OPERACIÓN IMPÍA

Cinco detenidos por vender un falso remedio contra el cáncer en la Universidad de Baleares

Los arrestados son dos catedráticos y tres colaboradores de la universidad pública. Estafaron más de 600.000 euros a enfermos con la venta del medicamento que fabricaban y dispensaban en instalaciones del centro.

Universidad de las Islas Baleares

Universidad de las Islas Baleares

  1. Detenciones
  2. Cáncer
  3. Medicamentos
  4. Mallorca
  5. Fraudes
  6. Policía Nacional

La Policía Nacional detuvo la semana pasada a dos profesores de la Universidad de las Islas Baleares (UIB) y a tres colaboradores acusados de estafar más de 600.000 euros a enfermos y familiares con la venta de un falso medicamento contra el cáncer.

Según ha informado la Policía en un comunicado, se han acumulado una docena de denuncias de personas que han llegado a pagar hasta 25.600 euros por la medicina fraudulenta, que los detenidos fabricaban y dispensaban en instalaciones de la universidad pública balear.

"Los arrestados se valían de su condición de profesores universitarios" para dar credibilidad a la supuesta eficacia de un producto que elaboraban en la UIB, donde formaban parte de un laboratorio que había creado una fundación que comercializaba ilegalmente su supuesto descubrimiento. Algunas de las víctimas llegaron a abonar cantidades que superaban los 25.000 euros.

Aunque la información se ha hecho pública este martes, las detenciones se llevaron a cabo la semana pasada. El jueves los detenidos prestaron declaración ante el juez y quedaron en libertad con cargos. A los cinco se les imputa un delito continuado de estafa agravado.

Una fundación con donaciones voluntarias

Uno de los dos profesores de la UIB había creado una fundación sin ánimo de lucro a través de la que canalizaba la venta del producto en forma de donaciones voluntarias de familiares para promover la investigación.

El otro profesor no estaba vinculado formalmente a esta fundación, pero sí al desarrollo del medicamento que vendían como terapia contra el cáncer. Los otros tres detenidos son dos trabajadores de la citada fundación y la gestora económica.

Todos los afectados a los que la Policía ha tomado testimonio creían que estaban pagando por un medicamento que les ayudaba a curar el cáncer.

"Dicha sustancia está registrada por una empresa 'spin-off'" de la UIB, subrayan los investigadores policiales, que añaden que la falsa medicina carece del permiso preceptivo de la Agencia Española de Medicamentos y Productos Sanitarios.

"La investigación de este producto, el envasado y su remisión para la venta a diferentes lugares de España se realizaba en dependencias universitarias", a donde acudían a recogerlo algunos de los estafados.

Manipulación de las pruebas diagnósticas

Además, los investigadores manipulaban las pruebas diagnósticas como las radiografías reduciendo el tamaño de los tumores para hacer creer a los pacientes que la enfermedad evolucionaba favorablemente.

Los presuntos estafadores llevaron a cabo campañas publicitarias "en las que ensalzaban su milagroso producto anticancerígeno" y solicitaban fondos para su investigación a través de las redes sociales, unas acciones que les instó a suspender la dirección general de Farmacia del Govern balear.

La Policía ha constatado que los detenidos habían iniciado las acciones para vender su falso medicamento como remedio contra el Alzheimer.

La investigación está en manos del Juzgado de Instrucción número 9 de Palma y de la Fiscalía, que hasta el momento han cuantificado la estafa en 611.000 euros.

La UIB se personará como parte perjudicada

La Universitat de les Illes Balears (UIB) ha anunciadoque "se personará como parte perjudicada" en el caso.

Según ha informado el vicerrector de Investigación y Posgrado de la UIB, Jaume Carot, en rueda de prensa, desde la Universidad se había investigado "en repetidas ocasiones" estos hechos "sin llegar a encontrar nada" hasta que "en abril de 2016" se les presentó la primera denuncia por escrito contra este medicamento desarrollado por una empresa, que según ha aclarado, "no pertenecía a la UIB, ni nunca había pertenecido".