Los nacidos a partir del año 2000 no recordarán lo que son las pesetas. Sin embargo, seguro que sus familiares más mayores sí que las han utilizado. De hecho, aún guardarán alguna en casa. Esta moneda dejará de tener valor el próximo 31 de diciembre, por lo que la Fundación Pasqual Maragall ha lanzado una campaña para recaudarlas y convertirlas en un proyecto de investigación contra el alzheimer. 

Noticias relacionadas

No acabarán en el olvido. Se calcula que aún quedan monedas por valor de 1.600 millones de euros sin cambiar. La última empresa de la peseta ayudará a las personas con alzheimer. A través del lema 'La última misión de la peseta', la mencionada fundación, junto al grupo MásMóvil, pretende recuperar a los nostálgicos de esta divisa para que participen en esta campaña solidaria.

La forma de hacerlo es la siguiente: las pesetas se depositarán en las huchas de las tiendas Yoigo y de las tiendas MASlife. Lo que se recaude irá destinado a investigación.

Los creadores de esta campaña aseguran que habrá más de 800 puntos de recogida repartidos en las comunidades autónomas del país.

Introducir las pesetas en las huchas colocadas en las distintas tiendas no será la única forma de contribuir. Si no se dispone de estas monedas, siempre se pueden realizar donaciones a través de la web laultimamision.org. Dentro de la misma hay un localizador para saber dónde está la hucha más cercana.

El doctor Arcadi Navarro, director de la Fundación Pasqual Maragall, recuerda que "las pesetas que quedan en los hogares españoles en muchos casos están olvidadas. Por ello, queremos dar una nueva oportunidad y que estos 'olvidos' se conviertan en investigación y contribuyan a hacer posible nuestra misión de vencer al alzheimer".