Deportes

ENTREVISTA | La frustración del judoca vallisoletano Alberto Gaitero: "Podía haber hecho unos JJOO increíbles, las sanciones fueron muy al límite"

El vallisoletano, que ya ha regresado a España, ha señalado que se siente orgulloso y que siente una satisfacción enorme de haber llegado

1 agosto, 2021 09:00

Acostumbrados a los éxitos, a las victorias, a las medallas y a los trofeos, se ocultan las derrotas, los fracasos y los malos resultados. A veces, el mayor de los éxitos es llegar, sin importar los resultados. Alberto Gaitero es un judoca nacido en Valladolid en 1996 que tuvo que volverse de los JJOO de Tokio en primera ronda tras acabar notablemente magullado y descalificado ante el ucraniano Georgii Zantaraia.

Su combate no fue como se esperaba. Tuvo que salirse tres veces por sangre, hubo muchos parones y finalmente fue descalificado tras una dudosa sanción en la que le achacaron pasividad por no atacar. Sin embargo, Alberto Gaitero ha sido el único vallisoletano en ir a Tokio, algo que se puede considerar como un rotundo éxito. La dureza de la clasificación, el sacrificio que supone estar cuatro años luchando por "el sueño" y todo lo aprendido por el camino aminoran cualquier sensación de fracaso. Porque no, Alberto no ha fracasado. 

Pregunta- ¿Quién es Alberto Gaitero?

Respuesta- Soy un chico de 25 años que empezó con 5 en el judo, porque me apuntó mi madre. Era un chico muy movido y le aconsejaron un deporte así. Yo empecé en mi pueblo, Laguna de Duero, en el club en el que todavía sigo a día de hoy, Judo Club Finisterre. Cuando era pequeño hacía tanto judo como fútbol, pero a los 13 años decidí continuar con el judo, porque era lo que más me gustaba y se me daba mejor. Además, era lo que más me apetecía hacer y bueno, aquí sigo a día de hoy. 

P-¿Cúando empezaste a competir profesionalmente?

R- A partir de cadete junior te lo empiezas a tomar más en serio. Empiezas a hacer salidas internacionales, quedé campeón de España... yo creo que es a partir de ese último año de cadete cuando veía un futuro profesional en el judo. 

P-¿Cuál es la situación del judo en Castilla y León?

R- En Castilla y León hay muy podo judo y me da mucha pena. Y es que no solo hay poco, es que no crece y creo que cada vez hay menos. Tienen que cambiar muchas cosas para que en esta comunidad se haga mucho fomento del deporte base y se apueste por el judo y que se trabaje bien desde las federaciones. Yo diría que somos una de las comunidades en las que menos judo hay en toda España. 

P- Y hablando de España, ¿cómo es el judo en España?

R- A nivel nacional está muy bien. Hay muchas comunidades punteras y muchos sitios donde se hace judo. En Galicia o Madrid se hace judo en todos los colegios, es una pasada. El nivel de España es muy bueno, hay muchísimos niños que lo practican y es uno de los deportes que a nivel escolar tiene muchísimas licencias registradas. El nivel es fantástico, aunque siempre se pueden mejorar cosas. 

P- Primera experiencia olímpica, ¿qué ha significado para ti?

R- Era mi sueño de toda la vida. Ha sido mi meta desde siempre y lograrlo para mí ha sido un orgullo y una satisfacción enorme. Aparte de que estar allí es una pasada, clasifiqué entre los 8 cabezas de serie que para mí era un objetivo importante. Además, llegué en un buen estado de forma y habiendo trabajado bien, aunque al final las cosas no hayan salido de la mejor forma. Aun así, estoy muy contento de haberlo logrado y de ser un referente e intentar mostrar cómo veo yo el judo. 

P- ¿Los JJOO magnifican todo?

R- Sí que es verdad que los JJOO son algo totalmente diferente. Por ejemplo, se habla ahora de nosotros, pero somos gente que estamos compitiendo durante 4 años en una clasificación olímpica que es durísima. El foco mediático se engrandece demasiado durante los juegos y es una pena que no se hable de nosotros durante el resto de los años. Espero que poco a poco vaya cambiando, al final el judo a nivel mundial es un deporte que se sigue bastante. 

P- ¿Cómo fue tu combate?

R- Fue un combate bastante raro en el que salí tres veces por sangre y hubo muchos parones. Tal y como me sentía podía haberlo hecho mucho mejor, creo que podía haber hecho unos JJOO increíbles. Pero al final pasó eso, fue un combate realmente raro. Encima no pude estar con mi entrenador en la silla por las medidas, me descalificaron también por pasividad, por no atacar. Fue un combate muy largo en el que la última sanción fue muy al límite. Me ha quedado un poco mal sabor de boca y de frustración porque creo que podría haberlo hecho bien y hubo cositas que no me gustaron. 

P- ¿Te llevas un aprendizaje de estos JJOO?

R- En toda competición se aprende se dé bien o se dé mal. Hay que evaluar, corregir los errores y disfrutar del camino. Esto al final no es solo la experiencia y el aprendizaje que me llevo de la competición, sino de todo el camino que he seguido y que me ha hecho subir mi nivel y mi estado. Esto me va a venir bien para cuando vuelva, volver desde más arriba. 

P- ¿Te ves en los JJOO de París 2024? 

R- Hombre, verme me veo (risas). Pero bueno, lo que quiero ahora es descansar, coger energía, que me lo pida bien el cuerpo y volver a estar en condiciones para hacer una clasificación tan dura como es la del judo.