Cuando usted lea este ‘experimento’, puede que estemos en el día 18, 19 o 20 de confinamiento. Puede, incluso, que llevemos un mes –o dos– metidos en casa. O quizás ya hayamos salido y el coronavirus sea tan solo una mala pesadilla. Ojalá y descubra esta receta de tortilla sin huevos en una terraza, con un botellín en la mano –o agua, si lo prefiere– y rodeado de amigos y familiares. Ojalá y se ría de mí. Eso, créanme, me haría muy feliz. Pero el momento en el que se escribe este artículo es muy distinto al imaginado: España suma ya dos semanas de encierro y anda a vueltas con los test ‘fake’ comprados por el Gobierno, la escalada de la curva hacia un punto todavía por determinar y la escasez generalizada de mascarillas. Vivimos, en fin, qué les voy a contar, una situación terrible.

Noticias relacionadas

Ocurre, sin embargo, que en mitad del caos, a veces, a uno le da por ‘innovar’. La necesidad, dicen, agudiza el ingenio. Y, en efecto, así es –aunque, la verdad, uno preferiría enterrar la frase (por manida) y también cualquier necesidad. Pero, ya puestos, hay que asumirlo y, por qué no, aprender algo. Como, por ejemplo, hacer una tortilla de patatas… ¡Sin huevos! Repito: ¡Sin huevos! Uno, que no cree en las hamburguesas veganas con sabor a carne ni en los Donuts light, jamás habría imaginado que fuera posible cocinarla. Sin embargo, la receta existe. Y, además, está realmente buena. ¿Cómo es posible? Lean.

Génesis de la idea

Día 10, 11 o 12 de confinamiento –no lo recuerdo, la verdad. En mi casa, hemos aplaudido, apagado los ordenadores y terminado de trabajar. Toca hacer la cena. ¿El qué? Una tortilla, por ejemplo. ¿Había huevos, no? Sí, claro. O eso creía… Pero llevamos casi dos semanas sin ir al supermercado y, claro, no tenemos. En la nevera está la caja, pero vacía. Es decir, hay que cambiar de plan. O no. Quizás se puede hacer sin ellos. Mi pareja –al César lo que es del César–, lo ha escuchado, o lo ha leído, o quizás lo ha soñado. El caso es que encuentra una receta. ¿La hacemos? Claro que sí.

Ingredientes que necesitamos para hacer la tortilla sin huevos.

En la cocina, en realidad, tenemos todo lo necesario: aceite de oliva, una patata, una cebolla, harina, queso cremoso, agua, sal y leche. A partir de ahí, sólo hay que seguir las instrucciones –aunque, obviamente, con cierto miedo. ¿Y si nos sale mal, qué hacemos? Ya se verá. ¿Queda alguna pizza, no? Pues eso. Ya sea por divertimento o como desafío, nos arriesgamos. Y, créanme, no es complicado. Cualquiera, en su casa, puede hacer una tortilla sin huevos.

Receta

Los primeros pasos los mencionamos por deferencia, pero cualquier ‘cocinillas’ los conoce. Para hacer esta tortilla –y cualquiera, realmente– hay que, obviamente, lavar la patata, cortarla y trocearla en tiras finas. Hacer lo propio con la cebolla y mezclar ambas cosas en un plato (como se puede ver en la imagen adjunta a este artículo). Después, se vierte todo a una sartén con aceite –que tiene que estar caliente cuando le añadamos ambas cosas– y se deja que se haga a fuego medio.

Cocinamos las patatas y la cebolla en una sartén con aceite.

Una vez la patata, la cebolla y la mezcla están en la sartén, sólo hay que tratar de que la tortilla no se pegue dándole la vuelta hasta que esté a nuestro gusto. Así de sencillo. ¿El resultado? Mejor de lo esperado. A simple vista, puede parecer una tortilla de patatas. Pero no lo es.

En el plato

El gusto es distinto. De primeras, al probarla, uno trata de adivinar a qué sabe. De segundas, llega a la conclusión de que, obviamente, no es una tortilla de patatas. Es, probablemente, otra cosa –y quizás por eso debería recibir otro nombre. Y, por último, uno llega a la conclusión de que, en caso de no tener huevos, es una buena opción. El invento, en el estómago, recibe un notable. Y eso es lo más importante.

Nosotros, por tanto, repetiremos. Seguimos sin tener huevos y, de momento, no tenemos intención de bajar al supermercado. Ni siquiera a por una barra de pan. Sólo bajaremos si nos falta leche o algo básico. Y ustedes, por favor, hagan lo propio. Inventen, creen, jueguen y diviértanse. Y, ya de paso, sueñen con el día en que… tengan huevos.

Ingredientes: tortilla para dos Cantidad
Patatas Una
Aceite de oliva Una
Harina Tres cucharadas
Queso cremoso Una cucharada
Leche Tres cucharadas
Cebolla Una
Agua Medio vaso

WhatsApp Image 2020-03-27 at 20.38.14