Un joven de Lugo ha sido detenido tras saltarse un control de tráfico. Además, en su huida impactó contra la linterna del agente que le daba el alto, lo que le provocó la rotura del parabrisas delantero. Afortunadamente, el guardia resultó ileso ya que logró retirarse a tiempo de la calzada y, así, pudo evitar su atropello. Tras huir, la Policía Local y la Guardia Civil desplegaron un amplio dispositivo para dar con su paradero. Localizaron su turismo -un BMW de color azul- media hora más tarde.

Noticias relacionadas

Los agentes -que ya tenían identificado al conductor porque lograron anotar la matrícula del coche- entraron, primero, en un establecimiento de ambiente latino en la zona de la Rúa Tui. Pero no hallaron al joven. Finalmente, fue encontrado en el interior del pub El Amanecer, donde estaba tomando una consumición en la barra. El joven dio positivo en alcohol y drogas y fue arrestado como presunto autor de un delito contra los agentes de la autoridad y otro de conducción temeraria. Además, su BMW fue trasladado por la grúa hasta el depósito municipal. 

Como informa El Progreso, el detenido reside en Lugo y cuenta con antecedentes por varios delitos contra la seguridad vial y otros de diversa índole. El pasado 9 de diciembre, un hombre -que conducía en dirección contraria- impactó contra un conductor en la A-5. Este murió. El joven, de 23 años, dio positivo en alcohol y drogas. Además, el hombre huía de un control de la Policía que se había instalado en una de las entradas a Móstoles. El joven se encuentra en prisión y está acusado de un homicidio doloso y dos contra la seguridad de tráfico. El chico fue trasladado hasta el Hospital Puerta de Hierro con un pronóstico leve, fue dado de alta, detenido y puesto a disposición judicial. 

El joven se llevó por delante la vida de Javi, un chico de Casarrubios del Campo (Toledo) que llevó a su novia a trabajar. Ambos tenían una hija de poco más de dos años llamada Rocío. El kamikaze impactó contra el vehículo de Javi. Quedó hecho pedazos. Ha dado positivo en alcohol y drogas; cuadruplicaba la tasa permitida. Javi murió en el acto. "Mi primo quedó hecho polvo por dentro", explica Francisco Martín, familiar del fallecido, sin poder contener la rabia que le provoca "este asesinato".