Picalagartos

Rajoy en "esto"

  1. Mariano Rajoy Brey
  2. Ciudadanos
  3. PP Partido Popular
  4. Investidura
  5. Opinión

Resines, Antonio, que deja el papel más lúcido de su vida en la Academia de Cine. Purito Rodríguez, entre lágrimas y adiós a su vocación y a su vida desde un hotel del Pirineo. Cameron, que se va con lo puesto después de armar la gran zapatiesta y de comprobar la utilidad de tanto voto y tanta preguntita y tanta diarrea mental. Y Rajoy, sin embargo, triunfante ante el tiempo prodigioso que le queda por ver de aquí a la eternidad. La pachorra vencedora que le rejuvenece, y Sánchez que salva el día a lo Simeone; como que no hay mañana para Pdr.

Rajoy que sigue ahí. Rajoy que anuncia lo sabido, que persiste ahí mismito, en funciones, a la espera de que el girar del mundo y de los astros y de que el parlamentarismo de mínimos le den la razón a lo suyo. Lo suyo es un raro dejar hacer (laissez faire); una suerte de liberalismo de tesoreros y reyezuelos autonómicos con cargo sentimental -y del otro- al Gobierno central. Lo suyo es preguntarnos "¿Qué salida le damos a esto?", cuando la respuesta está soplando en el aire, en el airazo de la etapa del Mont Ventoux desde el sofá, y le sacude en el morro barbado y ceniciento.

Mas en esto que se nos va pasando la vida, y ya se han quemado las ilusiones del cambio, y se corre el turno vital y biológico de un centroderecha preparado, joven, y con un encomiable sentido de Estado. Hasta a Susana Díaz se le va pasando el arroz, que me dicen los que la quieren. Y España, entretanto, con sus crímenes por julio...

Rajoy es un estado del alma, entre la muerte cerebral y la modorra. Rajoy ha conversado cordialmente con los líderes políticos, y la ronda de contactos ha sido, efectivamente, cordial e hipotensa. El proyecto de este Rajoy presidenciable pasa por un cuadernillo de 55 páginas, que parece un powerpoint venido a más; redactado, quizá, por el primo de un cuñado del jefe de servicio de tal ministerio. Proponer, propone poco, y tanto epígrafe vacío descoloca la lectura con estas calores. El programa juega a la ambigüedad, y si un soso convencido -Brey- oferta un chorro de vaguedades, el resultado tenderá necesariamente a cero o a infinito.

Arguye Rajoy que abrirá un período de reflexión si no tiene la "certeza total" de ser investido. Porque, de lo contrario, se cuestiona, "¿qué salida le damos a esto?". Miren que la formulación de la pregunta es perfecta: el causante de "esto" cuestiona el desastre y se incluye, además, en la legión de los damnificados. A partir de ahí, ya todo le es un feliz y reflexionado "más de lo mismo".