Imagen del hemiciclo de la Asamblea Nacional francesa

Imagen del hemiciclo de la Asamblea Nacional francesa E. E.

Francia

El 'efecto Macron’ llega al Parlamento: el 75% de los diputados son nuevos

La brecha de género será menor y la Asamblea Nacional tendrá 223 mujeres, una cifra récord. 

J. Ossorio

La nueva política ha tomado al asalto el Parlamento francés. Si algo ha traído Emmanuel Macron a la política del país es renovación. La nueva composición de la Asamblea Francesa, formada por 577 diputados, es un ejemplo de ello. Más de dos tercios de los escaños de la cámara serán ocupados por novatos, en concreto 429 de los parlamentarios electos tras la segunda vuelta de las legislativas no habían concurrido en 2012 y estrenarán cargo.

Esta cifra representa que un 75% de la Cámara es nueva. El porcentaje de escaños que cambiaron de manos en los comicios de 2012 sólo alcanzó un 40%. Las urnas han originado un vendaval de aire fresco para una nueva legislatura en la que Francia ha decidido mandar al rincón de pensar a los partidos tradicionales. En tan sólo unos meses, tanto los conservadores de Los Republicanos como el Partido Socialista francés han visto cómo ha saltado por los aires la alternancia política y el eje izquierda-derecha.

Además, la brecha de género será menor en esta Cámara Baja. Los votantes han elegido a 223 mujeres, una cifra récord que representa el 38,65% del total, casi doce puntos porcentuales más que en la legislatura pasada, cuando sólo había 155 mujeres. Esta cifra ha catapultado a Francia desde el puesto 64 al 17 en el ránking mundial de mujeres en los parlamentos.

Los resultados suponen una "evolución sin precedentes" y un "avance significativo hacia la repartición de responsabilidades entre hombres y mujeres", además de probar que la paridad es "una exigencia democrática", considera la presidenta del Alto Consejo de la Igualdad francés, Danielle Bousquet.

Aunque la renovación y el mayor acento femenino en el Parlamento es mérito de todos los partidos, la formación de Macron no ha perdido la ocasión de colgarse la medalla. “Por primera vez desde que empezó la V República, la Asamblea Nacional será más diversa y más joven que nunca. Sobre todo me congratula que se un hito histórico para las mujeres en política”, destacó Catherine Barbaroux, líder de La República en Marcha.

A pesar de que el sistema electoral francés restringe la financiación a los partidos políticos que no tienen al menos un 49% de candidatas, la igualdad sigue siendo una asignatura pendiente en la política francesa. “Normalmente colocan a las mujeres en las circunscripciones que son más difíciles de ganar. Sin embargo, Macron ha seguido la estrategia contraria y más mujeres en los escaños que eran más proclives a la victoria”, explica Brune Poirson a la agencia Reuters.

Esta licenciada en Políticas en Harvard es una de las protagonistas de la renovación: entra al Parlamento con 34 años tras derrotar a un candidato del Frente Nacional el sudeste de Francia.

Al margen del desembarco de Marine Le Pen y Mélenchon o la entrada de los nacionalistas corsos en el Parlamento, las caras nuevas ganan por goleada en el grupo de diputados novatos. Entre ellos, Herve Berville, de 27 años y superviviente del genocidio en Ruanda; Cedric Villani, matemático premiado habitual de los platós de televisión o el periodista y realizador Frannçois Ruffin, conocido por un documental sobre los excesos del capitalismo.