Madina, Sánchez y Pérez Tapias posan para la prensa en el debate de 2014.

Madina, Sánchez y Pérez Tapias posan para la prensa en el debate de 2014. FLICKR / PSOE

Primarias del PSOE

Qué dijo y qué pasó: las 12 perlas de Pedro Sánchez en el anterior debate de las primarias

Eduardo Madina y José Antonio Pérez Tapias también dijeron frases que han envejecido mal.

Daniel Basteiro

En la sala de la sede del PSOE hacía mucho calor. Tanto que los candidatos comenzaron a sudar y unos enormes surcos se dejaron ver en sus camisas, sobre todo en la de Eduardo Madina

Era la primera vez que el PSOE elegía a su secretario general por el voto directo de la militancia y ese dia, el 7 de julio de 2014, había una gran expectación. Pedro Sánchez era ya el favorito, aunque Madina peleaba aún por ganar. José Antonio Pérez Tapias, "tercero en discordia pero primero en concordia", buscaba, como ahora Patxi López, superar la polarización entre los dos candidatos con más posibilidades. Su tono fue más distendido y, para muchos, más eficaz. 

Para la historia han quedado promesas y frases que hoy chocan con el clima actual o lo sucedido desde entonces. El debate (aquí el vídeo), fue moderado por la entonces presidenta de la Asociación de la Prensa de Madrid (APM), Carmen del Riego, que repetirá este lunes aunque ya no ostenta esa responsabilidad. Entonces hubo militantes que hicieron preguntas en la sala (seleccionados por las tres candidaturas), pero esta vez, no. El resto del formato será similar. Aunque en 2017 se ha instalado la sensación de que nada es igual. 

Estas son las principales frases de los candidatos que han envejecido mal:

Pedro Sánchez

“Quiero que Izquierda Socialista esté presente en la nueva Ejecutiva federal”

No hubo ningún representante de Izquierda Socialista en la Ejecutiva de Sánchez, aunque sí el hijo de un dirigente histórico de la formación: Manuel de la Rocha Vázquez.

“En caso de no ostentar la mayoría de los votos de los compañeros y compañeras, yo me integraré y me pondré a disposición del próximo secretario general”.

En una entrevista que 20 Minutos publicó en febrero, Sánchez aseguró lo siguiente: “Si pierdo, no seguiré en política”. Su equipo matizó después la frase. Así lo hizo Adriana Lastra, coordinadora de campaña, en una entrevista con EL ESPAÑOL: “Lo que quiso decir es que no va a poner palos en la rueda si pierde. Va a ser leal con el nuevo secretario general, si pierde. Nunca podremos abandonar nunca la política porque tenemos un compromiso ético personal, como todos los militantes”.

“El primer error que creo que tenemos que asumir es que tenemos unos cuantos complejos. Tenemos que quitárnoslos. Tenemos que volver a mirar a los ciudadanos y decirles que lo mejor que ha pasado en este país siempre ha venido de la mano del PSOE”.

La frase apenas se escucha ya en los mítines de Sánchez, que pide superar al pasado, pero sí en todos los de Díaz. Sánchez repite a menudo que si los referentes del PSOE desde la transición (la mayoría apoyan a la presidenta andaluza) “tuvieran 35 años menos”, estarían con él.  

“Voy a hacer primarias abiertas y las voy a proponer en noviembre de este año. Dije que íbamos hacer primarias abiertas y las vamos a hacer en noviembre”

Fue, además, una de las tres primeras medidas que prometió tomar cuando fue preguntado por un militante. Se convocaron para ocho meses después. la jornada de votación se fijó el 26 de julio de 2015, pero no llegaron a celebrarse porque sólo Sánchez logró los avales.

“Uno de los compromisos que asumo es que, sin caer en asamblearismos, voy a habilitar mecanismos de consulta directa para que los compañeros y compañeras se puedan pronunciar sobre hechos de interés político”.

Sólo se hizo una consulta a la militancia: la del pacto de investidura entre el PSOE y Ciudadanos, para el que nadie hizo campaña en contra. Sánchez no preguntó sobre la abstención sino que acabó proponiendo un congreso del partido en el que dirimir la crisis de liderazgo. No llegó a convocarse porque lo tumbó el Comité Federal. 

“Voy a garantizar que no haya puertas giratorias. Las vamos a cerrar. Pero no sólo para las de enfrente sino para los militantes socialistas. Tenemos que ser ejemplares”.

Durante su mandato en el PSOE no ha habido avances en el ámbito interno y no se ha aprobado ninguna nueva normativa. La apelación sí figura en el último programa electoral, para cargos públicos, donde se apuesta por “regular de manera exhaustiva los conflictos de intereses” ampliando las incompatibilidades. Pocos meses después de ser un pilar del equipo negociador de la investidura fallida de Sánchez, Jordi Sevilla volvió a la empresa privada como vicepresidente de la consultora Llorente & Cuenca.

”Reivindico que una vez al año, en todas y cada una de las comunidades autónomas, compareceremos en asamblea abierta para rendir cuentas ante vosotros”.

Al principio, Sánchez cumplió su promesa, aunque sus críticos aseguran que se trataba de ejercicios de promoción personal. Finalmente, no cumplió. No hubo una al año ni en todas las comunidades autónomas.

