Caso Pujol

Pujol perdió en dos años el 19% de su dinero oculto en Andorra

El desastre en sus inversiones descarta que la fortuna se incrementara por la habilidad financiera de su hijo.

El expresidente Jordi Pujol y Marta Ferrusola tras el registro de su domicilio

El expresidente Jordi Pujol y Marta Ferrusola tras el registro de su domicilio Efe

Jordi Pujol Ferrusola mintió ante el juez cuando aseguró que la fortuna familiar en Andorra creció por el uso de "láminas financieras opacas". De hecho, el primogénito de los Pujol y su padre, lejos de ganar dinero con sus inversiones bancarias, tuvieron pérdidas de hasta el 19%, tal y como demuestra la documentación que obra en poder de EL ESPAÑOL sobre sus cuentas en el Andbank andorrano. En una sola operación, Jordi Jr. llegó a perder 304.000 euros de la cuenta de su padre. La cifra descarta sus pretendidas cualidades como inversor, utilizadas como coartada para justificar el incremento del botín familiar.

Resguardo de inversión que refleja 304.000 euros de pérdidas en dos años.

Resguardo de inversión que refleja 304.000 euros de pérdidas en dos años.

"Fue Jordi Pujol Ferrusola quien adujo que su éxito financiero radicó en unos productos a los que se refirió como láminas financieras opacas, si bien cuando hemos confrontado sus declaración con la realidad, no se ha hallado ningún producto financiero que tuviera esas características tan especiales", explican los agentes de la Unidad de Delincuencia Económica y Fiscal en sus informes a la Audiencia Nacional. "Las inversiones de Jordi Pujol Ferrusola conocidas han sido más bien típicas, como imposiciones a plazo fijo, compraventa de valores cotizados en mercados secundarios [...] o la compra de participaciones en fondos de inversión europeos o americanos", reflejan los investigadores. "Las imposiciones a plazo fijo se contrataban a unos tipos normales, incluso por debajo del vigente interbancario en estos momentos", confirman los policías.

Ante la Justicia, los nueve miembros de la familia, todos imputados, han mantenido que su dinero oculto procede de una herencia, obtenida tras la muerte del empresario y financiero Florenci Pujol. Sin embargo, la documentación bancaria dice todo contrario: que el dinero de las diez cuentas investigadas proviene de ingresos en efectivo o transferencias de origen o justificación desconocida. En total, por las cuentas del clan circularon 200 millones de euros desde que fueron abiertas en 1990.

Inversiones ruinosas

Desde sus cuentas en el Andbank, Jordi Jr realizó inversiones comunes como la compra de acciones del Banco Santander, Terra o Telefónica. A juicio de los investigadores, "la utilización de la jurisdicción andorrana carece completamente de sentido para acometer este tipo de inversiones, puesto que las comisiones devengadas son superiores y el costo de la prestación de los servicios, también [...] Solo la ocultación comos servicio intrínseco y especial, es el valor añadido que las instituciones financieras andorranas ofrecieron a Jordi Pujol Ferrusola". 

Como ejemplo, la cuenta AN63810, propiedad del expresidente Pujol y que utilizaba como testaferro a su hijo, realizó 21 imposiciones de efectivo entre el 27 de junio de 2002 y el 15 de febrero de 2010, con rentabilidades que van desde el 3,13% al 0,1%. Esta misma cuenta obtuvo una rentabilidad negativa del 19% en 24 meses (entre enero de 2009 y diciembre de 2010). Se dejó por el camino más de 300.000 euros. No fue la única. La comisión rogatoria andorrana solo aporta información sobre la rentabilidad de cartera de una segunda cuenta, la AN84800. También perdió dinero: un 4,57% en los mismos dos años.

Reporte de pérdidas de la cuenta AN63810 entre 2009 y 2010.

Reporte de pérdidas de la cuenta AN63810 entre 2009 y 2010.

Imputados por blanqueo

Pese a la pésima marcha de sus inversiones bancarias, las cuentas del clan siguieron engordando con el paso de los años. Pero no por sus beneficios financieros, sino por las constantes entradas de efectivo y transferencias desde territorios opacos. El dinero llegó desde 1990 hasta el año 2002, "en consonancia con el ejercicio directo del poder político por parte del progenitor, Jordi Pujol Soley", tal y como recoge la policía en sus informes.

Esta relación, unida a la titularidad oculta del matrimonio en sendas cuentas, ha llevado al juez José de la Mata a citar como imputados tanto al expresidente Pujol como a su mujer, Marta Ferrusola. El juez considera probado que ambos participaban junto a sus siete hijos en una "organización" estructurada para repartirse fondos de origen opaco. Tal y como viene publicando este diario, parte del dinero remitido a las cuentas andorranas del clan era repartido después entre los distintos hijos del matrimonio. Además, el juez de la Audiencia Nacional considera que el sueldo como presidente autonómico de Pujol durante 23 años no basta para justificar la cuantía del dinero oculto en el principado. Por eso, el ex molt honorable tendrá que acudir a declarar junto a su esposa el próximo 10 de febrero.