Economía

Renault y los sindicatos firman el convenio colectivo que regirá las condiciones laborales entre 2021 y 2024

24 febrero, 2021 11:40

La Dirección de Renault y los sindicatos UGT, CCOO y SCP suscribieron hoy el convenio colectivo que regirá las condiciones laborales de las factorías en España durante los próximos cuatro años, entre 2021 y 2024. 

Empresa y representantes de los trabajadores mantuvieron hoy en Valladolid la última reunión de la Comisión Negociadora del convenio en la que se procedió a aprobar y firmar el acta de acuerdo del nuevo convenio colectivo interprovincial de Renault España para el periodo 2021-2024. 

La empresa recordó que fueron necesarias 12 reuniones para llegar a un consenso en materia de costes salariales, flexibilidad, empleo o aspectos sociales, entre otras cosas.

La Sección Sindical de UGT-FICA en Renault valoró este acuerdo, ya que supone que las fábricas españolas “saldrán fortalecidas de este momento de crisis”. Además, consideró “muy positivo” un convenio en el que la Dirección General de la marca reconoce el “esfuerzo” y el “valor de los trabajadores españoles”. 

La organización recalcó que las negociaciones han sido “duras” pero constató que existe “ lealtad con los compromisos” y espera que en las próximas semanas se produzca la adjudicación de productos. “Una vez ratificado el convenio, quedamos a la espera de la adjudicación efectiva del Proyecto Industrial para Renault-España, por parte de la Dirección General del Grupo”.

CCOO destacó que este paso asegura carga de trabajo para las factorías de Sevilla, Valladolid, Palencia y el mantenimiento de la sede en Madrid, que “establece el marco que regulará las condiciones laborales de la plantilla en un momento de mucha incertidumbre para el sector”. 

Este documento mejora, según CCOO, “afianza las plantas y los derechos” de las 11.000 personas trabajadoras de Renault, y de los empleados de las empresas colaboradoras. Una vez firmado, solo falta que la empresa comunique los productos que adjudicará a las tres factorías españolas y CCOO “espera que lo haga en breve”. 

El sindicato recalcó que “el trabajo fue duro, pero ha dado sus frutos” y “ahora toca mirar con lupa cada punto, cada coma o cada expresión del acuerdo, hasta que sea el definitivo”. “Desde CCOO confiamos en el cumplimiento del acuerdo que firmamos hoy, poniéndolo en valor al garantizar el futuro de nuestros centros de trabajo”, sentenciaron.

El Sindicato de Cuadros y Profesionales (SCP-CCP) destacó que “los trabajadores de Renault España ya tienen nuevo convenio colectivo después de varios meses de negociación” y defendió que con su firma “continuamos estableciendo bases sólidas para asegurar el futuro de nuestra empresa en España”. 

Esta organización defendió que se trata de un “buen” convenio ya que “beneficia a todos los trabajadores de Renault España y se contemplan mejoras en la calidad de vida y sociales”, además de ir ligado a una cláusula de adjudicación efectiva de una serie de productos que “garantizará la continuidad y la carga de trabajo de todos los centros y de la ingeniería en España”. 

Duras críticas



En el extremo opuesto, Trabajadores Unidos puso sobre la mesa su “indignación” ante el “glorioso convenio” suscrito por los sindicatos “colaboradores de la empresa”, que “no se han hecho de rogar” y hanfirmado lo que pedía Luca de Meo, con una contención de costes sobre la espalda de los trabajadores. La organización se mostró sorprendida por la justificación de este convenio por parte de los firmantes, cuando contempla congelación salarial y aumento de jornada y se preguntó donde están sus reivindicaciones del Primero de Mayo. 

CGT trasladó su rechazo a un acuerdo en el que desaparece “la práctica totalidad de los puntos que inicialmente defendían todas las organizaciones sindicales. La organización recalcó que sus asambleas dejaron claro que “no se puede apoyar un acuerdo en el que la inmensa mayoría de las propuestas de la plataforma unificada no han sido reflejadas y se vuelve a repetir el histórico mantra por parte de los firmantes de que esto es lo menos malo”. 

CGT señaló a la “congelación salarial y la implantación de la paga de absentismo individual, además del blanqueamiento de los contratos en fraude de Ley y resto de medidas diseñadas como herramientas de coacción y chantaje en manos de la empresa, como principales motivos para no firmar este acuerdo”.