Blog del suscriptor

'El amante'

El amante.

El amante.

  1. Blog del suscriptor
  2. Opinión

Crítica teatral a El amante, texto de Harold Pinter, con versión y dirección de Nacho Aldeguer, protagonizada por Daniel Pérez Prada y Verónica Echegui, exhibida en El Pavón Teatro Kamikaze.

¡Vivan los novios! Gracias, gracias a todos por venir, como nos alegra veros. ¡Hola tío Arturito!, ¿qué tal prima, cuanto tiempo sin verte? ¿Dónde estáis las que venís desde Canarias?

Todo transcurre con la normalidad de la fiesta de aniversario en la que se celebran los diez años de la boda de Richard y Sarah, las cervezas corren sobre la barra y todos somos invitados a besar nuestra parte de roca de sal sobre la que se posa un tratar de carabineros, en delicatessen elaborada por el chef Diego Guerrero. La fiesta, el baile, las risas, las bromas, los abrazos y los besos se suceden con un aroma de cóctel de ron, con agua de coco, sirope de haba tonka y vino Pedro Ximénez; hasta que, de repente, una voz nos recuerda que son las ocho de la mañana y que es la hora de ver el video de la boda.

Todo lo anterior es el preámbulo elegido por los responsables de la puesta en escena de esta acertada versión de El amante, sobre texto original del premio nobel de literatura en 2005, Harold Pinter, escrito en 1962; dirigido y versionado por Nacho Aldeguer, con dirección artística, y cameo incluido, de Alex García.

“Cariño, me voy a trabajar. ¿Viene hoy tu amante?”, esa primera frase del marido nos sitúa, de manera brutal, en el momento real de la relación de Richard y Sarah, ya no somos asistentes a ninguna fiesta, sino voyeurs ante el efecto del paso del tiempo sobre el amor y la lujuria, pero también sobre la complicidad, la dependencia, incluso sobre el morbo como necesario acicate sobre la monotonía.

Erotismo Vs. aburrimiento, sexo Vs. tabués, encuentros Vs. soledad, pasión Vs. previsibilidad, silencio Vs. palabras, verdad Vs. falsedad, mentiras Vs. pragmatismo, fantasías Vs. prejuicios, sexualidad Vs. romanticismo, formalidad Vs. vicio, comunicación Vs. incomunicación, esposos Vs. amantes, rutina Vs. sorpresa, juego sexual Vs. normas, hombre y mujer más allá de convencionalismos; atrapándonos Pinter, como de costumbre, en sus habituales telas de araña, hasta hacernos sentir incómodos sentados en nuestra butaca, aunque la obsesión del nóbel siempre fué que la comunicación y la experimentación superasen a los miedos en las relaciones de parejas, y que los límites, en ellas, lo marcasen sus protagonistas y no los convencionalismos de la sociedad.

Una nueva frase irrumpe sobre la sala, cuando él dice: “¿Has pensado que mientras me estás siendo infiel, yo estoy en la oficina trabajando?”, a lo que ella le responde: “Tú también estás con otra”; “lo mío es una putita”, sentencia el marido.

Gran trabajo interpretativo de Daniel Pérez Prada y Verónica Echegui, en un duelo descarnado, que les hace ser exigidos al máximo, en un viaje en el que sus personajes mutan desde entusiastas enamorados, a la pareja fría, rencorosa y distante en la que se convierten, en el camino hasta la sorpresa que culmina la trama.

A destacar los otros actores, más allá de los dos protagonistas, que nos recibieron en la misma cola de acceso al teatro, como el lechero (Junio Valverde) que se acercó a nosotros para que degustáramos su producto, nos dió su tarjeta y nos dijo que su producción estaba en Peguerinos, y que terminó la función saludando desde el escenario, así como todos quienes formaron como “ganchos” durante la fiesta inicial, desde Alex García, al propio director del espectáculo.

Acertada dirección de Nacho Aldeguer, en la que destaca la sobria escenografía, con aires nipones, de Mónica Boromello y la tenue, y suave, iluminación de Juanjo Llorens.

Gran nuevo acierto de El Pavón Teatro Kamikaze en ésta sugerente experiencia gastro-estética que nos ha ofrecido a partir de El amante de Harold Pinter, integrando ésta obra como una pieza más dentro del teatro de repertorio por el que quiere ser reconocido, habiendo conseguido no dejar indiferente a nadie con cada una de sus programaciones.