Racismo

Esta es la heroína española del metro de Londres: sevillana, capoerista y esposa del agredido

En la jungla. Kilian Ahmed persiguió al agresor de su marido a gritos por el andén y ha facilitado su arresto.

A la izquierda, el vídeo de la agresión; a la derecha, la foto de la boda de Kilian y Jubair.

A la izquierda, el vídeo de la agresión; a la derecha, la foto de la boda de Kilian y Jubair.

  1. Racismo
  2. Inglaterra
  3. Brexit

El aumento de los incidentes xenófobos inmediatamente después del referéndum que dio la victoria al brexit y al que no son ajenos ciudadanos europeos como los españoles preocupa a la sociedad británica. En las últimas horas, los medios ingleses han puesto el foco en el vídeo de un ataque a todas luces racista en el metro de Londres. Destacan sin embargo un giro inesperado, el de una mujer que se levanta y persigue a gritos por el andén al agresor. En lo que no se había reparado hasta las últimas horas es que profería distintivamente insultos en español.

La agresión, según han informado las autoridades londinenses, ocurrió el lunes por la tarde a la altura de la estación de metro de Upton Park. En el vídeo se observa cómo una persona se acerca a la pareja sentada, ella blanca y el asiático; tras pronunciar algo ininteligible, da un puñetazo al hombre y escapa antes de que las puertas del vagón se cerraran. Pero la mujer se levanta como un resorte y le persigue: "cabrón, racista, nazi" grita, pidiendo también ayuda a la policía en inglés: "call the coppers!".

El vídeo no llegaba a los medios hasta horas después: estuvo circulando por WhatsApp hasta que una prominente figura pública de la comunidad musulmana, Miqdaad Versi, lo tuiteaba denunciándolo como una "presunta agresión racista" y exigiendo una investigación a la policía metropolitana. El miércoles, la cuenta policial afirmaba que un hombre de 33 años había sido detenido en relación al suceso.

En las redes sociales surgían rápidamente voces criticando que se tratase la agresión como "racista" desde el primer momento. Sólo eran 20 segundos de vídeo, ¿quién sabe qué podría haber ocurrido antes? ¿Por qué había alguien grabando a una persona que presuntamente no estaba haciendo nada? ¿Cuál es la relación entre los dos agredidos? ¿No podría ser, en tiempos de fakes, un montaje?

En las últimas horas ha salido a la luz el vídeo completo, de más de dos minutos. Muestra como el agresor esperó una parada entera para acercarse a la pareja: se mantuvo apartado hasta el último momento, calculando el tiempo para golpear y escapar.

Pero, aunque los medios británicos no la mencionasen por su nombre, la heroína estaba identificada desde el martes. Se trataba de Kilian Ahmed, esposa de Jubair Ahmed, de origen bangladesí. Precisamente un medio de este país los entrevistaba. Con fuerte acento español, la joven andaluza relataba la conversación que tuvo con el agresor al alcanzarle, frente a la Policía: "¿Por qué pegaste a mi marido? No hablaba contigo, hablaba conmigo, por teléfono". El hombre, según Kilian, únicamente le contestó que se callara.

Kilian Muñoz, esposa de Ahmed, es sevillana, nos cuenta su perfil en las redes sociales. Estudió en el colegio San Hermenegildo y ha tenido una vida viajera. Cursó Turismo en la Universidad Federal de Santa Catarina, de Brasil, y ha sido guía turística en la Riviera Maya de México. Pero su verdadera pasión es la capoeira, a la que se ha dedicado profesionalmente en gimnasios especializados. Se mudó a Londres en 2015, dónde contrajo matrimonio poco después.

El matrimonio Ahmed Ahmed compartía perfil de Facebook en el que se mostraban el día de su boda y sus manos ensortijadas entrelazadas. Han estado recibiendo ahí mensajes de simpatía por parte de miembros de su comunidad que les han reconocido en el vídeo, hasta que en las últimas horas lo han borrado. Desde Sevilla el padre de Kilian, Manuel Muñoz, asegura a EL ESPAÑOL que su hija prefiere no hablar con los medios.

Sin embargo, el relato de Manuel ha permitido reconstruir los hechos. El vídeo fue grabado por un pasajero negro que minutos antes había sido acosado por el mismo hombre. Lo hizo como mecanismo de defensa para denunciarle si continuaba: su prevención resultó estar justificada. El padre de Kilian asegura que tanto ella como su marido recibieron atención por heridas leves, pero se encuentran bien.

El agresor ha quedado en libertad con cargos hasta la vista que se celebrará el próximo 14 de noviembre. La Policía pide a los posibles testigos de la agresión que llamen al +49 800 405 040 dando la referencia 554 18/10/16. "Menos mal que salió la cosa bien" - declaraba Manuel a medias entre el alivio y el orgullo paterno. "La chiquilla es muy buena gente, muy noble. No es capaz de pegarle a nadie. Pero me he quedado sorprendido. Tiene su genio, pero yo no sabía que es capaz de correr tras un tío tan grande como él".