Luis Casal Enrique Recio

"Se nos ofreció y accedimos". Así es como este miércoles las hermanas del rey Felipe VI justificaron haberse vacunado contra la Covid-19 en Emirátos Árabes Unidos, cuando fueron a visitar a su padre, Juan Carlos, durante la primera semana de febrero.

Noticias relacionadas

Lejos de apaciguar las críticas, no obstante, el comunicado que emitió Elena de Borbón y suscribió su hermana tan solo 12 horas después de que saltase la noticia de que ambas se habían inyectado la vacuna china, avivaba el fuego y dividía todavía más a los españoles en torno al debate. ¿Habían sido las infantas buenas hijas por ir a visitar a su padre? O, por el contrario, ¿habían sido egoístas saltándose el protocolo de vacunación en España? 

Para despejar estas incógnitas, EL ESPAÑOL ha hablado con distintos personajes del mundo de la política, la cultura y la sociedad sobre el buen o mal hacer de las hijas de Juan Carlos I. ¿Cómo valoran ellos la actuación de las infantas? ¿Debe la Casa Real admitir el error?

César Rendueles

En Twitter se define como “izquierdita normie”, pero la bio de verdad va bastante más allá. César Rendueles y Menéndez de Llano (Gerona, 1975) es un filósofo, sociólogo y ensayista español experto en política, crítica cultural y epistemología, entre otros. Ha sido director de proyectos culturales en el Círculo de Bellas Artes y actualmente ejerce como profesor en la Universidad Complutense de Madrid.

Atiende a EL ESPAÑOL en una tarde complicada, “solo con los críos”, pero araña un minuto para responder a la pregunta del día. Él, antimonárquico, es claro en su repulsa a las infantas, a las que considera herederas de una cultura de la impunidad presente en toda la Casa Real. No se va por las ramas.

“Creo que lo que a muchos nos ha escandalizado de esto es la sensación de impunidad que transmiten. Como si todas las polémicas sobre la Familia Real que ha habido últimamente no les importaran lo más mínimo. Y, en realidad, es lógico. Porque esa impunidad ha estado completamente normalizada hasta ahora. Durante décadas han hecho lo que les ha dado la gana sin que un sólo medio de comunicación lo cuestionara”, cercena. Y añade.

“Lo que ha cambiado en los últimos años no es la Familia Real, lo que ha cambiado es este país. Que hoy es un poco menos servil y, como mínimo, está dispuesto a pedir cuentas a cargos públicos que nadie ha elegido”, concluye.

Luis Alberto de Cuenca

Doctor en Filología Clásica, poeta, traductor, ensayista, columnista, crítico y editor, harían falta muchas líneas para resumir la carrera de Luis Alberto de Cuenca Prado (Madrid, 1950). Como extracto concentrado, sólo mencionar que ha sido director de la Biblioteca Nacional y Secretario de Estado Cultura de España durante los dos gobiernos de José María Aznar. Ahora, desde 2011, ejerce como académico de la Real Academia de la Historia.

En su caso, el académico no se extiende. En parte porque “el tema no da más de sí”, en parte porque va por la calle y estas cosas mejor en privado. Pero el resumen es que no hay polémica, que no tiene sentido darle vueltas, y que por encima de cualquier debate público debería imperar la libertad individual de las hijas del Emérito. Así de tajante es.

El poeta Luis Alberto de Cuenca matiza que esta imagen homenajea a V de Vendetta, no al 15M. Moeh Atitar.

“La gente tiene derecho a vacunarse donde quiera. No es que hubieran robado la vacuna a los españoles ni nada por el estilo. Han ido a ver a su padre a otro país y han aprovechado para vacunarse. No tiene más vuelta de hoja”, resuelve.

Albert Boadella

Albert Boadella Oncins (Barcelona, 1943) es un actor, dramaturgo español, director hasta 2012 de la compañía de teatro independiente Els Joglars. Fue, además, uno de los autores intelectuales de Ciutadans de Catalunya, plataforma que derivó en el partido político Ciudadanos, y presidente ‘en el exilio’ de Tabarnia, movimiento contrario a la independencia de Cataluña.

A pesar de todo, y de ser un defensor de la Monarquía como pieza fundamental de la Constitución, es también uno de los encuestados que más claro ha sido en su rechazo a las infantas. Le parece mal, sobre todo, la imagen que pueden proyectar sobre la Casa Real y sobre su hermano Felipe, que no habría hecho nada para que le salpicaran con mala prensa.

“Estos actos son consecuencia de la impunidad con la que este país ha vivido desde los inicios de la Monarquía, el dejarles hacer lo que quieran sin que haya consecuencias. Pasa con ellas y pasa con su padre, que dan la sensación de vivir en otro tiempo, como si todo valiese. Me sorprende mucho de Cristina, que sabe perfectamente lo que es vivir en un tiempo con problemas jurídicos y de imagen”, señala. 

El autodenominado "presidente en el exilio" de Tabarnia, Albert Boadella. EFE

—¿Y cómo afecta esto a la imagen de la Monarquía?

“Con actitudes como esta… casi parece que las infantas trabajan para Podemos, que les hacen la campaña, como si fueran su Quinta Columna. Se siguen sintiendo intocables. Yo creo que esto está heredado de la dictadura, y humanamente lo entiendo: cuando puedes hacer lo que quieres es muy difícil mantenerse intachable, es muy difícil no caer en la tentación.

Parece que en la Familia Real no han asumido el contexto de los últimos decenios. No están en la época de Fernando VII. La única suerte que tienen es que el rey Felipe es un hombre intachable, con una magnífica imagen y con aspectos muy positivos. Y menos mal, porque la única tarea de la monarquía es ser ejemplar, dar ejemplo de sensatez y de patriotismo. Ahora mismo, es el único que lo consigue”, zanja.

