Caso Nóos

Tejeiro tumba 15 coartadas de Urdangarin y Diego Torres

Niega que la Casa Real tuviera un control de las cuentas de Nóos y señala a los dos socios como máximos jefes.

Tejeiro durante su declaración este jueves

Tejeiro durante su declaración este jueves Efe

Miguel Tejeiro ha llegado como testigo al juicio del 'caso Nóos' que se celebra en la Audiencia Provincial de Palma. Inicialmente estuvo acusado por ser el asesor fiscal del entramado Nóos pero tanto el fiscal del caso como el resto de acusaciones prefirieron que declarara como testigo todo lo que sabía de cómo los dos socios, Diego Torres e Iñaki Urdangarin, montaron un entramado irregular, desviándose fondos públicos a sus sociedades privadas.

Como ya adelantó EL ESPAÑOL, Tejeiro no sólo negó que él fuera el ideólogo del entramado societario, dado que antes de conocerles cada socio ya tenía sus empresas montadas, sino que ha negado que la Casa Real estuviera en el día a día ni que revisaran los datos fiscales del Instituto Nóos, de las sociedades y de ambos, escudo utilizado por los dos cabecillas de la trama para intentar exonerarse de los múltiples delitos de los que se les acusa.

"Jamás he visto a Carlos García Revenga"

Urdangarin aseguró que no hacía nada sin consultar al asesor de la infanta. Para el ex duque de Palma, Tejeiro y García Revenga eran sus dos personas de máxima confianza. Torres sostuvo que el asesor asignado por la Casa Real estaba en el día a día del Instituto Nóos, sin embargo, su asesor fiscal nunca le vio, conoció, ni habló con él.

"Nunca" trató con el conde de Fontao

Urdangarin sin embargo aseguró que éste supervisó el trabajo de Nóos. "A José Manuel Romero, le vi una vez. Comimos en un restaurante en Barcelona junto con Urdangarin. Me lo presentó para que le conociese por si en algún momento pudiéramos tener algún contacto, pero nunca hemos tenido ninguno contacto. No he hablado con él nunca de nada. En esa comida eran datos informales", ha señalado.

"Nunca" ha visto a Federico Rubio Carvajal

Torres aseguró que ambos asesores se veían una vez al año para revisar las cuentas del Instituto Nóos y de sus sociedades. Urdangarin llegó a decir que también revisó su declaración de la renta durante varios años hasta que se marchó a Washington. Sin embargo, Tejeiro lo ha desmentido tajantemente. Con el asesor de la Familia Real sólo habló dos veces por teléfono y se cruzaron correos electrónicos para enviarle datos sobre la infanta, al ser éste quien le hacía la declaración. Le enviaba los datos de la hipoteca o del IBI. Rubio no hacía la declaración de Urdangarin porque esa la hacía Tejeiro.

"He visto a la infanta sólo tres veces ante notario"

Tejeiro desvincula a la infanta de la gestión de Aizoon, la empresa que tenía con su marido, y niega que se la utilizara como "escudo fiscal" frente a la Agencia Tributaria. Sin embargo, su versión no cuadra con la ofrecida por Cristina de Borbón, quien aseguró que confiaba en Tejeiro, una vez que él ha explicado que se vieron en tres actos formales para la constitución de la sociedad, y nada más.

No aconsejó a Urdangarin crear Aizoon

Desmiente al ex duque de Palma porque sostiene que cuando le conoce ya tenia una sociedad, Namasté, compartida con su mujer y sus hijos. "Yo lo único que aconsejé a Urdangarin es que cerrara la primera sociedad porque estaban sus hijos. Me hizo caso y se cerró para abrir Aizoon", señaló. Pero en ningún caso el fue el artífice de que Urdangarin cobrara sus trabajos de asesoría y consultoría a través de una sociedad.

"Urdangarin decidía cómo hacer su declaración"

"Es decisión del dueño de la empresa el declarar como Impuesto de Sociedades y no como IRPF". Niega así que fuera él quien decidiera que en la declaración de la renta del cuñado del rey Felipe VI se declarara como Impuesto de Sociedades sus trabajos personales, que tenían que haberse declarado como IRPF, y por lo que está acusado por dos delitos fiscales.

"Torres es un compulsivo del control"

Tejeiro se niega a admitir lo afirmado de manera reiterada por su cuñado y el socio de éste de que los cerebros fiscales eran él y su hermano Marco Antonio Tejeiro. "En una sociedad de Diego Torres solo puede haber un jefe, Diego Torres".

"Mi hermano era sólo un administrativo"

Los dos socios señalaron a Marco Antonio como la persona que gestionó toda la facturación y la contabilidad del grupo Nóos, y culpándole de introducir facturas falsas y empleados ficticios a sus espaldas.

"Nóos era una asociación con ánimo de lucro"

Desmiente así lo dicho por Urdangarin de que los beneficios obtenidos por el Instituto eran revertidos en beneficio de proyectos sociales. "Por eso les dije que se acogieran al régimen general, porque hacían actividades de consultoría con animo de lucro. De ahí que se repartían los beneficios al 50%".

Urdangarin conocía el entramado internacional

Ellos habían desvinculado al cuñado del Rey de las empresas que Torres había montado en en el extranjero. "Me lo pidieron los dos", aseguró.

"Se repartían el beneficio al 50%"

Tejeiro ha desacreditado la versión ofrecida por los dos socios, quienes aseguraron que lo ingresado por el Instituto Nóos se debía a los honorarios por los trabajos que había realizado para llevar a cabo los proyectos concedidos por las administraciones públicas. El objetivo era repartirse a la mitad los beneficios del Instituto Nóos.

"Urdangarin solo salió de Nóos de manera formal"

Tejeiro confirmó, como ya lo han hecho otros testigos, que cuando Urdangarin anunció que se iba del Instituto Nóos, después de que comenzaran los rumores de su sospechoso manejo de fondos públicos, en realidad siguió colaborando y formando parte del Instituto.

"Es mentira que Urdangarin me conoce de Esade"

Tejeiro nunca fue profesor de Esade así que es imposible que le conociera de ahí. Se lo presentó Torres para que le cogiera como cliente. Desde 2003 le llevó la asesoría fiscal y a partir de 2005 se la levó a Urdangarin en conjunto con Torres.

"Lo tenían clarísimo todo"

De esta manera desmiente la versión que intentaron dar los dos socios durante sus interrogatorios de que fiscalmente se dejaron guiar por las recomendaciones de Tejeiro. "Eran empresarios profesionales con formación. La de Torres mucho más formada porque es brillante. Fue primero en su promoción".

"Nunca tuve poder especial en sus empresas"

Otra afirmación que ofrecieron los dos socios y que él ahora desmiente. Él no tuvo firma en sus sociedades.