José María Garzón ha firmado este jueves con la propiedad del Coso de los Califas un contrato de explotación por cinco años. Ya ha levantado otras plazas, apareciendo como outsider cuando el sistema da por muertas las capitales de provincia. Lances de Futuro, su empresa, actúa como una UVI móvil levantando ruinas. La industria taurina especuló con Córdoba sin éxito. La FIT ha sido la última en fracasar, que se ha empeñado en fracasar, en realidad. “Será clave tener la confianza de los aficionados e implicar a toda la sociedad cordobesa. Que sea un proyecto de todos. Tengo un proyecto para darle vida todo el año”.

Noticias relacionadas

¿Por qué ha decidido apostar por Córdoba?

Creo que es una plaza de categoría. Tiene una capacidad y una feria importante. Es de primera, bien situada. Considero que es cercana. Soy de Sevilla y mi oficina está en AVE, como quien dice, a media hora. Me hace ilusión.

¿Cuál es la solución a la decadencia taurina que vive la ciudad?

La solución hay que trabajarla. Trabajándola poco a poco. Con la confianza de todos los aficionados, ojo. Esto tiene que ser un proyecto de todos. De la sociedad cordobesa, que los involucre a todos. Creo que la ciudad tiene capacidad. Hay que hacer un trabajo arduo, que día a día tenga vida taurina. No sólo en feria, son muchas más cosas que la feria. Hace cuatro años ya aposté por esta plaza. Se la quedó la FIT. No pudo ser en esa ocasión.

Consolidar los festejos fuera de la semana de feria es algo que está pendiente desde hace muchos años. Ahora Córdoba atrae mucho turismo. Se podría aprovechar para llevar gente a la plaza.

Córdoba es una ciudad con muchísimo alicientes y hay muchos aficionados, que no me olvido de la afición que hay en Córdoba y la de toreros y figuras que ha dado. Trabajando y haciendo esfuerzos con el personal preparado las cosas salen. Es lo mismo que ha pasado en Granada. El éxito no va a llegar en 48 horas. Lo que digo siempre es que esto debe ser un proyecto de todos. Sólo soy el gerente. Por historia, Córdoba es uno de los puntos estratégicos de la tauromaquia mundial.

¿Ha tenido ya algún contacto con el Ayuntamiento o las peñas taurinas?

Estoy intentando entrar en el tejido social y empresarial de Córdoba. El contrato de la FIT terminaba el 31 de octubre, es que ha sido todo un poco rápido como puedes ver. Ha sido un poco inconsciente. Sinceramente, pido el apoyo de los medios de comunicación porque gracias a vosotros el sector taurino está en la sociedad. Entre todos tenemos que tirar hacia delante. Los medios hacéis una labor muy grande.

Las empresas siempre se han quejado de que no cuentan con el mejor tendido de la plaza, que pertenece a la propiedad. ¿Qué le parece? ¿Es un hándicap?

Sí, conocía esta circunstancia. El tendido 2 es de la propiedad, ¿no? Hay mucho más tendidos. Hombre, es un hándicap pero hay que entender que pertenece a la propiedad, que es suyo. Hay muchas más cosas que hacen funcionar a una plaza, hablar del tendido 2 como culpable de los males de la plaza de toros suena a excusa. No creo que una plaza entera no funcione por un tendido de la propiedad.

La escuela taurina vive en el ostracismo. ¿Tiene previsto colaborar o apoyar su impulso?

Por supuesto, pero no ya como empresario, sino como aficionado. La escuela taurina hay que apoyarla siempre. Quiero colaborar con ellos. Primero, me sentaré a ver si podemos hacer algo, qué necesitan. También te digo que si la escuela taurina no funciona no es problema de la empresa.

Claro. No tiene nada que ver. Sólo digo si tiene intención de colaborar de algún modo a relanzarla.

Por eso. En Málaga se pone mucho dinero a la escuela, 150.000 o 300.000 euros, y no sale ni un banderillero. Por supuesto que haremos cosas y aportaré a su desarrollo, pero no es culpa de la empresa si no funcionan las escuelas taurinas. Lo digo ahora, como ya lo he dicho antes y en los foros de aficionados: Córdoba es responsabilidad de todos. Si se hacen muchas actividades, como tengo previsto, y no va nadie, existe un problema. Córdoba tiene un problema. Ese problema sería de todos, de la tauromaquia, no sólo de la empresa. 

En cuanto se supo que iba a ser el empresario del Coso de los Califas la gente se ilusionó con la posibilidad de anunciar a José Tomás.

La gente lanza las campanas al vuelo. El proyecto de Córdoba es un proyecto a cinco años. Con una estructura definida. No es un proyecto a un torero. Claro, como este año ha ido a Granada... Pensará la gente que está en Córdoba ya contratado. Vaya, pues ojalá. José Tomás torea muy poco, en los últimos tres o cuatro años creo que ha toreado dos corridas de toros. Ojalá pueda contratarlo en Córdoba. Pero es un proyecto a cinco años. No te puedo decir nada ahora. No tendría sentido empresarial apostarlo todo a un torero. Además, no hay ningún acercamiento. Absolutamente nada. 

¿Cuál es el plan?

Voy a hacer cosas sueltas y apostar por el abonado. Mi referente es la empresa anterior. ¿Cuántos abonados hay? ¿Unos mil, no? Córdoba no estará peor de lo que estaba Cáceres o Mérida, ciudades en las que hemos subido un 20% o un 30% el abono. Hay que cuidar al abonado. Y si está peor sólo queda trabajar más.

Es una plaza apetecible para el aficionado porque está bien comunicada.

Claro. Está cerca de Granada, Jaén, Sevilla, Málaga. Tengo plena confianza en mi proyecto. Sólo pido confianza y apoyo, que me den de margen una legislatura al menos. Me voy a sentar con todos, es un proyecto de todos. Mirar para atrás no sirve para nada. Empieza la nueva etapa.