Caso Púnica

La Audiencia deniega la libertad a Granados por su "red de influencias"

Cree que tiene dinero oculto y pide al juez que termine "a la mayor brevedad" la investigación.

El exsecretario general del PP de Madrid Francisco Granados.

El exsecretario general del PP de Madrid Francisco Granados. Efe

La Sala de lo Penal de la Audiencia Nacional deniega la libertad a Francisco Granados al considerar que existe riesgo de que se fugue o destruya pruebas. Eso sí, insta al juez que instruye la denominada Operación Púnica a que "culmine" su investigación "a la mayor brevedad".

La Sección Cuarta concluye en un auto al que ha tenido acceso EL ESPAÑOL que el ex secretario general del PP de Madrid, acusado de cobro de comisiones a cambio de favores públicos, no puede abandonar la prisión debido a la "red de influencias y favores" que ha demostrado controlar así como por disponer de fondos que todavía no han sido localizados por la Justicia.

Sostiene la Audiencia Nacional que el "riesgo de fuga" de quién fuera mano derecha de Esperanza Aguirre en la Comunidad de Madrid "se ve incrementado tras la aparición de un maletín con un millón de euros en su interior en el altillo del armario del dormitorio de sus suegros en la vivienda en la que estos residen en Valdemoro". "Constituyendo tal hallazgo", añade la Sala, "una evidencia poderosa de poseer activos patrimoniales que se ocultan al juzgado".

Otros "precedentes"

Pero es que, además, la Audiencia Nacional considera que dejar en libertad al ex dirigente del PP en este momento "podría poner en peligro el éxito de la investigación". Alude en esta línea a "ciertos precedentes relativos al uso por Granados de una red de influencias y favores" que le habría llevado a "obtener revelación de informaciones secretas de la Guardia Civil, así como la colaboración de funcionarios del Ayuntamiento y la Policía Local, para la destrucción de expedientes".

La defensa de Granados ha esgrimido que "tras un estudio pormenorizado de la causa se extrae la conclusión de que no se le atribuyen hechos delictivos concretos y sí genéricas imputaciones veladas, vagas e inconcretas referidas a los cargos que ocupó en la Comunidad de Madrid".

Segundo revés de la Audiencia

Asimismo, los letrados del principal imputado en la Operación Púnica arguyen que su cliente "tiene arraigo, pues vive con su esposa y sus hijos en la localidad de Valdemoro, tenía un trabajo conocido que desempeñó hasta ser detenido y es un personaje público, por lo que difícilmente podría sustraerse a la acción de la Justicia".

Esta es la segunda vez que se le deniega la libertad a Granados, que ingresó en prisión preventiva en octubre de 2014. El Juzgado de Instrucción número 6 de la Audiencia Nacional rechazó su petición el pasado 28 de diciembre utilizando argumentos similares.