“Reivindico que haya aforamiento cero de diputados y diputadas”

Durante el debate, la frase le valió el reproche de Madina, que le pidió ser serio y distinguir entre delitos para mantener la inviolabilidad por motivos políticos. El último programa electoral, con el que Sánchez se presentó a las elecciones, no contempla el “aforamiento cero”, bandera de Ciudadanos, sino “limitar los aforamientos al ejercicio de la actividad política y promover que las comunidades autónomas supriman los aforamientos en los estatutos de autonomía”.

El acuerdo de investidura PSOE-Ciudadanos contempla la “supresión del aforamiento de diputados, senadores y miembros de las Asambleas Legislativas de las Comunidades Autónomas” y el programa de Sánchez sólo incluye una frase general y sin detallar: “Hay que acabar también con los aforamientos de cargos públicos”.

“Reivindico que pongamos fin a la presidencia políticos en las instituciones que son garantes de la higiene democrática. No entiendo que haya representantes de partidos políticos, por ejemplo, en el Tribunal de Cuentas”.

Ni el último programa electoral ni el documento presentado por Sánchez para estas primarias incluye esa medida para el Tribunal de Cuentas.

“Una ley de muerte digna”

Figura en el programa electoral, aunque no en el documento presentado por Sánchez. Es un tema que divide al PSOE, que no apoyó la tramitación de una ley sobre la eutanasia propuesta recientemente por Podemos.

“La declaración de Granada es el punto en el que todos nos encontramos. La propuesta que yo llevo es la declaración de Granada”.

En su documento, Sánchez ha comprometido el reconocimiento “del carácter plurinacional del Estado”, que desborda el mínimo común denominador de los socialistas, la declaración sobre la estructura del Estado aprobado en la ciudad andaluza. Pese a ello, el equipo del candidato asegura que sólo aspira a desarrollar el documento, que sigue defendiendo.

“Yo soy padre de dos hijas que van a un colegio público. Y no quiero que les enseñen religión, quiero que les enseñen Educación para la Ciudadanía. Por eso reivindico lo que aprobamos en la Conferencia Política, una ley de libertad religiosa y romper con el concordato”.

El asunto del concordato ha tenido vaivenes. Tanto en el último programa electoral como en el documento de Sánchez viene el compromiso de denunciar el concordato, pero en el acuerdo con Ciudadanos sólo se incluía “revisar” los pactos “para buscar un nuevo marco de relación entre el Estado y la Iglesia Católica”.

EDUARDO MADINA

“Yo puse mi cara para que vosotros votarais. Empecé haciéndolo vinculando mi presencia a la vuestra. Si vosotros estabais, yo estaría”.

Madina se presentaba entonces como el candidato de la militancia. Ahora es uno de los apoyos de Díaz y habló en su presentación oficial, donde hubo una gran presencia de cargos históricos del partido.

“El marco de relaciones con el PSC lo tenemos que mejorar. Poner en valor a los grandes referentes que para nosotros son en Cataluña los compañeros del PSC. De la mano de Miquel Iceta”

El marco se mejoró, pero tras el "no" en bloque de los siete diputados del PSC en la invesitudra de Mariano Rajoy. Madina pasó a formar parte del sector de decepcionados con la actitud de los socialistas catalanes. Según él, fueron más allá de lo razonable al desobedecer al Comité Federal y arrimarse a la legitimidad que más les convenía, las de su propia organización, que es jurídicamente independiente. Los "grandes referentes" como Miquel Iceta perdieron rápidamente popularidad.

JOSÉ ANTONIO PÉREZ TAPIAS

Entonces, mostraba un perfil muy a la izquierda frente a un Sánchez más moderado. Ahora defiende la vuelta del ex secretario general.

“En 2008, nuestro partido tenía 11 millones de votos, cuando Zapatero encabezaba el cartel electoral. Ahora, en el Parlamento Europeo, hemos estado en torno a tres millones de votos. Eso ya es muy significativo de lo que nos está pasando”.

Pérez Tapias señalaba el deterioro de los resultados electorales, pero durante el mandato de Sánchez, el deterioro ha sido mayor. Si en 2011, Alfredo Pérez Rubalcaba logró algo más de siete millones de votos, Sánchez no llegó a los 5,4 en los últimos comicios.

“Este candidato, si obtiene el voto de los militantes, no se presentará a las primarias para la presidencia del Gobierno. A muchos les produce cierto vértigo por aquello de la bicefalia. A mí me da mucho más de cabeza dolor de cabeza los presidencialismos, los personalismos y la acumulación de poder. Es un elemento fundamental de la democratización de nuestra organización aplicar algo que comparten todas las democracias constitucionales decentes como la división de poderes. Traigamos la división de poderes al seno del partido. Este candidato, siendo secretario general, no concurriría a las primarias”.

Sánchez, a quien apoya, no defiende ni contempla la bicefalia y cree que el secretario general debe ser el candidato a La Moncloa.

“Tendremos que saber qué opinan los catalanes. Quizás en algún momento los vascos. ¿Cómo se resuelve? Desde el escrupuloso respeto a la legalidad, explorando las posibilidades de la Constitución, del artículo 92, haciendo que los catalanes tomen la voz en una consulta como la que apoyaron los socialistas de Cataluña cuando comparecieron a las elecciones autonómicas. Necesitamos saber qué opinan los catalanes y eso se puede resolver con un referéndum consultivo, no decisorio”.

Ahora, Pérez Tapias apoya a Sánchez, que no ha propuesto ningún referéndum, ni consultivo ni de independencia, sino que apuesta por la reforma de la Constitución votada al mismo tiempo en todo el país.