Super Bowl

La Super Bowl o cómo consumir 14.000 toneladas de fritura

EL ESPAÑOL repasa en cifras la final que disputan Broncos y Panthers.

La Super Bowl o cómo consumir 14.000 toneladas de fritura

La Super Bowl o cómo consumir 14.000 toneladas de fritura Getty Images

  1. Super Bowl
  2. Fútbol americano
  3. Competiciones
  4. Deportes
  5. Estados Unidos

El próximo lunes, después del choque que enfrentará a los Broncos y a los Panthers en la 50 edición de la Super Bowl, un 6% de los espectadores llamará al trabajo para decirle a su jefe que está malo. Eso está asumido en Estados Unidos, tanto como que el día posterior al partido se incrementarán en un 20% las ventas de antiácidos y medicinas.

La ocasión bien lo merece, sobre todo, si usted es uno de los 77.456 espectadores que presenciarán la final de fútbol americano en el Levi’s Stadium de Santa Clara (California). En ese caso, es posible que haya pagado 4.435 euros por una entrada (lo máximo hasta la publicación de este artículo). Y, obviamente, que siga involuntariamente muchas de las tradiciones que contempla esta fecha, como esa que dice que la mayoría de las personas van al baño durante los mismos tramos horarios: final del primer tiempo, descanso y entrega de trofeos. Al fin y al cabo, todo está estudiado. Pero las cifras y los números dicen mucho más.

Infografía: Patricia López

Infografía: Patricia López

118 millones de espectadores

Da igual que a usted no le guste el fútbol americano. El día de la Super Bowl es obligatorio sentarse delante del televisor. De hecho, puede que alguien de su familia haya comprado uno nuevo para la ocasión. O eso, al menos, es lo que reconoce el 7’7% de los estadounidenses (por 8’8% que fueron a la tienda a por uno el año pasado). En total, se calcula que 118 millones de espectadores estarán pendientes en Estados Unidos (por 114’4 de la edición anterior) y el evento se retransmitirá en 230 países. La televisión oficial será la CBS, canal que ha comprado los derechos y que ha reservado 11 horas de programación (siete de previa) para dar la mejor cobertura posible de la final. Y además, la cadena estrenará un sistema de repetición de 360 grados. Todo, con el objetivo de que no se les escape ningún detalle.

1.202 millones de litros de cerveza

No está prohibido por ley, pero podría estarlo. En Estados Unidos, el día de la Super Bowl, no se come sano. Y no hay que darle más vueltas. En total, se consumirán 1.300 millones de alitas de pollo (un 3% más que el año pasado), 14.000 toneladas de frituras (acompañadas de más de 3 millones de kilos de guacamole) y un 80% más de pizzas que cualquier día normal, según Domino’s. ¿Y de beber? Cada uno opta por lo que quiere, pero el grueso de aficionados elige cerveza, de la que se dispensarán casi 1.202 millones de litros. En definitiva, cada persona ingerirá 2.400 calorías en algo más de tres horas.

28’4 millones de tuits

La final paralela se juega en las redes sociales, que también aprovechan el tirón publicitariamente. En Facebook, 65 millones de usuarios mencionaron el evento el año pasado, generando 265 millones de post y comentarios. Y en Twitter, 28’4 millones tuits se publicarán durante el partido. En esta edición, además, se podrá calcular el número de Vines. 

3.300 millones de euros en apuestas ilegales

La Super Bowl no sólo es un negocio lucrativo para las cadenas de televisión y los promotores del evento. Desde hace tiempo, las apuestas son parte del juego. Es más, hay aficionados que simplemente se juntan a ver la final para apostar y ganar algo de dinero. Legalmente, se ha calculado que se moverán 89 millones de euros; e ilegalmente, la cifra ascendería a 3.300 millones. En definitiva, que si quiere probar suerte no tiene nada más que elegir entre las múltiples opciones que se ofrecen: ¿Quién será el primer entrenador en ser enfocado?, ¿quién ganará?, ¿de qué color llevará el pelo tal jugador?....

996% en ventas de música

No todo es deporte en la Super Bowl. En realidad, la mayoría de lo que ocurre no está relacionado con el fútbol americano. Esta vez, Coldplay y Beyoncé serán los encargados del espectáculo del descanso. Porque el himno le tocará interpretarlo a Lady Gaga, que recogerá el testigo de Idina Menzel, que fue la encargada el año pasado. ¿Puro entretenimiento? Sí, pero también negocio. Katy Perry, tras cantar en la Super Bowl, vio incrementar sus descargas el doble; y Missy Elliot experimentó un aumento del 996% en sus ventas.

77.456 espectadores lo verán en directo

La Super Bowl se celebrará en el Levi’s Stadium de Santa Clara (California), recinto con capacidad para 77.456 espectadores. Un templo del deporte con paneles solares y que ha renovado su césped para la ocasión: 669 toneladas en rollos han sido transportados desde 177 kilómetros para que el tapete sobre el que jueguen los Panthers y los Broncos sea una alfombra.

4’4 millones de euros por 30 segundos de anuncio

El precio de los anuncios en la Super Bowl se ha incrementado en los últimos años en un 80%. Entre las marcas que han decidido invertir en esta edición: Doritos, Axe, Acura, Colgate… Entre todas ellas se estima que se gastarán en torno a 357 millones de euros. ¿Extraño? Para nada: el 85% de los espectadores no conciben la final sin anuncios y el 65% están más predispuestos a comprar el producto una vez terminado el partido. Sobre todo, obviamente, si gana su equipo.