MADRID

Vivir en la plaza David Bowie

Una iniciativa popular propone darle el nombre del artista a una plaza de Madrid incluida en la lista de las que Carmena variará por homenajear a una figura afín al franquismo.

El cantante, durante una de sus actuaciones.

El cantante, durante una de sus actuaciones.

No hace ni un mes que el ayuntamiento de Madrid amenazó con una conmoción en su callejero, del que pretendía eliminar todas aquellas calles o plazas con nombres de personajes afines al franquismo. La medida, que tendrá que ponerse en marcha durante los próximos meses, ha generando todo tipo de reacciones pero, la que puede que no esperara el gobierno de Manuela Carmena, es la anticipada lluvia de ideas para renombrar esos lugares. El primero afecta a la plaza del poeta Juan Pujol en Malasaña, que por mor de una iniciativa en la web Change.org podría, por qué no, pasar en el futuro a denominarse David Bowie, en homenaje al cantante y actor recientemente fallecido.

La iniciativa se creó el mismo día de la muerte del artista para ensalzar su obra. El legado "desde finales de los 60 hasta el día de hoy, con sus canciones, interpretaciones y creación de personajes y estilos, ha influido y cambiado no sólo diferentes áreas artísticas sino que también ha sido un símbolo de libertad, un espejo para los diferentes", en la opinión no solo del fundador de la propuesta sino de sus más de 1.200 firmantes.

La elección de la plaza en el popular barrio madrileño tampoco es casual y casaría con la idea del consistorio, que ya tenía el lugar en el punto de mira por estar dedicada a un poeta franquista. Javier Tendero, creador de la iniciativa, destaca además el carácter "artístico y con tanta tradición musicial" del barrio para rendir homenaje a una figura sin la que "cosas como la Movida Madrileña o la modernidad tan característica de Madrid serían impensables: sencillamente no habrían existido".

Héroe nacional o artista

Pero Madrid no sería la única ciudad en la que el éxito de estas iniciativas pudiera modificar su geografía urbana. En Austin (Texas), que según la página de su iniciativa es la "Capital mundial de la música en directo", se dio un caso peculiar. Allí ya existía una 'Bowie Street'... pero en favor de un héroe popular nacido en el siglo XVIII que respondía al nombre de James y cuyo papel en el episodio de El Álamo resultó trascendental para el devenir del aún embrionario estado de Texas.

Placa retocada en la ciudad de Austin.

Placa retocada en la ciudad de Austin.

Tal debía ser su popularidad que en la ciudad nunca se pensó en que un tocayo compitiera por el pueblo y quizá por eso se colocó únicamente su apellido en la placa. Así, tras la muerte del Bowie cantante hubo quien añadió el 'David' al rótulo, dándole un giro a los acontecimientos y, de paso, a la historia. Las autoridades respondieron anunciando su inminente retirada cuando se rebajara la efusividad de los fans por la pérdida. Así pues la iniciativa allí no es tanto para renombrar como para matizar. De no tener éxito, el día 19 la 'Bowie Street' volverá a ser únicamente un guiño a un aventurero patriota... o no: 2.600 personas tararearán algo al pasear por ella.

En Berlín las cosas parecen más claras y los números así lo certifican: más de 8.500 están a favor de otorgarle al artista británico una calle o avenida porque, según se lee en la petición, Bowie vivió en la capital alemana varios años "dándole mucho a Berlín pero no recibiendo su calle".

Influencia espacial

Salgan o no adelante las iniciativas anteriores, al menos no se puede dudar de ser terrenales. Sin embargo, las hay también que afectan (o lo pretenden, al menos) al firmamento. Éxitos del artista como 'Starman' o 'Space Oddity' ya anticipaban que de un modo u otro su influencia alcanzaría el cotas espaciales. Es, precisamente en esa línea en torno a la cual han surgido dos de los homenajes más especiales. El primero, el de renombrar el planeta Marte con su nombre. "Él nos dio mucho. Darle un trocito de galaxia como respuesta es sólo una lágrima en el universo", se lee en la misiva dirigida a la Unión Astronómica Internacional en la que ya han dejado su beneplácito más de 3.500 firmantes.

Esta institución también recibirá otra solicitud aún más mayoritaria. Más de 7.500 personas piden para el icono del pop no solo un planeta, ¡sino una estrella! "Aunque el sistema oficial de denominación estelar no permite esto", escribió la autora, "sería un tributo mucho más ajustado" hacia el cantante.

Pueden parecer homenajes poco realistas o directamente imposibles pero sirven al menos, pocos días después de su muerte, para mantener su llama encendida. Pae lo que pase con la geografía, lo cierto es que a los fans les quedará su música y quién sabe si, por soñar, realmente es posible que "Dios o quien corresponda" le diga "No" a su muerte.