Manuel Vilas

"Evidentemente, lo que han hecho es indignante y triste, es lo que le faltaba a la monarquía. Ha sido un error grave y no se dan ni cuenta. Han vivido siempre en una burbuja de privilegios. Se creen personas por encima del mal y del bien, pero eso se ha acabado. Y claro, de repente, un buen día se despiertan y tienen a todo el país indignado". 

El escritor Manuel Vilas, finalista del Premio Planeta.

Así de crítico se muestra el escritor y finalista del Premio Planeta Manuel Vilas (Barbastro, 1962), en declaraciones a EL ESPAÑOL, con la actuación de las infantas. Y aún más con el comunicado que ambas han suscrito este jueves, horas después de que saltara la noticia, y en el que han justificado su vacunación. "La explicación es todavía peor, es un desatino. Más les habría valido callar, envolverlo todo en silencio. Así reconocen que lo han hecho mal", sostiene Vilas. 

Entre tanto, lo que también admite el escritor aragonés es que, aunque la vacunación de las hermanas de Felipe VI  es "indignante", es un "balón de oxígeno para el Gobierno". Porque si algo ha quedado claro con este escándalo, dice, es que el ritmo de vacunación en España es lentísimo.

Vilas, no obstante, también deja paso al humor. Ironiza con que más que un privilegio, el hecho de que se hayan puesto la vacuna china (una de las menos valoradas) hace pensar que las infantas vivan "un momento crepuscular" en el que ya solo "les da para la Sinopharm". 

Jaime Peñafiel

José Juan Jaime Peñafiel Núñez, más conocido como Jaime Peñafiel (Granada, 1932) es periodista, pero no uno cualquiera: es uno de los mejores conocedores de monarquías y casas reales de España. Conoce bien a los Borbones, a los que ha acompañado en docenas de viajes, y su opinión es una de las más cotizadas a la hora de tocar los problemas de la Zarzuela. Para bien o para mal.

Jaime Peñafiel el día de la presentación de su último libro, 'Anécdotas de oro'.

En este caso, el veterano analista no entiende la polémica alrededor de las infantas y reconoce que, aunque ha sido “especialmente crítico” con la Familia Real en otras ocasiones, en esta se ve en la obligación de defenderla. En concreto, a dos hijas cuya única pretensión, considera, era estar con su padre.

“Yo no entiendo este escándalo. Es lo más normal del mundo que dos chicas que van a ver a su padre, que además es una persona muy vulnerable, se vacunen. Parece que la gente se ha olvidado de que este país está en medio de una pandemia terrible. Si pueden ir allí, como mucha otra gente, y vacunarse, es un acto de responsabilidad.

Decir que es poco patriótico, que han robado vacunas… es una gilipollez. Las atacan a ellas pero no dicen nada de Sanz Roldán, que fue director del CNI y también se ha vacunado para ir a ver al rey. Pablo Iglesias y Pedro Sánchez deben de estar contentisimos con este movimiento antimonárquico, y mira que yo soy crítico muchas veces, pero es una tontería atacar a estas dos chicas por esto. Que lo repito: están yendo a ver a su padre, que es una persona de alto riesgo, y les ponen la obligación de vacunarse. Lo que han sido es responsables. Y buenas hijas, sobre todo”.

Gonzalo Adán 

Gonzalo Adán, director de sociométrica, lo tiene claro: “La vacunación de las infantas Cristina y Elena socava aún más la imagen, en cuanto a popularidad, de la Corona”. O, dicho de otro modo, “Felipe VI necesitará hacer un esfuerzo añadido para recuperar puntos de cara a la opinión pública”.

En cualquier caso, la popularidad de la institución ha vivido en una montaña rusa desde que Urdangarin entrara en prisión. “A partir de ahí se sucedieron determinados acontecimientos que llevaron a la Corona a perder popularidad de cara a la opinión pública: la foto de Juan Carlos de cacería, el escándalo de Corinna… Esas pequeñas cosas, individualmente, no tenían impacto en la imagen de la Casa Real, pero todas juntas, sí”.

Todo eso se solucionó, en buena medida, con la llegada de Felipe VI al trono. “Él tiene sus fortalezas y consiguió cambiar esa dinámica. Es una persona seria, es afable, con un pasado limpio… Ahora, lo de las infantas, es un golpe más”, prosigue.

¿Es grave lo ocurrido? Sí –y no–. “En condiciones normales esta noticia no pasaría de ser algo de lo que se habla tres días y ya está. Sin embargo, como llueve sobre mojado, socava aún más la imagen de la Corona, y con Podemos aumentando paralelamente su artillería contra la institución”.

Israel Elejalde

Lo que pide el actor Israel Elejalde (Madrid, 1973), más allá de que valore negativamente la vacunación de las infantas, es que la Casa Real sea consecuente con su familia. "No me vale lo de que no pertenecen a la familia. Lo que me gustaría es que Felipe VI pensase igual que yo y admitiese que no está de acuerdo con lo que han hecho sus hermanas", critica. 

El argumento que utiliza la Corona, insiste, no es válido. "Todos sabemos que pertenecen a la familia. Obviamente, no puede ser responsable de lo que cada miembro de su familia hace, no puede controlarlo todo. Pero cuando ocurre algo grave, el rey debe juzgarlo de manera elocuente y severa.

Del mismo modo que en otras ocasiones, como en el aniversario del 23-F, ensalzó la figura de su padre. Después de lo sucedido, el rey no ha tenido un comportamiento ejemplar", sentencia el intérprete, conocido por protagonizar Magical Girl, película que le valió la nominación al Goya como mejor actor revelación, además de otras muchas obras en cine, teatro y televisión.