Imagen de la petición en Change.org.

Imagen de la petición en Change.org.

Alicante SUCESOS

Una mujer de Valencia reúne 43.000 firmas para que masturbarse en público sea delito, no una falta leve

La creadora de la petición fue víctima de un caso en una parada de autobús y lo relató en redes sociales. Quiere que el Gobierno cambie la legislación.

11 octubre, 2021 10:17
Alicante

Noticias relacionadas

La denuncia de una mujer, que narró cómo un hombre acababa de masturbarse ante ella en una parada de autobús y al que poco después la Policía dejó libre, ha desembocado en una petición pública en internet que lleva ya casi 43.000 firmas para que este tipo de hechos sea delito y no solo falta leve, como ahora.

Anna Paula Ferrão, de 35 años, publicó el pasado mes de mayo un hilo en Twitter que acumula ya 3.200 retuits y 21.500 "me gusta" donde narraba lo que había sufrido en una parada de autobús en pleno centro de València y cómo una patrulla de la Policía Nacional, que pasaba justo por delante, dejó al hombre libre al no ser un delito lo que acababa de cometer, solamente una infracción leve.





Por ello, abrió una recogida virtual de firmas en la plataforma Change.org, dirigida al Ministerio de Igualdad, donde cuenta su caso y señala: "Masturbarse en espacios públicos es acoso sexual, ¿por qué no es un delito?".

"Al contar en Twitter lo que me había pasado, la publicación se viralizó y cientos de mujeres se manifestaron relatando sus propias historias de acoso sexual en espacios públicos (calles, medios de transporte, bibliotecas públicas, playas, parques, etc.)", señala la denunciante.

Según Ferrão, "la mayoría fue víctima de este tipo de violencia sexual por primera vez cuando era menor de edad, lo que sí es un delito según el Código Penal español, pero por miedo, vergüenza, falta de información o de apoyo familiar, no denunció". 

El reto: 50.000 firmas

En el texto de la publicación en change.org se marca como objetivo llegar a las 50.000 firmas para "alzar la voz para que la ministra de Igualdad, Irene Montero, contemple este tipo de violencia machista como delito en la ley de Libertad Sexual". 

Ferrão asegura que "entre las mujeres que ya adultas fueron víctimas y han denunciado, algunas fueron tratadas con menosprecio por las autoridades, y otras dejaron de frecuentar espacios públicos, como bibliotecas o parques, por miedo a que les volviera a pasar". 

La autora del post también cita la Macroencuesta de Violencia Contra la Mujer 2019 realizada por la Delegación del Gobierno contra la Violencia de Género, en la que se indica que del total de mujeres de 16 o más años residentes en España, el 40,4% ha sufrido acoso sexual en algún momento de su vida, la mayoría, de un hombre desconocido. 

"Al considerar que la masturbación en espacios públicos delante de una mujer mayor de edad no es un delito, el poder legislativo actúa como cómplice del sistema patriarcal y otorga a los hombres el derecho de atentar contra la libertad de las mujeres impunemente, contribuyendo a la normalización y banalización de este tipo de violencia machista", agrega. "Además, la complacencia del poder legislativo ante situaciones de violencia sexual impacta negativamente no solo en las mujeres acosadas, sino en todas las mujeres".