La campaña de vacunación contra la Covid-19 empieza este mismo domingo y desde el Ministerio del Interior quieren asegurarse que el plan que tienen diseñado en colaboración con el Ministerio de Sanidad se lleva a cabo a la perfecció. Quieren asegurarse de que no hay sorpresas. De que no hay engaños. De que no hay nadie aprovechándose de la situación. Por eso, en cuanto han detectado el más mínimo indicio de actuaciones presuntamente ilícitas en torno a la vacuna de Pfizer no han dudado en alertar sobre ello.

Noticias relacionadas

A pocas horas del pistoletazo de salida para inyectar miles de dosis con las que inmunizar a la ciudadanía, la Guardia Civil ha detectado una presunta estafa en la cual distintas personas se ponen en contacto por teléfono con personas mayores transmitiéndoles la posibilidad de administrarles la vacuna a domicilio. 

Las llamadas han sido detectadas sobre todo en las Islas Baleares y en las Islas Canarias. Por el momento, la Benemérita ha remitido un comunicado a los responsables sanitarios y las consejerías de salud de todas las comunidades autónomas. También han comenzado a investigar sobre el tema para comprobar si ya se ha perpetrado a través de este método algún delito de tales características.

"Se ha detectado un posible caso de fraude o estafa en torno a la vacuna del coronavirus. Consiste en que terceras personas se estarían poniendo en contacto con ciudadanos para ofrecerles la posibilidad de vacunación en su domicilio contra la Covid-19, circunstancia no contemplada por las autoridades sanitarias, concurriendo una apariencia delictiva para acceder al domicilio de esas personas con fines delictivos", dice el escrito remitido desde Interior.

Las llamadas se han producido en Baleares, pero no se ha denunciado de momento ningún caso de estafa. Las personas que recibieron esas llamadas se pusieron automáticamente en contacto con las autoridades sanitarias. Fueron estas quienes alertaron a los agentes del Instituto Armado, y estos a su vez a Interior, quien ha emitido ese comunicado.

Detección de casos

Por el momento, la Benemérita indaga en torno a este presunto grupo delincuencial cuya intención sería aprovecharse de la actual situación sanitaria del país. El objetivo de estas presuntas organizaciones no sería otro que tratar de estafar a personas mayores que viven solas en sus casas haciéndoles creer que les van a administrar la vacuna contra la Covid-19.

Las primeras pistas que manejan los agentes indican que estos delincuentes, como ya realizaron durante el confinamiento en primavera, intentan acceder a las viviendas de los ancianos diciéndoles que llegan para ponerles la vacuna.

La Benemérita ha detectado casos de este tipo en Sevilla y Baleares. Se está investigando también en un posible caso en las Islas Canarias. La mayoría de los episodios refereidos tienen que ver con personas mayores que viven solas y apenas salen de casa, según a informado a Efe fuentes de la investigación.

La Gerencia de Atención Primaria de las Islas Baleares dice que no están llamando a los ancianos para ir a vacunarlos a su casa, que si alguien recibe una llamada de este tipo tiene que saber que se trata de una información falsa. Recuerdan que son las autoridades sanitarias de cada territorio las únicas que tienen el poder de decisión en torno a cómo se va a distribuir la vacuna.

Con la alerta de estos falsos vacunadores, se pide a las familias de los ancianos que vivan solos que tienen que concienciar a sus mayores, la mayoría indefensos, de que no deben abrir la puerta de su casa a cualquier persona con cualquier excusa. Los agentes policiales alertan para evitar cualquier tipo de situaciones delicadas o sustos.

Otras estafas

A lo largo de los últimos meses han aumentado por doquier pequeñas y grandes organizaciones que trataban de lucrarse de la situación socio sanitaria nacional pero que finalmente resultaron desactivadas y desmanteladas por los agentes de las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad del Estado. Sin ir más lejos, hace tan solo una semana los miembros de la Policía Nacional 

En una operación conjunta con la Policía Municipal de Madrid y la Agencia Tributaria, los agentes desmantelaron uno de los mayores centros de distribución de productos sanitarios e higiénicos ilegales de la Comunidad de Madrid.

En esa operación fueron intervenidos os un total de 2.727.946 unidades de productos sanitarios ilegales. Los agentes detuvieron a 12 personas, 10 de ellas de origen chino, y otras ocho -tambien procedentes del mismo país pero con la nacionalidad española- están siendo investigadas por su supuesta implicación en los hechos.