Región

Antonio Grande lleva a hombros una tarde de 'saca'

14 septiembre, 2017 00:14

Primer festejo de abono de la Feria Taurina de Salamanca, que la empresa llama de la Virgen de la Vega, y primeras circunstancias de una feria marcada por las ausencias -de Garrido, por ejemplo- y las bajas -de Morante y Manzanares. Primer festejo, la tradicional novillada y primera en la frente a los espectadores. Un festejo de 'meter pá la saca'. Veamos. Novillos de la empresa, y tres novilleros de la casa -Valadez con FIT, Toñete con Chopera y Antonio Grande con Carreño-.

A partir de esta circunstancia, diremos que los descastados novillos, de presentación desigual, también adolecían de mucha fuerza. Venían a menos, doblaban y, en su defensa, no hacían más que calamochear y rematar arriba al final del muletazo. Con estos utreros tuvieron que hilvanar sus faenas los tres novilleros. Y, de ellos, tan solo el salmantino Antonio Grande -sin paisanajes- salvó la tarde. La salvó porque cortó tres orejas -quizás dos en el último fuera mucho-, pero mereció la Puerta Grande y la consiguió porque apostó a ser novillero. Estuvo con ganas, con decisión. Mentalizado. Y, qué coño!, también tuvo momentos de exquisito toreo, como dos tandas por la derecha al final de faena en el sexto novillo. Muletazos de muchos quilates, largos, templados. Era el toreo que conocíamos quienes hemos seguido la trayectoria de este chaval de San Muñoz desde sus años de Escuela.

Antonio Grande -con gran puyazo de su padre al primero, a quien también brindó el novillo de su debut-  estuvo como hay que estar 'de novillero'. Muy torero. Y buscó y encontró. Además, mató muy bien, ay! Ahora desear que Carreño, el conocido Mateo, logre hacerle festejos, porque Antonio Grande tiene cualidades, tiene oficio, tiene ganas y, sobre todo, torea muy bien y con gusto.

También torearon el mexicano Valadez, que dejó algunos apuntes, en el único novillo que mató, el cuarto. Pero si no hubiera venido, nada hubiera pasado. Nuevamente Toñete, que quiere, pero no solo es querer. En el segundo, un novillo fácil y flojito, el novillero intentó hilvanar alguna serie de muletazos, pero los remates terminaban con enganchones o porque el novillo no tenía chispa, aquello no llegaba al tendido. Además, no mató bien. Aún y así, el público salmantino, bonachón, le ovacionó con saludos desde el tercio. En el quinto, un novillo bien presentado, y más complicado que sus hermanos, el chaval no lo vio claro. En momentos algo desbordado y, la solución, terminar con aquello y matar, que tampoco lo hizo bien.

La tarde no dio más de sí. Un ganado que no tenía bravura. Dos novilleros que su ausencia no se hubiera echado de menos y, un salmantino, Antonio Grande, que estuvo muy por encima de la tarde en su conjunto, de empresa, de novillos y de compañeros y, a la postre, la salvó del soponcio a hombros, cachis!

FICHA DEL FESTEJO

Plaza de toros La Glorieta de Salamanca. Primer festejo de abono. 1/4 de entrada. Se lidiaron seis novillos de Esteban Isidro -encaste Domecq-, desiguales, muy flojos y descastados. El primero no pudo lidiarse en muleta por matarse contra el burladero.

Leo Valadez: Oreja en el único que mató.

Toñete: Ovación y silencio.

Antonio Grande, que debutaba con caballos: Oreja y dos orejas.

Se desmonteró el banderillero Miguel Martín, de la cuadrilla de Toñete, en el quinto.

FESTEJO PARA EL MIERCOLES

13 DE SEPTIEMBRE. Corrida de Toros

6 toros de García Jiménez para Antonio Ferrera, Alejandro Talavante y Cayetano.