El diccionario Oxford incorporó hace años la palabra mansplaining, un término informal acuñado por el feminismo para denominar el hábito que tienen muchos hombres de explicar cosas a las mujeres en un tono paternalista y condescendiente, sin tener en cuenta que ellas pueden tener un mayor dominio del tema del que se está hablando. Esa explicación paternalista es más vieja que los botijos, pero las mujeres no llevan muchos años visibilizándola.

Noticias relacionadas

La escritora Rebecca Solnit acuñó el término en su libro Los hombres me explican cosas, Libro del Año en 2017. La obra se considera el pistoletazo de salida al uso del término en todo el mundo. La autora relata el momento en el que un hombre intentó explicarle el contenido de un libro muy interesante que había leído. Casualidades de la vida, lo había escrito ella. Tuvieron que decírselo varias veces para que el hombre cejase en su empeño.

Ahora ha sido el pianista británico James Rhodes quien ha vuelto a poner la palabra de actualidad al plantear una posible traducción a la voz inglesa. Así, el músico afincado en España y hombre feliz por antonomasia de nuestro país, ha propuesto a la RAE que se pueda traducir por "dar explicojones":

La propuesta de Rhodes ha logrado el éxito en Twitter, con más de 6.300 'me gusta' y comentarios como estos:

No obstante, sintiéndolo mucho por nuestro amigo James, la Fundéu ya propuso en 2017 una alternativa al anglicismo: machoexplicación. Explicaban entonces en su web que este neologismo ya tenía cierto uso y "comparte el mismo carácter informal del original inglés, es una alternativa que recoge adecuadamente su significado y que permite además la creación de otras voces de la misma familia léxica, como el sustantivo machoexplicador o el verbo machoexplicar. Otra variante sería machiexplicación".