Papeles de Panamá

El dandi griego que llevó a Pilar de Borbón a Panamá

Alexander Papamarkou, 'Alecko', ex ministro de Salud con el rey Pablo (padre de doña Sofía), gestionaba la fortuna de un grupo de ultrarricos, entre ellos mucha “realeza del Viejo Mundo”.

Alexander Papamarkou.

Alexander Papamarkou. Getty Images

Todo empezó en Nueva York a principios de los 60 del siglo pasado. Allí coincidieron Luis Gómez-Acebo, un veinteañero recién licenciado en Derecho que hacía prácticas como banquero, y Alexander Papamarkou, Alecko, hijo de un médico griego ex ministro de Salud con el rey Pablo (padre de doña Sofía) que se iniciaba como broker en Oppenheimer & Company, una de las grandes firmas de Wall Street.

Ya entonces, Alecko apuntaba maneras: era “espléndido” y tenía “las mejores relaciones del mundo”, según personas que lo conocieron. Un dandi de la alta sociedad internacional que murió soltero, inmensamente rico y alabado por todos como gran filántropo. Así lo destaca al menos en su obituario el New York Times.

El aspirante a banquero español y el broker griego fueron amigos el resto de sus vidas, hasta la muerte prematura de ambos: primero Gómez-Acebo, que falleció en 1991 a los 57 años de un cáncer linfático y después Papamarkou, que en 1998 sufrió un ataque al corazón mientras trabajaba en su oficina en Nueva York, donde gestionaba la fortuna de un grupo de ultrarricos, entre ellos mucha “realeza del Viejo Mundo”, como recalcó en su obituario el New York Times. En el camino, Alecko se convirtió en el padrino de Bruno, uno de los cinco hijos que Gómez-Acebo tuvo con doña Pilar.

El comunicado

El nombre de Alecko ha cobrado protagonismo este miércoles en España tras el comunicado emitido por la infanta Pilar para explicar el porqué de su sociedad en Panamá durante 40 años. Según esa nota, hecha pública a través de la agencia Europa Press, fue Alecko quien creó la sociedad Delantera Financiera el 23 de mayo de 1969. El comunicado insiste en que la sociedad nunca ha tenido ingresos «fuera del control de las autoridades fiscales» ni ha incumplido «ninguna obligación que exigiera la legislación tributaria española».

También, que se disolvió al no contar con recursos suficientes «ni expectativas» que justificaran su mantenimiento, y que la disolución se produjo al margen de la proclamación de Felipe VI en junio de 2014. Vincular la disolución con la proclamación de su sobrino es «sencillamente errónea», según la tía del rey.

¿Por qué se convirtió doña Pilar en presidenta de Delantera Financiera en agosto de 1974? Porque tras un intento de secuestro de ETA ese verano, Gómez-Acebo decidió tener una sociedad radicada en Panamá «para desarrollar su actividad profesional fuera de España», dice la nota. La infanta concluye: «Nunca hubo voluntad de ocultación alguna».

Intento de secuestro

Según el comunicado, Alecko “cedió” la titularidad de la sociedad a su amigo Luis en 1974 cuando éste acudió a Nueva York en busca de ayuda. El etarra Múgica Arregui, según se supo años más tarde, había planeado ese verano un espectacular golpe contra la Familia Real secuestrando simultáneamente a don Juan en Montecarlo, donde había atracado su yate, y a los Gómez-Acebo y Borbón, que veraneaban en Zarautz.

Según fuentes cercanas a doña Pilar, Gómez-Acebo “se asustó” y decidió “poner tierra por medio” por lo que pudiera pasar en el futuro, con un franquismo en recta final y un rey aún no establecido en España. Fue entonces cuando Alecko cedió la titularidad de Delantera Financiera a Gómez-Acebo “como podía haberlo hecho con otra”, según las fuentes. El nombre venía dado.

Gómez-Acebo se asoció con su amigo para construir casas en Houston, pero la crisis del petróleo y una serie de malas decisiones acerca de la ubicación de las viviendas en esta ciudad del sur de EEUU lo convirtieron en un “mal negocio”, según fuentes conocedoras de la operación.

"Absoluta casualidad"

Años más tarde, Gómez-Acebo se convirtió en consejero de la empresa americana de cazatalentos Korn Ferry. Los ingresos también fueron a parar a la sociedad panameña. En ningún momento, mantienen estas fuentes, hubo trasvase de dinero de España, sino que Delantera Financiera centralizó siempre los ingresos derivados de la actividad de Gómez-Acebo en EEUU. La casas de Houston se fueron vendiendo muy poco a poco.

En 1984, a Gómez-Acebo le detectaron el cáncer que lo llevó a la tumba tras siete años de constantes recaídas. De la sociedad se ocupó tras su muerte el despacho de abogados creado por su hermano Ignacio (Paddy), amigo de Robin Malcolm Smeaton, el británico (no diplomático) que pasó a tener la titularidad. El despacho, Gómez-Acebo & Pombo sigue trabajando al día de hoy con la embajada británica en Madrid. En 2006 fue Bruno, el ahijado de Alecko, quien se hizo cargo de una compañía “menguante” y “sin interés alguno”, según fuentes cercanas a la familia Gómez-Acebo.

Las fuentes insisten en que doña Pilar pidió “hace años” a Bruno que disolviera Delantera porque “no servía para nada y acabaría costándoles el dinero”. Que se disolviera justo a los cinco días de la proclamación de Felipe VI es una “absoluta casualidad”. Doña Pilar, sin embargo, ha sido consciente del “daño reputacional” que la existencia de esta sociedad panameña puede hacer a la monarquía española, por lo que ha dado el paso de emitir este comunicado.

Inicialmente decidió no hablar por su condición de infanta de España, según estas fuentes. Las mismas fuentes concluyen que si hubiese habido deseo de ocultación no habría aparecido ningún nombre en la sociedad. Simplemente, sociedades interpuestas.

Alta sociedad

En la década de los 80, el nombre Alecko era ya tan conocido en Manhattan que llegó a la famosa columna de sociedad de Taki en The Spectactor. Fue él quien presentó a Pablo de Grecia (sobrino de doña Sofía) a la multimillonaria americana Marie Chantal Miller, con la que se casó.

En 1982, Alecko creó Papamarkou & Company, la firma de inversión con la que comenzó a gestionar la fortuna de los ultrarricos. A su muerte, en 1998, la compañía pasó a llamarse Papamarkou Wellner Asset Management, que en la actualidad gestiona unos 3000 millones de dólares de 125 clientes.

Al morir sin descendencia, la firma la compraron sus empleados y de ella hizo cargo Karl Wellner, marido de la famosa periodista estadounidense Deborah Norville. El año pasado, durante una fiesta en honor de Juan Carlos I en casa de los Fanjul en República Dominicana, la prensa confundió a Norville con Corinna zu Sayn-Wittgenstein, la ex pareja del rey emérito. El mundo es pequeño, también entre la alta sociedad internacional.