Investigación de la UDEF

Oleguer Pujol Ferrusola se convirtió en “Olegario Pujol Sola” para ocultar dinero en Panamá

El hijo menor del expresident desvió fondos desde Andorra para promover la construcción de dos grandes rascacielos valorados en 92 millones de euros. 

Una de las transferencias realizadas por Pujol

Una de las transferencias realizadas por Pujol

El hijo menor del expresidente autonómico catalán desvió fondos de Andorra a Panamá utilizando un “alias o identidad ficticia”. Oleguer Pujol realizó transferencias desde el Andbank bajo el nombre “Olegario Pujol Sola”. Los fondos fueron empleados para promover dos grandes rascacielos: el Balboa Blue Spa y la torre Quartz, valorados en 92 millones de euros.

La Unidad de Delincuencia Económica y Fiscal (UDEF) de la Policía acaba de poner en manos de la Audiencia Nacional lo que considera una maniobra de ocultación de su fortuna por parte del clan catalán. En un escrito al que ha tenido acceso EL ESPAÑOL, la UDEF considera “llamativo que se utilice un alias o identidad ficticia que no corresponde con la del titular real de la cuenta” y avanza que no se trata de la única treta descubierta. En este caso, Oleguer Pujol optó por castellanizar su nombre y acortar su segundo apellido con la intención de no ser descubierto en una búsqueda de datos informática.

Otras transferencias realizadas por el pequeño de los hermanos Pujol Ferrusola directamente “no identifican al ordenante”. Así, estas operaciones bancarias están acompañadas por la leyenda en catalán “un client”, lo cual “muestra nuevamente la opacidad de Oleguer Pujol Ferrusola a la hora de realizar la operación”.

Oleguer Pujol durante la Comisión de Investigación del Parlament

Oleguer Pujol durante la Comisión de Investigación del Parlament Efe

La Policía ha escogido como ejemplo para ilustrar la ocultación mediante la identidad falsa una de las transferencias realizadas por Oleguer Pujol. Concretamente una que asciende a 50.000 dólares, al tiempo que señala que “el importe bancario registrado es de 50.088,40 dólares”, siendo “la diferencia de 88,40 dólares la comisión bancaria cobrada por los gastos derivados de dicha transferencia internacional”.

Desvío de dinero

Oleguer Pujol desvió el dinero a la sociedad panameña Isla Quesito Real State Development, S.A., promotora de los dos rascacielos que finalmente no se llevaron a cabo por disputas entre los socios. En el caso del denominado Balboa Blue Spa, nació con la ambición de convertirse en una de las torres más altas de la ciudad y el hijo menor del histórico líder nacionalista llegó a poner los cimientos de este gigantesco edificio de apartamentos y oficinas, que estaba valorado en 42 millones de euros.

Por su parte, The Quartz Tower fue concebido como un gran edificio de oficinas que acabaría incorporando un hotel de cinco estrellas y estaba valorado en 50 millones de euros. Oleguer Pujol abandonó ambas iniciativas en plena fase de desarrollo por disputas con sus socios, encabezados por su amigo personal Daniel Costa, al que el resto de inversores acabó acusando de despilfarrar los fondos invertidos.