Beatriz y el hombre que la acuchilló

Beatriz y el hombre que la acuchilló

Reportajes LA VIDA DE LAS VÍCTIMAS (XXX)

Beatriz, la cuidadora de personas con autismo acuchillada por el conserje con el que salió 2 veces

Tenía sólo 30 años y un hijo de cuatro. Su asesino, compañero de trabajo, le asestó múltiples cuchilladas con “un cuchillo de caza”. Después él se ahorcó en el mismo lugar del crimen machista.

Noemí López Trujillo

7:25 del domingo 28 de mayo, Molina del Segura (Murcia). Una trabajadora de la Asociación para la atención de personas con trastornos generalizados en el desarrollo (Astrade) llega al centro para dar el relevo a Beatriz Ros, de 30 años. Beatriz cubría el turno de noche en la madrugada del domingo como trabajadora cuidando a personas con autismo y otros trastornos. Al llegar su compañera la encontró boca abajo, en un charco de sangre, junto a un hombre ahorcado. Llamó a Emergencias y para cuando el personal sanitario llegó, solo pudieron certificar la muerte de ambos.

Beatriz es una de las tres mujeres asesinadas por violencia machista en un fin de semana. Luto en el calendario como cada vez que asesinan a una mujer. Recuerda a la primera semana de marzo de este mismo año, cuando en menos de 48 horas fueron acuchilladas tres mujeres (dos en Madrid ciudad y otra en Madrid comunidad).

Tenía 30 años y un hijo de cuatro. Su agresor se llamaba José Jara, tenía 48 años, y era conserje en el mismo centro en el que trabajaba Beatriz. Ahí se conocieron y mantuvieron, según fuentes oficiales, una breve relación. Él también tenía un hijo, de diez años, y estaba casado (vivía con su familia en Beniel), motivo por el cual ella decidió no quedar más con él.

En el mismo centro en el que trabajaban, José Jara asestó múltiples cuchilladas a Beatriz con “un cuchillo de caza”, según ha determinado la Policía. Después él se suicidó ahorcándose en el mismo lugar en el que había asesinado a Beatriz.

Al día siguiente, Cayetano Ros Dólera, padre de Beatriz y exconcejal del Partido Popular en Molina del Segura, escribió el siguiente mensaje en Twitter: “Mi hija, 30 años y 1 hijo, ha sido asesinada esta noche en el trabajo. Ya puedo morirme”. A los mensajes de condolencia y apoyo en la red social, seguía otro tuit en el que Cayetano Ros deseaba morirse para olvidarlo todo.

Por qué es un crimen de violencia machista

Los investigadores han activado el protocolo de violencia de género al saber que Beatriz Ros y José Jara habían mantenido una relación (esto podría ser desde haber quedado en un par de ocasiones hasta haber sido pareja unos meses). La ley solo contempla casos de violencia de género en aquellos en los que hubiese una relación sentimental entre víctima y agresor o la hubiese habido. Sin embargo, es algo que diferentes partidos políticos tratan de cambiar. Como explicaba Sofía Castañón, secretaria de Igualdad en la ejecutiva de Podemos, habría que ampliar el concepto violencia de género: “Violencia machista, además de colocar el foco en el origen del problema (el machismo, el patriarcado), amplía la mirada en el sentido de que se habla de las diferentes violencias que se ejercen hacia las mujeres". Es decir, que aunque Beatriz Ros no hubiese tenido ningún tipo de relación con José Jara, ella debería ser considerada víctima de la violencia machista y su hijo, un huérfano a causa del mismo motivo.

Actualmente, el término violencia de género está clausurado, ya que solo comprende aquello que sucede en el marco de una relación sentimental: es decir, lo que acontece en una relación entre una mujer y un hombre (ya sea pareja o expareja). A día de hoy, si no ha habido un lazo íntimo entre ambos, no se realiza un análisis de género. Sin embargo, el término violencia machista comprende muchas más situaciones: acoso sexual, agresiones a mujeres por parte de sus cuidadores (aunque no haya habido una relación de maltrato anterior), tráfico de mujeres, mutilación genital femenina o daños en el entorno relacional (por ejemplo, hijos que son asesinados o maltratados).

Beatriz Ros García, de 30 años, es la vigésimo novena mujer asesinada por un hombre desde que comenzó el año.  En España en 2017 también han sido asesinadas Matilde de Castro, de 44 años; una mujer de 25 años cuyo nombre se desconoce; Blanca Esther Marqués, de 48; Toñi García Abad, de 33 años; María de los Ángeles, de 77 años; Virginia Ferradás, de 55 años; Cristina Martín Tesorero, de 38 años; Ana Belén y Ana, madre e hija de 46 y 18 años; Carmen González Ropero, de 79 años; J.D.L.M., de 40 años (solo se conocen las iniciales); Laura Nieto Navajas, de 26 años; María José Mateo García, de 51 años; Leidy Yuliana Díaz Alvarado, de 34 años; Margaret Stenning, de 79; una mujer de 91 años cuyo nombre se desconoce; Mariló Correa Pérez, de 47 años; Gloria Amparo Vásquez, de 48 años; Erika Lorena Bonilla Almendárez, de 32 años; Yurena López Henríquez, de 23 años; María Victoria Zanardi Maffiotte, de 44; Ana María Rosado, de 42 años; Andra Violeta Nitu, de 24 años; Raquel López, de 45; María del Rosario Luna, de 39 años; Eliana González Ortiz, de 27 años; Ana Hilda Linares Báez, de 55 años; así como Susana Galindo Moreno, de 55 años.

En EL ESPAÑOL también contabilizamos el caso de Noemí Dávila: no fue víctima mortal, pero su pareja, Vladimir Valdovinos Ibacache, se tiró de una ventana del hospital La Paz junto a la bebé de ambos para vengarse de ella.

En total, la serie 'La vida de las víctimas' contabiliza 29 mujeres asesinadas más el caso de la bebé y su madre. EL ESPAÑOL está relatando la vida de cada una de estas víctimas de un problema sistémico que entre 2003 y 2016 ya cuenta con 872 asesinadas por sus parejas o exparejas.