Liga BBVA

Cinco lecciones que puede aprender el Cholo del Clásico

El partido del Madrid le sirve al Atlético para fijarse en cómo ganar en el Camp Nou. Entre las enseñanzas: el Barça sufre por las bandas y tener la posesión no equivale a una victoria.

Zinedine Zidane y el Cholo Simeone en el derbi.

Zinedine Zidane y el Cholo Simeone en el derbi. Getty Images

  1. Liga BBVA
  2. Atlético de Madrid
  3. El Clásico
  4. Diego Pablo Simeone
  5. Real Madrid
  6. FC Barcelona
  7. Competiciones

El Calderón no quiso irse a casa. Terminó el partido -o, mejor dicho, la exhibición- ante el Betis (5-1) y se quedó en la grada un rato más, aplaudiendo y esperando a los suyos para despedirlos. ¿La razón? El partido contra el Barça comenzó en ese mismo momento, justo antes del Clásico, y continuó justo después, mientras los dos grandes de nuestro fútbol se batían en duelo en la Ciudad Condal. Y, precisamente, de ese encuentro tomaría nota el Cholo para preparar su choque de Champions del próximo martes en el Camp Nou. Porque lo cierto es que el Madrid supo cómo hacerle daño a los culés. Y, en cinco sentidos, de eso puede aprender Simeone.

GANAR LO POSESIÓN NO VALE PARA NADA

Lo normal, sobre todo en el Barcelona, es pensar que tener la pelota equivale a conseguir los tres puntos. O la victoria. O lo que quieran. Sin embargo, no siempre es así. La certeza quedó patente durante la época de Guardiola y lo ha vuelto a hacer ahora con Luis Enrique. Así lo dejan entrever las estadísticas. En el Clásico, el Barcelona ganó la posesión de la pelota (68'3% frente al 31'7%), pero no se llevó el gato al agua. ¿Por qué? Pues porque de ese porcentaje total, la mayoría fue improductivo; es decir, los culés mantuvieron el cuero, pero siempre en el centro del campo (62'8%). Incluso, de esta forma, igualaron a los azulgrana en remates a puerta (14 para cada uno).

¿Qué puede aprender el Atlético de todo esto? En primera instancia, que si mantiene al Barcelona alejado de su área, da un poco igual que éstos tengan la posesión. Y además eso le conviene al Atlético de Madrid, que acostumbra a mandar en su campo. Y no siempre. ¿La prueba? Contra el Betis, los rojiblancos tuvieron menos tiempo el cuero (49'7%) y sin embargo se hicieron con una contundente victoria (5-1).

EL BARÇA SUFRE POR LAS BANDAS

Está corroborado -y además cuadra con el punto anterior- que el Madrid consiguió la victoria a la contra. Y lo hizo jugando por las bandas, principalmente, aprovechando a Bale y a Ronaldo (el 67'4% del total del juego del conjunto blanco vino por los costados). Y, precisamente, por ahí es por donde más daño hace el Atlético de Madrid. Contra el Betis, el 76% de las acciones del conjunto rojiblanco llegaron por los costados. Y, por otra parte, esa es la mejor noticia posible para el Cholo, que podría recuperar a Carrasco para el partido en el Camp Nou. Precisamente, el jugador que más daño le hizo al Barcelona en el partido de Liga de la segunda vuelta.

SIN DOS BUENOS CENTRALES TAMBIÉN SE PUEDE

Uno de los grandes interrogantes del Atlético es si llegarán sus centrales: Godín y Savic. Y en caso de que lo hagan, no se sabe en qué estado de forma lo harán. Sobre todo el uruguayo, que apunta a la titularidad. Pero, con independencia de lo que decida el Cholo Simeone al final, la realidad es que quizá no sea tan importante este aspecto. ¿Por qué? En este caso, porque ni Pepe ni Ramos -expulsado a cinco minutos del final en el Clásico- hicieron su mejor partido en el Camp Nou, y aun así el Real Madrid consiguió la victoria. Eso le da margen al Cholo para apostar por Lucas o Nacho, que ya hicieron un buen encuentro contra el Betis en la manita en el Calderón (5-1).

EL BARÇA NO ESTÁ BIEN FÍSICAMENTE

“Estamos bien, llegamos a este tramo de la temporada mejor todavía que en la anterior”. Esto es lo que ha sostenido Luis Enrique durante este tramo de la campaña. Sin embargo, no es así. O, al menos, no del todo. El Barcelona llega al partido contra el Atlético de Madrid tras empatar contra el Villarreal (2-2), en un partido en el que comenzó por delante y acabó recibiendo dos goles al final. Y lo mismo le ocurrió en el Clásico, donde se puso por delante con el tanto de Piqué y flojeó en el tramo final. Y además Luis Enrique tan solo hizo un cambio (Arda Turan) de los tres posibles. Mientras, el Atlético afronta el partido como un tiro. Incluso, con Griezmann jugando los 90 minutos contra el Betis.

JUGAR ATRÁS ES UNA OPCIÓN

Con los datos en la mano, no parece un atrevimiento jugar a la contra. Así lo hizo el Real Madrid y probablemente lo haga el Atlético. Al fin y al cabo, hace dos temporadas, el conjunto de Cholo ya eliminó al Barcelona en Champions League en cuartos de final. Y el estilo entonces fue el mismo. Pero, por otra parte, Luis Enrique le ha ganado la partida a Simeone en los dos últimos cursos. Por tanto, con esas recetas en la mano y tras innovar contra el Betis (el Atlético jugó con un 4-3-1-2), el técnico rojiblanco ya tiene las recetas. Ahora sólo queda aplicarlas, quizás lo más complicado de todo esto.