José Manuel Soto vuelve a ser noticia por sus palabras y no por sus canciones. El cantante sevillano se ha convertido en todo un polemista en las redes sociales aunque, en esta ocasión, la perla que lo ha puesto en la diana la ha dicho en una entrevista publicada en Vozpópuli que lo ha catapultado a lo más alto de la lista de tendencias de Twitter durante buena parte del lunes. 

Noticias relacionadas

El artículo, que describe a Soto como "uno de los azotes de la izquierda", inaugura con el sevillano la sección A Voz en grito que "pretende trasladar los puntos de vista de la actualidad de personas que tienen por costumbre decir lo que piensan". Lo cierto es que eso es innegable en él y prueba de ellos son las respuestas que le ha dado al periodista Rubén Arranz.

Así, ha comparado sin pudor a Fernando Simón con el Che, destacando que "se ha convertido un icono de la izquierda por su aspecto desaliñado" y comentó cómo había llevado el confinamiento: "Estuve un mes sin salir apenas y luego me lo empecé a saltar, como todo el mundo", admitió sin filtros Soto.

Revuelo en Twitter

El cantante continuó diciendo que "es absurdo estar tanto tiempo encerrado, ha sido muy duro para un sevillano estar encerrado toda la primavera, la época en que nuestra tierra celebra sus grandes fiestas: la Semana Santa, Feria de Sevilla, el Rocío... Además, ha sido una primavera espectacular con muchos días de lluvia y el campo estaba precioso".

Leyendo a Soto cualquiera diría que ser sevillano y tener una finca serían razones justificadas para saltarse las recomendaciones de las autoridades sanitarias que, por cierto, han demostrado ser las únicas efectivas para doblegar la curva de contagios. Pero al cantante eso parece no importarle aunque la reprimenda no tardaría en llegar.

Y es que 20 Minutos se hizo eco de la entrevista destacando en su titular la frase lapidaria de José Manuel Soto: "Al mes empecé a saltarme el confinamiento, como todo el mundo". Las reacciones de miles de tuiteros indignados surgieron en tres, dos, uno...

Antecedentes del despropósito

Las delirantes (e irresponsables) declaraciones de Soto son todavía más confusas si volvemos la vista atrás a aquellos días inciertos de marzo, cuando empezó el confinamiento. Días después de la declaración del estado de alarma el cantante puso el grito en el cielo porque su mujer tenía fiebre y no le hacían la prueba del coronavirus, para anunciar solo unas horas más tarde que ya había mejorado y que podría haber sido fruto del nerviosismo.

No obstante, el 24 de marzo empezaba a dar señales de que lo del confinamiento no iba mucho con él. Publicaba un vídeo en el que se le veía al aire libre, en un lugar sin identificar, dando algunos consejos para pasar la cuarentena, advirtiendo que él sabe acatar órdenes porque hizo la mili, pero quejándose de que las autoridades no dejasen salir a dar paseos, tomar el sol o hacer deporte en solitario. También entonces, como ahora, le llovieron los zascas.

[Más información: El indignante motivo de una joven para rechazar a un chico en Tinder: "Hablar gallego es de pobres"]