Cada vez son más las personas que, como denunciaba el bueno de Iker Jiménez estos días, se han pasado al bando de la plandemia. Es decir, que prefieren creerse a toda costa cuanta teoría de la conspiración surge alrededor del coronavirus antes de darle la credibilidad necesaria a los científicos y a las autoridades sanitarias. 

Noticias relacionadas

Uno de los famosos que prefiere seguir soltando sus magufadas es Miguel Bosé. El cantante parece no ser consciente de que le siguen millones de personas y muchas se creerán lo que dice que, básicamente, es una teoría tan delirante como que nos inyectarán junto a la vacuna un microchip con el que Bill Gates podrá conocer todos nuestros movimientos y dominar el mundo.

Ahora, otro de los famosos que se ha apuntado a la moda de difundir bulos de este tipo y cuestionar los mecanismos para luchar contra el virus es el cantante José Manuel Soto. Esta no es tampoco la primera vez que se rebela contra la ciencia para ofrecer su innecesaria visión cuñada sobre las medidas tomadas en la pandemia y nos tememos que no será la última.

"Tener a la gente calladita"

Esta misma semana Soto volvía a la carga con un tuit en el que presagiaba un nuevo confinamiento. Un extremo del que todavía ninguna autoridad ha hablado. Sin embargo, no contento con deslizar la posibilidad basándose en la nada, alimenta todavía más la incertidumbre aprovechando para meter su tradicional cuña política en Twitter.

Así, el cantante defendía que lo de confinarnos, lejos de ser una medida necesaria para contener la propagación del virus, es "una manera de tener a la gente calladita y sumisa". La idea, según él, de "esta panda de golfos que nos gobiernan" es tenernos "encerrados mientras hacen y deshacen lo que les conviene":

Asusta comprobar cómo este tipo de mensajes tiene parte importante de público que los aplaude sin cuestionar ni una coma, pero también reconcilia leer otras respuestas en las que procuran bajar de la nube a Soto:

Y es que, al menos la ciencia, siempre debería de estar por encima de política y partidismos.