La administración de Loterías número 1 de Albuñol (Granada) aún no le pone ante el dueño de un boleto de Euromillones premiado el pasado viernes con 173.000 euros. Se trata de uno de los cuatro acertantes de segunda categoría -el único en España- registrados en el sorteo celebrado hace cuatro días, pero aún no hay rastro del agraciado.

Noticias relacionadas

EL ESPAÑOL se ha puesto en contacto con la administración de Loterías que lo ha expedido y, por el momento, desconocen el paradero de esta persona. "Por aquí, de momento, no ha aparecido nadie", precisan al otro lado del teléfono desde el establecimiento.

No obstante, el boleto podría presentarse en cualquier administración de Loterías y Apuestas del Estado. Para el resto de jugadores aún quedan esperanzas. En el sorteo del pasado viernes no existen boletos acertantes de primera categoría, por lo que con el eurobote generado en el próximo sorteo un único acertante podría ganar hasta 41 millones de euros.

La combinación ganadora de ese sorteo estuvo formada por los números 6, 38, 29, 16 y 18. Las estrellas fueron el 6 y el 11. Además, la recaudación total ha sido de 52.964.861,40 euros.

El plazo para el cobro

Una de las recomendaciones que hacen desde loterías es comprobar los boletos lo antes posible una vez se celebran los sorteos de los juegos de azar. En el caso del Euromillones, no es la primera vez que acertantes de premios millonarios se quedan sin el dinero por no haber reclamado a tiempo. 

Todos los boletos premiados tienen un plazo de caducidad, que viene indicado en el reverso. Los de la Lotería Nacional, por ejemplo, ofrecen un mes como máximo para el cobro y los de Navidad, Primitiva, Bonoloto y Euromilllones tres meses contados desde el día siguiente al del sorteo.

Este plazo se ampliaría en un día más si el último del periodo fuera festivo en la localidad en que se tramite el pago del boleto premiado. Pasado este tiempo se perdería el derecho a recibir el premio y dicho importe quedaría en beneficio del Tesoro Público, al igual que los billetes sobrantes que no se han vendido.