mes de marzo para la historia

19 marzo, 2018 22:16

Son muchos los que a lo largo de estos últimos años, sobre todo a partir del 2008 cuando comenzó a fraguarse esta virulenta crisis que ha provocado una sangría de parados y mucha necesidad entre familias, se han quejado del inmovilismo de los españoles a la hora de echarse a la calle y reclamar unos derechos que han ido menos en estos últimos diez años.

Sin embargo, en este mes de marzo se han repetido en las ciudades de España y, sobre todo, las de Castilla y León, concentraciones y manifestaciones con dos focos de acción y conflicto social que están a la orden del día y uno que se está cociendo también para que los alumnos de bachillerato salgan a la calle en busca de esa EBAU única.

El pasado 8 de marzo decenas de miles de personas, la amplia mayoría mujeres, salían a la calle para reivindicar un trato justo. Una equiparación salarial con los hombres en lo que al ámbito laboral se refiere y alzaban la voz para poner fin a la lacra de la violencia de género que azota día a día a una sociedad que con el paso de los años está más falta de valores.

Las calles de las principales ciudades de nuestro país se llenaban de mujeres que habían sufrido en sus carnes un trato injusto por el mero hecho de ser mujer, que están al día de esa brecha salarial que hace tanto daño en una sociedad que exige un trato igualitario entre hombres y mujeres en todos los ámbitos de la vida.

Los pensionistas, hartos ya de que se siga jugando con sus pensiones, valga la redundancia, hicieron lo propio este fin de semana, 17 de marzo, en otra fecha que quedará ya para el recuerdo y que, a buen seguro, estudiarán las futuras generaciones en sus clases de historia.

Porque ni la lluvia ni el frío pudieron vencer a esos y esas valientes de más de 60 años que salieron a la calle a exigir que nadie toque lo que es suyo y a pedir un aumento digno de personas que han hecho mucho por este país en el pasado y que generalmente han usado y usan esas pensiones para ayudar a hijos o nietos que se encuentran en situación de desempleo y tienen que vivir una Odisea diaria para llevarse algo a la boca.

Ahora son los más jóvenes los que se organizan (lo harán el 23 de marzo por ejemplo en Valladolid) para reclamar una EBAU única a lo largo de todo el territorio nacional. Son, fundamentalmente los estudiantes de Castilla y León los que claman por este examen unitario que evalúe de manera común a todos para tener las mismas probabilidades de éxito.

Ya se han recogido en nuestra Comunidad más de 50.000 firmas para que esta iniciativa, apoyada por el consejero de Educación Fernando Rey y por el propio presidente de la Junta de Castilla y León, Juan Vicente Herrera, salga adelante y este propósito se volverá a sentir en las calles esta misma semana.

No me quiero olvidar de los parados que se echan semanal o mensualmente a la calle para reclamar sus derechos o de otros colectivos que reivindican que las cosas cambien. Porque son muy diversos los grupos que se están manifestando y dejan claro que los españoles quieren que las cosas cambien, para bien. Porque a este país no se le puede tachar de inmovilista y porque sus ciudadanos están en pie de guerra, de forma pacífica eso sí, para remodelar una España que debe cambiar para ir siempre hacia delante.