PODEMOS Y LOS MEDIOS

Iglesias: “Si nos hostian igual en Telecinco, por lo menos lo ven millones de personas”

Iglesias pide periodistas "militantes" pero "rigurosos" más cercanos a Podemos. Junto a Miguel Urban hace un "elogio al panfleto".

Pablo Iglesias, durante el coloquio de este miércoles en el Teatro del Barrio de Madrid.

Pablo Iglesias, durante el coloquio de este miércoles en el Teatro del Barrio de Madrid.

  1. Pablo Iglesias
  2. Podemos
  3. Teatro
  4. Medios de comunicación

"Hay periodistas, Miguel". Con esa frase y entre risas, el secretario general de Podemos recomendaba en la noche de este miércoles prudencia a su compañero de partido Miguel Urbán, diputado en el Parlamento Europeo. El coloquio que los reunió en el Teatro del Barrio de Madrid trataba sobre Ragazzo, una obra de teatro basada en las manifestaciones antiglobalización contra el G-8 de Génova en 2001, pero buena parte del tiempo acabó dedicado a uno de los debates más recurrentes en Podemos: su relación con los medios de comunicación. Tanto Iglesias como Urban hicieron un elogio al "panfleto" como instrumento político, lamentaron no tener apoyos mediáticos y que los medios alternativos han tratado a Podemos como si fuera un partido "igual que los demás". "Joder, si te hostian igual que Telecinco, por lo menos la entrevista en Telecinco la ven millones de personas", resumió, explicando que la directriz es de su equipo de prensa.

Mucho de lo dicho por Pablo Iglesias se resume en una de sus prioridades. "Necesitamos un relato y una memoria que dote de identidad a la gente nueva que llega", aseguró. "Probablemente esta sea nuestra lucha política más importante. Más importante que el trabajo que hagamos en el Congreso de los Diputados". En ese sentido, Iglesias restó importancia a la labor en las instituciones y la supeditó al de los movimientos sociales y la calle, el realmente importante, como reivindica intensamente desde hace semanas frente a su número dos, Íñigo Errejón, que defiende un fuerte anclaje institucional.   

¿Periodismo "militante" o periodismo "neutral"? Según Iglesias, todos los medios "son profesionales del activismo mediático con una militancia muy concreta. Hoy, después de estar en Antena 3 me he reunido con los directivos de Atresmedia. ¡Claro que son activistas! Por supuesto que sí. Trabajan para quien trabajan. No me canso de decirlo", explicó. "La gente no milita en los partidos, milita en los medios de comunicación. Uno es de la SER. Y algunos ya últimamente se cabrean y se indignan porque no tiene nombre", lamentó. 

"Nuestros adversarios no tienen duda"

De ese modo, los responsables de los medios tienen mucho poder. "Mandan más políticamente que los partidos. Cuando el señor Borrell dice en la Cadena Ser, ya cabreado: '¿Ustedes son los que eligen al secretario general de mi partido?' Pues claro, Borrell. Manda más el señor Cebrián que buena parte de los dirigentes de cualquier partido político en España", ha lamentado, advirtiendo de que el trabajo en las instituciones sólo es realmente importante cuando se tiene el poder. Iglesias enmarcó directamente a medios como EL ESPAÑOL en el ámbito de sus enemigos. "Nuestros adversarios no tienen duda. El director de La Razón es un exdiputado del PP que dice: "Yo soy del PP, oiga. Que no me da ninguna vergüenza". El director de EL ESPAÑOL dice abiertamente que a él le gusta Albert Rivera y que le gusta Ciudadanos", explicó en referencia a Pedro J. Ramírez.

Calidad y periodismo militante no tienen por qué estar reñidos, según Iglesias, que con Urbán hizo un elogio del "panfleto". "Yo reivindicaría la palabra panfleto. Es una palabra que tiene una carga valorativa negativa. ¿Y por qué? El panfleto es un instrumento de propaganda política que es una cosa magnífica y que está bien", dijo. Urbán defendió haber escrito "panfletos" durante muchos años, pero esforzándose para que fueran de calidad. "Caer en el discurso progre de la objetividad, lo siento, pero yo no me lo creo", dijo el eurodiputado. "A veces hay que tomar partido", reivindicó. Sus palabras lograron el agrado evidente de Irene Montero, portavoz adjunta en el Congreso, para quien el teatro estaba asistiendo a "un debate epistemológico de puta madre". 

Leer prensa de calidad e independiente requiere un trabajo profesional, pero también independencia económica. Así lo reivindicó Magda Bandera, directora de La Marea, que pidió a los que quieren medios libres que se suscriban y que colaboren económicamente para tener más y mejores medios.

"Queremos ser críticos con vosotros"

Con Podemos, como con todos los demás partidos, los medios deben ser exigentes para no perder la credibilidad. Según Bandera, los periodistas deciden su compromiso "al poner el foco" sobre unos temas y no otros. "No queremos que nos ayudéis. Queremos ser críticos con vosotros", explicó. Para eso, partidos como Podemos deberían atender a todos los medios y no quedarse solo en los grandes, que son precisamente los que menos apoyo necesitan para informar, según ella.

Generosidad y "medioactivismo" para conseguir el cambio social. Eso es lo que Iglesias y Urbán esperan de los medios que entiendan el momento político de Podemos, que no comienza con el 15-M sino mucho antes, con manifestaciones como las de Génova, en las que ambos participaron. 

Es clave para Iglesias comprender que "si no hubiera habido Génova, si no hubiera habido Praga en el año 2000, no habría habido las movilizaciones contra la guerra en Madrid en el año 2003. No hubiera existido esa concentración en la que algunos estuvimos también frente a la sede del PP en 2004 después de los atentados de Al Qaeda en Madrid. No existiría un colectivo como Juventud sin Futuro, que fue clave en las movilizaciones previas al 15-M. No habría 15-M. No habría Podemos y no habrían pasado una serie de cosas que han sido fundamentales en nuestro país", explicó el líder de Podemos.

Enriquecedor y útil fueron algunos de los epítetos utilizados por los asistentes al coloquio por ver de cerca "a los de la tele" debatir hasta cerca de la medianoche. Pero la autora del texto, Lali Álvarez, pidió a Podemos que no se desentienda de la cultura, machacada por los impuestos y las trabas, según ella. Sin ella, los medios de comunicación pueden resultar sencillamente mucho menos importantes.