Cada vez son más las personas que deciden sustituir el tabaco por el vapeo. De hecho, hay estimaciones que calculan que en el año 2021, 55 millones de personas pasarán a consumir cigarrillos electrónicos. Y es que los riesgos y las consecuencias del consumo de tabaco no son algo desconocido a día de hoy. Cerca de 8 millones de personas mueren al año por culpa del tabaquismo según la Organización Mundial de la Salud. Sin embargo, hay alternativas para dejar este vicio. Y una de ellas es pasarse al vapeo

Noticias relacionadas

Dejar de fumar no es imposible. Aunque en ocasiones, sobre todo para aquellas personas que llevan muchos años ligadas al tabaco, puede ser una tarea realmente dificultosa. Parches, chicles, comprimidos… Sin embargo, en Inglaterra lo que está ayudando a los fumadores a abandonar ese vicio es el cigarrillo electrónico. De hecho, el 51,5% de los usuarios de cigarrillos electrónicos lo utilizan para dejar de fumar según un informe publicado por el National Health Services/ Public Health England UK.

Hay tres farmacoterapias principales prescritas para el tratamiento del tabaquismo dependiente en Inglaterra: Reemplazo de la Nicotina Terapia (NRT), Bupropion (Zyban) y Vareniclina (Champix), pero estos productos cada vez tienen menos éxito. Durante el año 2019-2020, se dispensaron 379 mil artículos para dejar de fumar. Lo que se traduce en una cuarta parte del total que se dispensaba hace 10 años —1,56 millones—.  

Los cigarrillos electrónicos ayudan a dejar de fumar. E.E

Actualmente, en Inglaterra, el 14,4% de los adultos son fumadores, frente al 19,8% del año 2011. A la par que disminuye la dispensa de artículos para dejar de fumar, aumentan los usuarios de cigarrillos electrónicos. Por lo tanto, según el estudio realizado por el National Health Services/ Public Health England UK, a medida que las ventas de los productos tradicionales para dejar de fumar se han ido reduciendo y ha aumentado el uso del vapeo, ha caído el número de fumadores

Cigarrillos electrónicos

Desde el año 2014, la tendencia del consumo de cigarrillos electrónicos ha aumentado. Un 6,3% de los adultos de Reino Unido son usuarios de vapeadores y los usuarios más comunes tienen entre 35 y 49 años. Entre las razones más comunes para justificar el uso del e-cigarrillo está, además del 51,5% de aquellos que quieren dejar de fumar, el siguiente motivo más común fue "otros" (21,5%), que incluía "porque lo disfruto" y "porque es algo que hago con mis amigos".

Las autoridades británicas, en vista de que este producto está ayudando a disminuir el consumo de tabaco, abogan cada vez más por el vapeo como método para deshabituarse del tabaco. De hecho, según los datos científicos que publicó el profesor británico John Newton, el riego de vapear es de un 95% menor que el de fumar. 

Como el tabaco también está presente entre los jóvenes, el informe de National Health Services, también aporta datos sobre el uso de cigarrillos electrónicos entre este grupo poblacional. Una cuarta parte de los alumnos informó de que en alguna ocasión había hecho uso de los e-cigarrillos. Aunque la prevalencia actual y regular de los cigarrillos electrónicos sigue siendo baja, han aumentado del 4% al 6%, y del 1% al 2% respectivamente desde 2014