CORRUPCIÓN

Oleguer Pujol repatría dos millones desde Miami y los invierte en deuda española

El menor del clan ha instalado su base de operaciones en Miami desde donde maneja un depósito bancario.

Oleguer Pujol durante la Comisión de Investigación del Parlament

Oleguer Pujol durante la Comisión de Investigación del Parlament Efe

  1. Oleguer Pujol Ferrusola
  2. Miami

La familia Pujol ha variado su estrategia inversora en plena investigación judicial por corrupción. El primer paso lo ha dado el hijo pequeño del ex presidente autonómico catalán, Oleguer Pujol, independentista confeso, que ha dado la orden de invertir en deuda pública del Banco de España los millonarios dividendos procedentes de sus grandes operaciones inmobiliarias.

De esta manera, el clan catalán, que hasta el momento había desviado su ingente fortuna a los más diversos paraísos fiscales (en el caso de Oleguer a Andorra, las Islas del Canal de la Mancha y el Caribe), ha decidido repatriar buena parte de sus fondos a España e invertirlos en deuda emitida por el Estado.

Según ha podido acreditar EL ESPAÑOL, el pequeño de la familia Pujol ha instalado su base de operaciones financieras en Miami, donde maneja al menos un depósito bancario en el International Finance Bank. Se trata de una cuenta que se nutría de fondos ocultos y que se vio obligado a regularizar con la célebre Amnistía Fiscal puesta en marcha por el ministro Cristóbal Montoro. En ella afloró 3.884.310 euros.

Por lo tanto, la existencia de este depósito ha sido comunicada por parte de Pujol Jr. a las autoridades españolas a través de sus declaraciones de bienes en el extranjero correspondientes a los ejercicios 2014 y 2015. En el denominado modelo 720, el hijo del histórico dirigente nacionalista admite también su vinculación con activos por valor de 89.541.583 euros en las Islas del Canal de la Mancha, Andorra y el Caribe.

A pesar de que la Audiencia Nacional considera ya que la familia Pujol ha actuado durante las últimas décadas como una auténtica organización criminal dedicada al cobro de comisiones ilegales procedentes de la corrupción política, sobre Oleguer no pesa ninguna medida cautelar personal. De tal forma que puede seguir operando con sus fondos sin necesidad de comunicar sus operaciones al Juzgado de Instrucción número uno que dirige Santiago Pedraz.

Acciones de Bankia

No obstante, durante los últimos meses Oleguer Pujol ha dado instrucciones para que los dividendos pendientes de cobro procedentes de las operaciones inmobiliarias que lideró y que están siendo rastreadas por blanqueo de capitales y delito fiscal le sean ingresados en el referido depósito bancario de Miami para, a continuación, invertir el dinero en deuda pública española. Del paquete de dos millones de euros percibido recientemente ha destinado también un pequeño remanente, según ha podido saber este periódico, a la adquisición de acciones de Bankia.

Esta mecánica contrasta con la llevada a cabo hasta ahora por la familia Pujol, que había centralizado sus cobros en varias entidades financieras andorranas, Andbank y la Banca Privada de Andorra, para, acto seguido, enviar los fondos a paraísos fiscales. La Justicia ha podido documentar ya que la familia llegó a ingresar en efectivo 200 millones de euros en el Principado y la Policía sospecha que el grueso del botín se esconde en estos momentos en Panamá.

Tal y como desveló recientemente este periódico, los investigadores han puesto el foco sobre un bufete panameño de características muy similares a las del famoso Mossack Fonseca. Se trata del despacho Alemán, Cordero, Galindo, que creó a petición de la familia catalana una serie de fundaciones destinadas a ocultar fondos. Estas entidades, bautizadas con los nombres de Kopeland o Clipperland y que se encuentran bajo el teórico control de un testaferro panameño, José Cornelio Berdiales, han manejado, según testimonios en poder de la Policía, varios cientos de millones de euros.

La Justicia ya ha determinado que la familia Pujol operaba como una organización criminal y ha puesto en marcha un proceso para unificar todas las causas que afectan a sus miembros. En este sentido, la idea pasa por que el Juzgado de Instrucción número 5 de la Audiencia Nacional, que investiga al hijo mayor del clan, Jordi Pujol Ferrusola, centralice todas las pesquisas. Así, el juez José de la Mata ya se ha hecho cargo de la investigación que se seguía en Barcelona sobre la falsa herencia de la familia en Andorra y todo apunta a que las operaciones de Oleguer Pujol seguirán el mismo camino.