Región

Adif y Ayuntamiento de Valladolid acercan posturas alternativas sobre el soterramiento

10 febrero, 2017 20:11

A menudo que los plazos se acortan da la sensación de que las distancias entre las partes también lo hacen para intentar llegar al final de la mejor manera posible, o incluso prorrogar ese final. Eso mismo es lo que ha pasado entre Adif y el Ayuntamiento de Valladolid este viernes, tras una reunión de la que ha salido un acercamiento de posturas alternativas sobre el soterramiento en la ciudad.

Así lo ha asegurado a los medios de comunicación el alcalde de Valladolid, Óscar Puente, tras la reunión que ha mantenido en la Casa Consistorial con Juan Bravo, presidente de Adif. “Se han puesto sobre la mesa diversos escenarios alternativos que tienen muchas cosas en común con lo que venía defendiendo el Ayuntamiento”, ha reconocido.

Pero, ¿qué alternativas son esas exactamente? El primer edil no ha querido levantar la liebre antes de tiempo y no ha querido comentarlas a la espera de una nueva reunión entre las partes el próximo martes, a las 13.30 horas en Madrid. Unos encuentros previos a la importante reunión del Junta General de la Sociedad Valladolid Alta Velocidad (SVAV) el próximo 16 de febrero, en la que el único punto del orden del día es la posible disolución.

Por ello, se está intentando perfilar un acuerdo para ver si ese jueves 16 se adopta un marco beneficioso para la ciudad, para los socios y para los trabajadores de los talleres de Renfe, además con la intención de que “aporte realismo” a una operación del soterramiento que “durante mucho tiempo ha tenido de todo menos eso”.

Sobre dicha disolución de la SVAV, Puente ha reconocido que no es la mejor, ya sea ordenada o mediante concurso de acreedores, y por ello “vamos a trabajar en alternativas”. No obstante, ha asegurado que ha sido requerida por los bancos para pagar los 404 millones de euros que adeudan, y “cualquier sociedad que es requerida de pago y no tiene recursos para atenderlos está en situación legal de concurso de acreedores”. “Otra cosa es que sea la solución más racional y beneficiosa” para la Sociedad y para la ciudad, ha matizado.

Plan Rogers, de ciencia ficción

Respecto al plan original de soterramiento integral para Valladolid recogido en el Plan Rogers, Puente ha declarado que ya era de ciencia ficción en el 2009 y sigue siéndolo a día de hoy. Según el primer edil esto supondría sumar 700 millones de euros más a la deuda que ya tiene la SVAV, lo que haría situarse a la operación en unos 1.100 millones.

Así, ha dejado claro que el problema es que no hay manera de afrontar ese pago y ha querido darle espacio a la realidad del momento. “La realidad es la que es y con ella tenemos que trabajar”, ha aseverado.

Por ello, el regidor ha vuelto a reconocer que se trabaja en distintos escenarios, y uno de ellos es la renuncia al Plan Rogers. “Tenemos que ver qué posibilidades reales de afrontar la operación hay, y a partir de ahí veremos, pero no hay ninguna hipótesis descartada”, ha asegurado el alcalde.

Compromiso de trasladar a los nuevos talleres de Renfe

Por otro lado, Puente ha anunciado que Adif se comprometerá a trasladar la carga de trabajo a los nuevos talleres de Renfe en San Isidro “este año”, aunque sin comprometerse en fechas. Así, la idea es hacerlo en el “menor tiempo posible”.

La situación de los talleres ha sido vista por el regidor como una de los factores que ha hecho cambiar las posturas a Adif, ya que sería un “escándalo tremendo” que la SVAV fuera a concurso de acreedores y se subastaran los talleres hasta que caigan en manos privadas.

Además, el alcalde de Valladolid cree que una liquidación “cruenta” de la sociedad, aunque sea legalmente impecable, es la peor de las soluciones para Renfe y Adif porque tienen que poner en valor dichos talleres. “Su cambio de postura responde a una necesidad de alternativas sin tantos prejuicios”, ya que Óscar Puente entiende un “mínimo de responsabilidad para no dejar esto empantanado”.