Liverpool FC

¿Balotelli, condenado a jugar en la cuarta división italiana?

El presidente del Sarnese le envía una carta abierta pidiéndole que se una a su proyecto. El delantero italiano, que ha sido descartado por Jurgen Klopp en el Liverpool, medita regresar al calcio, pero no tiene más ofertas.

Balotelli sonríe en un entrenamiento con el Liverpool.

Balotelli sonríe en un entrenamiento con el Liverpool.

  1. Liverpool FC
  2. AC Milan
  3. Italia

Con Mario Balotelli todo es posible. Cuando salta a la cancha, su potencia y olfato goleador le podrían haber situado en la élite del fútbol. Fuera del campo, la magia se torna surrealismo y, en las últimas temporadas, protagoniza más escándalos y situaciones hilarantes que momentos de gloria. El último, su posible fichaje por el Sarnese... De la cuarta división italiana.

En una carta abierta enviada al jugador, el presidente del modesto club le pide al delantero internacional que se una al proyecto "para recuperar los valores del fútbol" en un club que recibido el premio al juego limpio en su categoría. Y lo dice absolutamente convencido de que Balotelli aceptará la oferta.

Si por algo se caracteriza Super Mario es por tener más oportunidades que el resto de los mortales en el terreno profesional. Habiendo salido por la puerta de atrás de todos los equipos en los que ha militado, el delantero siempre encuentra un nuevo equipo de primer nivel interesado en sus servicios.

Primero fue el Manchester City, que se hizo con él tras su sonada marcha del Inter a raíz de sus múltiples discusiones con Mourinho. En Inglaterra, su fama de chico malo alcanzó límites insospechados: ausencias en los entrenamientos, fiestas, peleas... Hasta que el AC Milan decidió repescarlo en 2013 por unos 20 millones de euros.

Aquella temporada y la siguiente fueron discretas para Balotelli, que terminó siendo traspasado al Liverpool hace dos veranos. Con los reds anotó cuatro goles en su primer año en todas las competiciones y Brendan Rodgers terminó prescindiendo de él en 2015. Entonces, de nuevo, el AC Milan acudió al rescate para llevárselo cedido durante un año, que terminó de facto a los tres meses en el club, cuando Mihajlovic anunció que no contaría más con él debido a su indisciplina.

Con la llegada al club de Jurgen Klopp, el italiano no mejoró su situación en Anfield. Es más, quedó sentenciado antes incluso de volver de su cesión en el Milan. El problema es que Balotelli tiene contrato hasta 2017 y percibe cinco millones de euros anuales en Liverpool. Una cifra que supone un escollo para muchos clubes de primer y segundo nivel en Europa, que no confían en que Super Mario cambie de actitud. Por eso, a día de hoy, el Sarnene es la única oferta que tiene sobre la mesa.