Blog del suscriptor

La integración europea como camino hacia la paz

  1. Blog del suscriptor
  2. Opinión

En las últimas semanas asistimos impávidos a la invasión rusa de Ucrania sin saber cómo se solucionará. Algunos consideran que el problema se solucionará por la vía diplomática, otros que ayudando a Ucrania a defenderse. Gane quién gane el conflicto seguirá latente y es muy probable que pase por la integración europea.

A lo largo de la historia, el ser humano, se ha ido integrando con otros como vía para la solución pacífica de los conflictos con sus vecinos. Primero en ciudades, luego en Estados y ahora en entidades supranacionales.

Ya en el siglo XVI, Erasmo de Rotterdam, el mismo que da nombre al programa Erasmus, propuso el establecimiento de arbitrajes internacionales para resolver conflictos y eliminar las fronteras como motivo de disputa, porque todos somos persona con independencia de dónde hayamos nacido. Durante los siglos siguientes otros pensadores profundizaron en la idea.

En 1849, décadas después de las guerras napoleónicas, Víctor Hugo sostuvo que el comercio y la fraternidad de los pueblos europeos eran los medios para evitar las guerras. Y añadió a esto, que permitiría redirigir el dinero destinado a la guerra al desarrollo.

Entre las dos guerras mundiales hubo varios experimentos de integración europea. Sin embargo, el estallido de la II Guerra Mundial, les pondría fin. 

Durante esta guerra surgió el Manifiesto de Ventotene donde señalaban a los nacionalismos como culpables de las guerras y la necesidad de anteponer la Europa Federal a los Estados-Nación. Una Europa Federal construida desde la Sociedad civil, pero articulando cierta autonomía de los Estados federados.

Ante las catastróficas consecuencias de la II Guerra Mundial, algunos países afectados, encontrarán en la cooperación mediante la integración europea la vía para reconstruirse y desarrollarse. A lo largo de las décadas siguientes iría avanzando hasta convertirse en la actual Unión Europea.

Esta entidad supranacional es el principal espacio de paz, integración y cooperación del mundo. Y sus miembros no han vuelto a hacer la guerra entre ellos.

Además, desde su creación a la actualidad, el conjunto de Estados miembros han experimentado un desarrollo económico, político y legal. Además de ampliar los derechos y garantías de los ciudadanos han permitido la consolidación de transiciones democráticas, la mejora de la gestión de políticas públicas y ayudar a compartir la corrupción.

En los últimos años nos encontramos algunos Estados miembros que han intentado una deriva antidemocrática. Sin embargo, quiénes lo han intentado se han encontrado con el rechazo de las Instituciones Europeas.

No cabe duda que Rusia es un régimen dictatorial y que la invasión de Ucrania responde a intereses nacionalistas de Putin. Para salir de esa pesadilla no les bastará a los rusos con liberarse de su dictador o a Ucrania con ganar la guerra. Acabarán necesitando integrarse en la UE.

Tanto Rusia como Ucrania necesitan integrarse en la UE, no solo para buscar soluciones pacíficas a su conflicto. La integración europea les permitirá consolidar sus transiciones a la democracia, impulsar una lucha contra la corrupción y el desarrollo económico, político y legal mediante la cooperación.