La infanta Elena se defiende. La hermana del rey Felipe VI ha emitido un comunicado en el que se justifica por haberse vacunado contra la Covid-19 en Emiratos Árabes junto a su hermana Cristina durante la primera semana de febrero. El escrito, al que ha tenido acceso EL ESPAÑOL, fue suscrito por la hija mayor de Juan Carlos apenas 12 horas después de que saliera a la luz la noticia. 

Noticias relacionadas

En la carta, escrita por Elena y suscrita por su hermana Cristina, las infantas esperan zanjar las especulaciones sobre los motivos de su vacunación y aseguran que no fueron buscando la dosis, sino que se la ofrecieron. Gracias a ello, su breve visita al país árabe les ha valido un pasaporte directo a saltarse todas las listas de espera en España.

"Ante las informaciones publicadas en la prensa sobre la vacunación de que he sido objeto, quiero efectuar la siguiente aclaración. Tanto mi hermana como yo hemos acudido a visitar a nuestro padre y con el objeto de tener un pasaporte sanitario que nos permitiera hacerlo regularmente, se nos ofreció la posibilidad de vacunarnos, a lo que accedimos", señala Elena en el comunicado.

La infanta Elena y el rey Juan Carlos en una foto de archivo. EP

"De no ser por esta circunstancia habríamos accedido al turno de vacunación en España, cuando nos hubiera correspondido", concluye.

La visita al Emérito

Elena y Cristina de Borbón aprovecharon su visita al Emérito en el mes de febrero para inmunizarse contra la Covid-19. Según ha podido saber este periódico, las infantas viajaron a Abu Dabi la primera semana del mes para ayudar a su padre a mudarse desde el hotel Emirates Palace, donde residía desde agosto, hasta la isla de Nurai, donde vive actualmente en una mansión millonaria

La isla de Nurai, en el Golfo Pérsico, alberga la nueva mansión donde reside el rey Juan Carlos.

Ambas aprovecharon el viaje para, tal y como reconocen en la carta, inocularse precisamente con la dosis china Sinopharm, la misma que había disfrutado su padre semanas antes. Porque el primero en recibir la patente asiática fue, de hecho, Juan Carlos I, quien además sufrió una reacción virulenta bastante frecuenta en estos procesos de vacunación.

Los efectos fueron tales que despertaron las alarmas de Zarzuela y, con el tiempo, se acabó rumoreando que el Emérito se encontraba en un "estado grave", aunque lo cierto es que se trata de efectos secundarios esperados en personas de su edad. A los pocos días, según ha podido saber este diario, ya se encontraba sano.

Imagen difundida de Juan Carlos I en Abu Dabi.

Fue esta historia, que tanto sonó hace unas semanas, la que motivó las fotografías de Juan Carlos en su nueva casa, acompañado del príncipe heredero emiratí Mohamed bin Zayed al Nahyan y de Khaldoon Al Mubarak, jefe del Departamento de Asuntos Ejecutivos y presidente del equipo de fútbol inglés Manchester City.