En la Facultad de Medicina de la Universidad Complutense de Madrid, el sistema de evaluación que se ha planteado a razón del COVID-19 ha desencadenado toda una ola de indignación entre el alumnado. Lejos de adaptarse a la situación actual como han hecho otras facultades españolas, estableciendo exámenes online bajo videovigilancia monitorizada. Esta universidad madrileña se ha negado a hacer una evaluación online porque, según esgrime, no garantiza "los mínimos de calidad".

Noticias relacionadas

Así, pretende establecer pruebas presenciales en la segunda mitad de junio, o bien trasladarlas a julio y septiembre. Sin tener, no obstante, la garantía de si el Gobierno o la evolución del virus permitirá que finalmente se puedan celebrar dichos exámenes en verano, a pesar de que se tomen todas las medidas de distanciamiento social exigidas. 

Esta decisión no solo genera una gran desigualdad entre universidades y alumnos, sino que también deja en clara desventaja a cientos de estudiantes que están en sexto curso y deben prepararse el examen de Médico Interno Residente (MIR) como Raúl Gómez —nombre ficticio—, y que al ver retrasadas sus evaluaciones finales en la Complutense, "tendrán mucho menos tiempo de prepararse la prueba", denuncia este estudiante, en una entrevista con EL ESPAÑOL.

Una situación que ha llevado a que decenas de alumnos de esta universidad hayan firmado y enviado una queja formal ante la Facultad de Medicina para exigir que se replantee el sistema. "No se ha tenido en cuenta al alumno en ningún momento", insiste Gómez. 

Las diferencias en el método de evaluación se dan incluso hasta en centros de la misma comunidad autónoma y en distintas facultades de una misma universidad. En Madrid, por ejemplo, la Universidad Autónoma y la Rey Juan Carlos examinarán a sus alumnos de Medicina de manera online. Este último centro incluso ha establecido un servicio de préstamo de ordenadores para los estudiantes. Frente a esto, en la Complutense los exámenes se realizarán de manera presencial, mientras que al mismo tiempo en otras facultades de esta universidad, según denuncia Gómez, también se están haciendo pruebas online. ¿Por qué no hay un criterio común en una misma universidad? ¿O en todas?

Caos

Algunos médicos a punto de realizar el examen MIR en una aula de la UCM. EFE

"A grandes rasgos, lo que estamos viviendo es un gran caos. No entendemos que una universidad con prestigio, como es la Complutense, no esté sabiendo afrontar estas situaciones. Lo que ha demostrado hasta el momento es que no se está adaptando bien, están improvisando un poco", critica este alumno. 

A Raúl, al igual que a decenas de estudiantes en su situación, le preocupan varios asuntos. En primer lugar que los exámenes de recuperación, en Mayo, y que el ECOE, un examen práctico clínico para aprobar la carrera y que se suele realizar en abril, se hayan retrasado a verano, únicamente por la negativa del centro de realizar los exámenes online. Según explica Raúl, para obtener la nota del ECOE, que se realiza durante los tres últimos años del grado, lo que están haciendo otras universidades es incluso hacer una media de los exámenes realizados en los dos años anteriores.  

Estos retrasos suponen además que los alumnos que volviesen a sus casas, bien porque no podían seguir pagando el alquiler en Madrid, o bien porque solo les quedaba por hacer un examen, tengan que "volver a la capital y con ello al principal foco del coronavirus", señala este estudiante. Y todo sin saber si el estudiante podrá viajar o incluso si el Gobierno permitirá hacer los exámenes presenciales. 

"Muchas universidades públicas se han adaptado, pero aquí están poniendo en tela de juicio los exámenes online porque no hay una forma segura de hacerlo. No lo llego a entender, en muchas universidades, como la Universidad Francisco de Vitoria, aunque es privada y tiene más recursos, cuando hacen el examen una cámara graba el teclado y la habitación. Medios hay, pero no sé por qué no los llevan a cabo", denuncia. 

ECOE

Un sanitario practicando un masaje cardíaco con un muñeco. Gtres.

Para que se hagan una idea, a este estudiante solo le faltaba por superar el ECOE. Si la universidad hubiese dado opción de realizarlo desde casa, este alumno podría haber hecho la prueba este mes y ya haberse dedicado desde entonces a preparar el MIR. En cambio, lo que ha hecho la Complutense ha sido eliminar el carácter práctico del examen, convirtiéndolo en tipo test y ha retrasado la convocatoria hasta verano para hacerlo de manera presencial. "En mayo tendría que tener la carrera acabada, ahora te tienes que desplazar para el ECOE y hacerlo en julio, septiembre... no sé cómo lo van a hacer, pero imagínate que no se puede ir a la universidad, es absurdo. Y lo que más me molesta es que lo hagan en la segunda vuelta del MIR", declara este estudiante de Medicina. 

Algunos profesores de la Facultad de Medicina, según cuenta Raúl, han intentado hacer algunos exámenes de manera oral por videoconferencia, pero tampoco se les ha permitido. "Entiendo que es una universidad prestigiosa y no quieren perder calidad en la enseñanza, pero para nosotros es un año muy importante, podría estar ya estudiando el MIR y haber hecho el ECOE online, como muchas otras universidades". 

A la problemática de los exámenes y los posibles desplazamientos, se ha sumado también el del Trabajo Fin de Grado (TFG). En cada centro, ha habido un criterio distinto a la hora de presentarlo. Mientras en unas universidades solo se envía el trabajo, sin exposición oral, en otras se envía una grabación con la defensa dentro de un power point, y los estudiantes de la Complutense, frente a lo anterior, deben exponerlo de manera telemática. "No me parece mal que sea telemático, pero es un caos. Cada semana es un correo con información nueva, no tienen nada claro qué hacer", concluye. 

Posición del Gobierno

El ministro de Universidades, Manuel Castells preside la Conferencia general política universitaria. Efe

Respecto al sistema de evaluación, el ministro de Universidades, Manuel Castells, señaló el pasado jueves que, de hacerse, los exámenes presenciales debían realizarse con distanciamiento social y evitando densidad en las aulas. No obstante, el titular aconsejó que todas las evaluaciones se planificasen ya de manera telemática para evitar "improvisar en el último minuto exámenes online". 

Así mismo, Castells animó a los profesores universitarios a consultar a los estudiantes la fórmula para las evaluaciones este curso. "Los estudiantes necesitan información y también ser oídos ante las circunstancias excepcionales en las que siguen el curso académico desde el decreto de confinamiento", señaló.  

Información sobre el coronavirus: