Carrera científica

De descubrir el bosón de Higgs a luchar contra los embarazos no deseados

La física Elina Berglund cambió la investigación en el CERN por una aplicación sobre fertilidad. 

Los embarazos no siempre son deseados.

Los embarazos no siempre son deseados. Pinterest

  1. Embarazo
  2. Fertilidad
  3. Física
  4. Bosón de Higgs

Es doctora en Física de partículas y, hasta 2012, trabajaba en uno de los mejores lugares para alguien que se dedica a esta área: la Organización Europea para la Investigación Nuclear (CERN). En este centro contribuyó al descubrimiento del bosón de Higgs, el hallazgo que revolucionó el campo y que se manifestó por primera vez el 4 de julio de ese mismo año.

Elina Berglund, sueca de 32 años, sintió entonces que había alcanzado el máximo logro al que podía aspirar en su especialización, según contó recientemente a la revista Wired. "Es imposible superar esto", se dijo así que, "¿por qué no dedicarme a algo completamente diferente?". 

Así, la física que descubrió la partícula de dios se puso a investigar en algo mucho más accesible al común de los mortales, la fertilidad. Partió de un deseo personal, que relata a la revista estadounidense: "Quería darle un descanso de la píldora a mi cuerpo, pero no podría encontrar buenas maneras para lograr el control natural de la fertilidad, así que desarrollé un algoritmo por mí misma". 

Fruto de ese cálculo nació la aplicación Natural Cycles, que ayudar a evitar los embarazos no deseados a través del control de los días fértiles. Se trata de un método que, tradicionalmente, no ha tenido mucho éxito, pero Berglund cree que su aproximación es distinta, porque usa los métodos estadísticos avanzados que aprendió en el CERN. 

Datos científicos

Como buena científica, prefiere apoyarse en datos que en opiniones. Así, en la sección "Ciencia" de la web de su aplicación, se pueden ver los dos ensayos clínicos que se han llevado a cabo para demostrar la eficacia de la app

El primero se publicó en The European Journal of Contraception & Reproductive Health Care y probó la herramienta en 317 mujeres; el segundo, en la misma revista, la probó en más de 4.000. En ambos casos, resultó un buen predictor de los días fértiles, aunque la física reconoce que hay "métodos más eficaces". 

El problema, reconoce, no está en el fallo de sus datos, sino en el "uso típico" de la app, que requiere tomarse la temperatura a diario para detectar el ligero incremento que se produce en los días fértiles.