José González Palmeiro nació en 1957 en el concello orensano de Paderne de Allariz. Era un hombre conocedor del campo gallego, ya que llevaba toda su vida recorriendo los bosques de Orense. De hecho, tenía una amplia experiencia como cazador. Sin embargo, en la última batida promovida por la Xunta de Galicia para controlar la población de los jabalíes, la vida de José, accidentalmente, se truncó. Fue alcanzado por la bala perdida de otro compañero que participaba en la cacería. José fallecía a los 63 años.

Noticias relacionadas

El accidente ha ocurrido en el monte de San Juan del Río (Orense) minutos antes de las 3 de la tarde de este domingo. Antonio García, presidente provincial de la Federación de Caza Galega, explica a EL ESPAÑOL que mientras José esperaba en su puesto el cruce de algún jabalí, un compañero disparó a una pieza que merodeaba por el lugar. No obstante, el jabalí no fue alcanzado y la bala perdida rebotó en una roca cercana a José. Le atravesó el abdomen, terminando con su vida casi en el acto.

Pese a esto, otro cazador alertó de lo sucedido al 112, la Guardia Civil, efectivos del GES del municipio de Castro Caldelas y Protección Civil, quienes se desplazaron al lugar. Cuando el helicóptero medicalizado de Urxencias Sanitarias de Galicia llegó al Alto de Moa -lugar concreto donde fue alcanzado José-, la víctima del balazo se encontraba sin vida. 

Casa consistorial de Juan del Río, lugar donde ha fallecido José.

Fue cuando la Guardia Civil procedió a acordonar el lugar para iniciar las pertinentes investigaciones para esclarecer la muerte de José. Agentes de la Policía Judicial, en consecuencia, se trasladaron al lugar y recabaron los testimonios de los cazadores, incluido el del autor del disparo, un cazador de la localidad de San Xoán del Río según ha informado el diario La Región. Este cazador es "otra víctima del accidente y él y su familia están destrozados", ha valorado a este periódico Antonio García, de la Federación de Caza en Orense. El cuerpo de José fue trasladado a las 7 al Complejo Hospitalario Universitario de Orense para realizarle la autopsia.

José, el empresario

Pero José, que deja viuda a su mujer y huérfana a su hija, tenía otra ocupación aparte de la caza. Según ha podido saber este periódico, el experimentado cazador había trabajado en la empresa Volquetes y Carrocerías de Galicia. Después, en 2005, constituyó una empresa propia del mismo sector. Su nombre: Carrocerías y Basculantes Palmeiro S. L., cuya labor principal era la fabricación de carrocerías para vehículos con motor, remolques y semirremolques. Esta empresa claudicó en 2014, año en el que José decidió prejubilarse. 

Tras ello, José, vecino de Siabal -en el concello de Paderne de Allariz- ha participado en las batidas organizadas por la Xunta de Galicia para control cinegético de las especies salvajes. Pero la mala fortuna se encontró este domingo con él. 

Este suceso de fatal desenlace se ha producido en uno de los muchos montes de la provincia de Ourense en los que se organizan batidas contra el jabalí. En este sentido, la asociación animalista Libera no ha tardado en reaccionar lamentando el fallecimiento a través de un comunicado, en el que señala a la Xunta de Galicia por "mantener una normativa cinegética que posibilita la participación de menores de cualquier edad en cacerías como acompañantes".