REFORMA DE LA CONSTITUCIÓN

La oposición en bloque, contra una segunda vuelta en las generales

El PSOE lo considera un "conejo en la chistera" de Rajoy para presionar a Sánchez y que se abstenga. 

El presidente del Gobierno en funciones, Mariano Rajoy.

El presidente del Gobierno en funciones, Mariano Rajoy.

  1. Investidura
  2. Mariano Rajoy Brey
  3. Pedro Sánchez
  4. Albert Rivera
  5. Pablo Iglesias
  6. Ley electoral

La propuesta de cambiar la Constitución para introducir una segunda vuelta en las elecciones generales, barajada internamente por el PP, es rechazada por la oposición en bloque. En declaraciones a los medios de comunicación, portavoces de todos los grupos políticos han rechazado la posibilidad al considerarla un elemento de presión al PSOE o un atropello a los partidos minoritarios. 

El PP estudia proponer un cambio en la Constitución para introducir una segunda vuelta en las elecciones generales a la que pasarían los dos partidos más votados. Según fuentes conocedoras de la propuesta, se trataría de una manera de evitar futuros bloqueos institucionales y que se repitiesen las elecciones y citan como ejemplo a Francia, donde las elecciones presidenciales funcionan con un sistema de doble vuelta. 

Se trata de un "conejo en la trinchera", en palabras de Margarita Robles, diputada del PSOE y exmagistrada del Tribunal Supremo. "Tiene como única finalidad presionar al PSOE aunque en el PP saben que esa reforma nunca saldría. Es una presión más", aseguró la diputada, advirtiendo de que los socialistas nunca se abstendrán ante Mariano Rajoy. La propuesta tendría como objetivo poner de nuevo en vereda a Pedro Sánchez, según los socialistas.

Unidos Podemos: "Trampa electoral"

Alberto Garzón, diputado de Izquierda Unida y portavoz adjunto de Unidos Podemos, cree que "la propuesta es un intento de hacer menos proporcional el sistema actual, lo que beneficiaría al bipartidismo que ha perdido la mitad del apoyo en sólo cuatro años". Sería una "trampa electoral", según él.

"Es como tratar de solucionar con leyes adicionales lo que han perdido en votos. El cambio de la reforma electoral debería llevarnos a un sistema más proporcional y no menos. La ingobernabilidad se resuelve con más diálogo y negociación, otra cultura política, y no torciendo las leyes a gusto de los partidos más votados. Además, el sistema presidencialista convierte a la política en aún más política-espectáculo y en menos debates de ideas colectivas", explica. 

En el mismo sentido se pronuncia José Manuel Villegas, diputado y número dos de Ciudadanos, el cuarto grupo de la cámara. "No estamos pensando en terceras elecciones, sino en poner las soluciones para que se desbloquee el país y haya Gobierno. Los viejos partidos, en lugar de estar buscando fórmulas para tapar su incapacidad para negociar y llegar a acuerdos entre ellos, deberían darse cuenta de que estamos ante una nueva etapa en la que no se puede estigmatizar al adversario sino buscar pactos y acuerdos", explica.

C's: "No vale buscar atajos"

"No vale buscar atajos legales sino el diálogo y el acuerdo. Nuestra propuesta de reforma de la ley electoral pretende que el voto de todos los españoles valga lo mismo, con las listas abiertas y aumentando la proporcionalidad", según él.

Fuentes del PNV reaccionaron con escepticismo ante la propuesta, augurándole poco recorrido jurídico ya que requeriría modificar los capítulos clave de la Carta Magna, incluyendo dos tercios de los parlamentarios y un referéndum. El diputado de ERC, Gabriel Rufián, opta por lo ironía. "Serían capaces de ponerse de acuerdo para eso y no para formar Gobierno", según él.