Eurocopa de Fútbol 2016

La polémica titularidad de un portero bajo presión en público y en privado

La derrota contra Croacia (2-1) pone el foco sobre De Gea, implicado por una testigo protegido en la investigación por abusos sexuales centrada en el productor Ignacio Allende Fernández ‘Torbe’.

Mala salida de De Gea en el partido contra Croacia.

Mala salida de De Gea en el partido contra Croacia. Reuters

  1. Eurocopa de Fútbol 2016
  2. David de Gea
  3. Selección Española de Fútbol
  4. Ignacio Allende (Torbe)

No fue el día de España y tampoco el de su portero. Falló en el primer tiempo, perdiendo un balón que podría haberse traducido en un gol de Rakitic, volvió a errar en el segundo periodo después en una mala salida y finalmente se le señaló en el segundo tanto de Croacia (2-1), a cargo de Perisic, que se la coló por su palo tras golpear en un jugador español. Quizás, simplemente, un mal día. Pero ese es el lío de De Gea en lo futbolístico, en una noche aciaga que vuelve a poner el liza el debate de los últimos dos años en España: ¿Tenía que estar bajo palos él o debía ser otro compañero? He ahí la cuestión. En cualquier caso, la correlación de los hechos ha demostrado que el ex del Atlético de Madrid ha estado bajo presión tanto dentro del campo, en público, como en privado.

La otra pregunta es: ¿Tenía que haber abandonado la concentración? El escándalo De Gea se destapó un viernes, tres días antes del debut de la selección contra la República Checa. El foco se puso entonces encima del portero, implicado por una testigo protegido en la investigación por abusos sexuales centrada en el productor de cine porno Ignacio Allende Fernández ‘Torbe’. Según su testimonio, ‘Torbe’ la condujo a ella, bajo promesa de que cobraría bastante dinero, a un hotel madrileño donde se encontró con otra mujer y varios futbolistas, entre ellos, Iker Muniain, compañero de De Gea en la selección sub-21.

La testigo protegido, además, indicó en su relato que las amenazaron para que “no grabaran nada porque podría afectar a sus carreras”. Y así lo hizo ella, que denunció “agresiones físicas y sexuales”, y además declaró que David de Gea fue el que pactó una cita con ‘Torbe’. Sin embargo, a pesar de todo el revuelo levantado, Del Bosque optó por dar la titularidad al guardameta del Manchester United contra la República Checa y ante Turquía, y él contestó haciendo dos buen partido, acallando todo el runrún levantado en torno a él.

Pero cuando todo estaba calmado y ya nadie hacia referencia a él, el guardameta, titular ante Croacia, ha hecho su peor partido. Sus fallos, aunque no fueron decisivos, sí que mostraron una debilidad hasta ahora oculta. De Gea, a pesar de su aparente tranquilidad, ha estado bajo presión tanto pública como privada, y eso puede haber repercutido en su rendimiento, lejos del esperado y del que ha mantenido en el Manchester United durante toda la temporada.

EDURNE: “HAY GENTE QUE ME QUIERE HUNDIR”

Sobre la implicación de De Gea en el ‘Caso Torbe’ se han pronunciado diferentes personalidades, pero, sin duda, a una de las que más le ha costado ha sido a su novia, Edurne. No obstante, la cantante, en su concierto en Torrejón de Ardoz, dio la cara. “Hay gente que me quiere hundir, pero no lo van a conseguir. Se quieren meter en mi forma de querer, pero desde aquí les digo que se preocupen de la suya, que de la mía me encargo yo”, reconoció, a pesar de que no acostumbra a decir nada en sus conciertos.

Pero no sólo Edurne se ha pronunciado desde que se descubriera la implicación del portero en el ‘Caso Torbe’. Iñigo Errejón, secretario público y número dos de Unidos Podemos, en una entrevista con EL ESPAÑOL, le pidió responsabilidades al portero: “Debería explicar asuntos que creo que como ciudadanos y como españoles nos resultan turbios. Si no da buenas explicaciones, no es una figura que yo creo que sea ejemplar o ejemplarizante. Los futbolistas, para bien o para mal, ya son figuras que van más allá de un deportista. Son figuras en las que la gente se mira. Si son ciertas algunas cuestiones, no son ejemplos a imitar”.

Pero no sólo Iñigo Errejón ha mostrado su malestar. Pedro Sánchez, secretario general del PSOE, también catalogó de “incómoda” la titularidad del portero del Manchester y sentenció: “Hay personas a las que se les exige una ejemplaridad absoluta”. Y Pablo Iglesias, secretario general de Unidos Podemos, apoyó su tesis: “Sí comparto con Pedro una cierta incomodidad que está viviendo el conjunto de nuestra sociedad”, señaló en la Cadena SER.