El merodeador

Del Pacto del Abrazo al 'pacto del cochazo' , El 'Brexit' amenaza el proyecto europeo

Del Pacto del Abrazo al 'pacto del cochazo'

Dos gestos de muy distinto signo han convulsionado una campaña marcada por el recelo entre los aspirantes y por la certidumbre de que no será nada fácil llegar a acuerdos tras el 26-J si -tal como pronostican los sondeos- no hay mayorías claras.

Por un lado, Cristina Cifuentes ha asistido este miércoles al desayuno-mitin que Rivera ha celebrado en el Hotel Ritz en calidad de invitada. Por otro, Albert Rivera, ha revelado que la jefa de gabinete de Pablo Iglesias, Irene Montero, se fue con el número dos de Soraya Sárenz de Santamaría, José Luis Ayllón, en un coche oficial del Gobierno tras una reunión preparatoria del debate a cuatro.

Ambas circunstancias han levantado ampollas. En el equipo de campaña de Rajoy ha sabido a cuerno quemado que una dirigente tan bien valorada en las encuestas como la presidenta de la Comunidad de Madrid haya acompañado en público al candidato de Ciudadanos. Sobre todo después de que el propio Rivera recordara a Rajoy que está "bajo sospecha" porque cobró más de 343.000 euros de dinero negro.

Por su parte, Podemos ha tachado a Rivera de "sectario" y "mezquino" por sugerir que el compadreo entre los colaboradores de Rajoy e Iglesias responde a que ambos comparten intereses o estrategias. También han asegurado que Montero y Ayllón hablaron de "banalidades" y que compartieron vehículo "por cortesía".

Si en política las formas son tan importantes como el contenido, en elecciones este axioma adquiere una dimensión insolayable para los candidatos y sus equipos. El campo libre de las interpretaciones está más que abonado. Fueron Montero y Ayllón quienes sorprendieron con su compadreo y ha sido Cifuentes quien, libremente, ha decidido asistir a un acto político de un rival político.

Puede que ninguno de los dos hechos reseñados tenga recorrido, pero en el terreno de las apariencias no se entiende que en el PP cause menos desconcierto el compadreo entre Ayllón y Montero que una muestra de buena relación con quien debería ser un aliado natural. Por el modo en que han reaccionado PP y Podemos, hay motivos para pensar que los equipos de campaña de Rajoy e Iglesias respiran por la herida.

El PP intenta presentar a Ciudadanos y PSOE como tributarios del Pacto del Abrazo. Ahora quizá toca preguntarse si aquel malogrado acuerdo de gobierno no ha sido sustituido por lo que podríamos bautizar como el pacto del cochazo.

El 'Brexit' amenaza el proyecto europeo

Lo que parecía un escenario inimaginable está cada vez más cerca de convertirse en realidad. A una semana del reférendum que decidirá la permanencia de Reino Unido en la Unión Europea, las encuestas indican que el voto a favor del Brexit podría prevalecer el 23 de junio. El temor a la escapada británica ha sacudido desde el pasado jueves las bolsas europeas, con caídas de entre el 3% y el 5% en Londres, París, Fráncfort o Madrid.

La salida de Reino Unido sería una noticia nefasta, ya que abocaría a este país y a la UE a un escenario desconocido de inestabilidad con probables consecuencias desastrosas. La OCDE calcula un impacto negativo del 3% para el PIB británico hasta 2020 en caso de Brexit, es decir, más de 80.000 millones de euros. El ministro británico de Economía, George Osborne, ha advertido este miércoles que una retirada del club europeo podría crear un "agujero negro" de unos 30.000 millones de libras en las finanzas públicas británicas.

Para el resto de socios de la UE el panorama tampoco es muy halagüeño, ya que la Unión sufriría una contracción adicional del 1% sobre el conjunto del PIB, es decir, unos 185.000 millones en cinco años. A esto se añade el daño a la inversión real que causaría la incertidumbre jurídica. Al no haber una hoja de ruta clara, crece la desconfianza de inversores y empresas. Sobre todo teniendo en cuenta que el partido nacionalista escocés ya anunció que pedirán otro referéndum independentista en caso de Brexit.

Además de las repercusiones económicas, la salida de uno de los principales actores de la UE sería un duro golpe para el proyecto europeo. Muchos expertos temen el impulso que el Brexit supondría para los partidos euroescépticos de Europa, tales como el Frente Nacional en Francia o los True Finns en Finlandia. La campaña británica del Leave ha basado muchos de sus argumentos en proclamas xenófobas y antiinmigración. Su victoria en el referéndum también sería una derrota para los valores de inclusión e integración de Europa. A pesar de sus fallos, la creación de una unión de países con un proyecto y un futuro común es un hito en la historia de los países europeos. Los líderes de la UE deben hacer todo lo posible para conservar este legado compartido.