Brexit

El 'brexit' devora a sus padres: dimite Nigel Farage, líder antieuropeo del UKIP

Tras la renuncia de Boris Johnson a suceder a Cameron, cae el segundo gran vencedor del referéndum. 

Farage afirma que no habrá compromisos con la UE sobre la libre circulación

Farage afirma que no habrá compromisos con la UE sobre la libre circulación

Es el segundo padre del brexit que da un paso atrás en el plazo de una semana. Si el jueves pasado el exalcalde de Londres Boris Johnson renunciaba a postularse para suceder a David Cameron al frente del partido conservador y con ello al cargo de primer ministro, este lunes es Nigel Farage quien anuncia su retirada.

El líder del UKIP, el partido antieuropeo y anti inmigrantes, ha declarado que ya ha "hecho su parte" y ha asegurado que la formación está en una buena posición. Ha asegurado que a pesar de haber pasado "tiempos difíciles (...), todo valió la pena", recoge la BBC. "He alcanzado mi ambición política".

Como si se tratara de un presagio, el presidente de la Comisión Europea, Jean-Claude Juncker, espetó el martes pasado a Farage y sus eurodiputados en el Parlamento Europeo: "Es la última vez que aplaudís aquí". Juncker se mostró totalmente "sorprendido" de la presencia del UKIP en el debate extraordinario que se celebraba aquel día precisamente sobre el brexit. "¿Por qué estáis aquí", les preguntó, ovacionado por la mayoría de la Cámara.

Aunque ha renunciado a su puesto como líder de su partido, Farage ha matizado, sin embargo, que permanecerá en el Parlamento Europeo hasta que se materialice la desconexión de Reino Unido. "Seguiré el proceso de renegociaciones en Bruselas ojo avizor y tal vez comente en el Parlamento Europeo de vez en cuando", ha afirmado.

Farage se presentó pletórico en la mañana del 24 de junio, el día después del referéndum sobre la salida o pertenencia del Reino Unido a la UE. Pidió que se declarara el 23 de junio "Día de la Independencia". Su otra solicitud aquel día fue la inmediata dimisión de Cameron, pero no hubo atisbo de que él se fuera a retirar de la carrera política.

El brexit, ya antes de que el Reino Unido se haya decidido a activar el artículo 50 del Tratado de Lisboa para su salida, ha provocado un terremoto político en el Parlamento británico. El primero, fue el propio Cameron, al dimitir a las pocas horas de conocerse el resultado de una consulta popular que él mismo había promovido pensando que la ganaría.

Además, el líder del Partido Laborista, Jeremy Corbyn, perdió la moción de confianza de su formación, que estima que su defensa del Remain (permanencia) fue demasiado tímida. De hecho, durante la campaña del referéndum tuvo que salir el ex primer ministro Gordon Brown al rescate de su defensa por seguir asociados a Bruselas. Corbyn, sin embargo, de momento ha decidido hacer oídos sordos a la petición clara de los suyos.

Johnson iba a presentarse a las primarias por la sucesión de Cameron como uno de los favoritos, hasta que en el último momento el actual ministro de Justicia y quien fuera su sombra durante la campaña del brexit, Michael Gove, le traicionara presentándose por su cuenta sin previo aviso. Esto sucedió el pasado jueves. Ahora se quita de en medio el otro gran defensor de la salida del Reino Unido de la Unión Europea.

Farage ve su objetivo cumplido

La montaña rusa que ha vivido Nigel Farage en el último mes ha sido de las movidas: las encuestas que habían estado ligeramente a favor de la permanencia en la UE, se inclinaron por la salida. Luego la diputada europeísta Jo Cox fue asesinada al grito de "Reino Unido primero" y muchos pensaron que esto volvería a girar las tornas en los sondeos. De hecho, así sucedió.

El 23 de junio, cuando cerraron las urnas, Farage dio por perdida su contienda -que llevaba años promoviendo y que ahora había fomentado ensalzando el discurso anti inmigrante-. Sin embargo, cuando empezaba a amanecer en el Reino Unido tras una larga noche, manifestó que se "atrevía a soñar".

Finalmente ganó el brexit por un 51,9% de apoyos y Cameron ya está de camino a la salida del número 10 de Downing Street. El líder del UKIP está viendo su sueño cumplido. "Quiero mi vida de vuelta, y comienza ahora mismo", ha asegurado este lunes. En Twitter se ha despedido así: "Gracias a todos los que me han apoyado en el UKIP y más allá. Encantado con el resultado que tanto luchamos por alcanzar. #BrexitBritain". 2,7 millones de personas han marcado este comentario como su preferido en sólo una hora.

"Así que básicamente muy pocas personas que maquinaron el brexit estarán por aquí para resolver la crisis que ellos precipitaron", ha reprochado en la misma red social la reputada comentarista política Deborah Orr. En Bruselas, los partidos responden con silencio al inesperado anuncio de Farage.