Javier Arenas, tras declarar en la Audiencia.

Javier Arenas, tras declarar en la Audiencia. Efe

Tribunales

Arenas dice ahora que la reunión con Rajoy para despedir a Bárcenas fue un encuentro amistoso

El exministro asegura que no se trataron temas económicos en esa reunión sino que era para "despedir a una persona que llevaba muchos años trabajando en el partido".

Carlota Guindal

Los principales exresponsables del PP están cerrando filas en favor de su extesorero, Luis Bárcenas, en sus declaraciones en el juicio por el caso Gürtel de cara a allanar el terreno para la testifical del presidente del Gobierno y presidente del partido, Mariano Rajoy, que se celebrará el próximo 26 de julio.

Los testimonios de los exsecretarios generales de la formación Javier Arenas y Ángel Acebes muestran ese muro de no agresión que se ha puesto en torno a Rajoy, que ya apuntó este lunes el exdirigente 'popular' Francisco Álvarez Cascos.

Todos ellos mantienen ahora que Bárcenas dependía orgánicamente de Álvaro Lapuerta y por tanto no podría actuar sin su consentimiento. Además, Bárcenas nunca pidió a ninguno de los altos cargos del partido que recibieran a empresarios para ayudarles en adjudicaciones a cambio de donaciones.

"Nunca jamás Bárcenas me solicitó nada a mí ni me consta que lo hiciera con otros ministros”, ha asegurado Jaime Mayor Oreja sobre su época como ministro del Interior. Tampoco tenía ninguna capacidad para pedir ese tipo de favor Álvaro Lapuerta, tesorero de la formación cuando Bárcenas era gerente.

Por su parte, el exsecretario general Javier Arenas también ha descafeinado la postura del partido respecto de Bárcenas, desde que se conoció su imputación en el caso Gürtel.

Respecto la reunión que se mantuvo en marzo de 2010 entre Bárcenas, Rajoy y él mismo, en la que supuestamente acordaron, a pesar de su imputación en el caso Gürtel, seguir pagándole, lo que después la secretaria general, María Dolores de Cospedal, llamó "despido en diferido".

"La reunión fue humana, no política, a instancias de Bárcenas. La finalidad era despedir a una persona que había trabajado muchos años con nosotros en la dirección del partido. No se pactaron condiciones económicas", ha explicado Arenas.

En ese encuentro estuvo la mujer de Bárcenas, Rosalía Iglesias, también investigada por ayudar a su marido a ocultar dinero en Suiza. "Estuvo porque fue una reunión amistosa y de despedida. Hablamos de cuestiones menores que había una salita donde iba a dejar sus cosas, que si alguna vez necesitaba el auxilio de un vehículo de Génova (sede del PP) que lo pidiera. Lo sitúo más en clave humana que en otra clave", ha añadido.

En su día, Cospedal fue interrogada por el juez que investigó los 'papeles de Bárcenas' y respecto a esta reunión explicó que se trataron "las condiciones de salida" del extesorero y exsenador y las que se le impusieron para "dejar su puesto de tesorero".

En el juicio, también ha declarado como testigo el exministro de Economía y exvicepresidente del Gobierno, Rodrigo Rato, quien ha negado que Bárcenas o Lapuerta le dieran dinero en efectivo, en concepto de sobresueldos.