Conflicto racial

La entrañable historia que reconcilia a los afroamericanos con los policías en EEUU

Un policía blanco ayudó a un hombre negro a llegar a su casa para velar a su hermana fallecida en lugar de detenerle a pesar de pesar una orden sobre él.

Mark Ross quiso hacerse un selfi con el agente Robison, que le ayudó en un momento muy difícil.

Mark Ross quiso hacerse un selfi con el agente Robison, que le ayudó en un momento muy difícil. FB

  1. Racismo
  2. Ohio
  3. Detroit

Una llamada a las 3 de la mañana dio al joven Mark E. Ross la inesperada noticia. Su hermana adolescente había muerto en un accidente de tráfico. Sin dormir, este chico residente en Troy (Ohio) en seguida se organizó para que alguien pudiera llevarle en coche hasta su casa familiar en Detroit, ya que él no tiene carnet de conducir, relata la cadena local WGN TV. El conductor pisó el acelerador… hasta que le paró la policía.

“Por su puesto íbamos deprisa, intentando volver a Detroit. Y nos pararon en Ohio”, contó horas después en su cuenta de Facebook, el pasado domingo. Cuando les dieron el alto estaba convencido de que iba a acabar en la cárcel por una orden de arresto pendiente por una falta “menor”, según su descripción. El conductor acabó detenido por conducir con el carnet suspendido, posesión de marihuana y el exceso de velocidad, explicó más tarde uno de los policías a la cadena local WHIO. Ross asegura que el hombre se había puesto al volante después de que se lo suplicara, según contó al medio Inside Edition.

Pero la suerte se puso del lado de Ross, pues cuando los agentes llamaron a la comisaría que se debía responsabilizar de él, ésta rehusó “debido a la distancia”. Y entonces sucedió lo que menos se esperaba:

“Expliqué al agente que mi hermana había muerto y que necesitaba llegar junto a mi madre cuanto antes. Rompí a llorar y él vio la sinceridad en mi llanto”. Entonces el agente David Robison comenzó a rezar sobre él y su familia y le ofreció llevarle las 100 millas que quedaban hasta Detroit, porque su coche se lo había llevado la grúa.

“Todo el mundo sabe lo mucho que me desagradan los polis, pero estoy realmente agradecido por este tío. Me dio esperanza”, concluyó su relato Ross -junto a un selfi abrazando a Robison- en un mensaje que ha sido compartido cerca de 125.000 veces en la red social y reflejado en varios medios locales e internacionales.

En medio de una nueva ola de tensiones raciales entre comunidades afroamericanas y la policía estadounidense por matar a hombres negros presuntamente desarmados -el último fue este mismo martes, el tercero menos de dos semanas-, la historia de Ross y Robison está ofreciendo el otro lado de la moneda. Así se ha convertido en noticia e impregnado los medios estadounidenses.