Cristina Coro David Palomo

Hace tan solo seis meses -desde el pasado 3 de agosto- que Juan Carlos, en un arrebato forzoso motivado por sus problemas judiciales, se 'autoexilió' a Abu Dabi. Desde entonces, apenas han trascendido algunos detalles sobre su vida y sólo se ha podido ver al Emérito en dos instantáneas robadas.

Noticias relacionadas

En la primera fotografía, captada por Nius, llegando a Emiratos Árabes; y en la segunda, tomada por Viva la vida, bajando de un yate en el muelle del Club Náutico de Yas. En esta última, sostenido por dos de sus escoltas y aparentemente con dificultades para mantenerse en pie. Pero, ¿respondía aquella imagen a un verdadero deterioro físico? Todo apunta en esa dirección.

La salud de Juan Carlos, según han confirmado a EL ESPAÑOL desde diferentes círculos cercanos al Emérito, ha empeorado en las últimas semanas. Algo que confirman también fuentes de la llamada ‘corte gallega’ del Emérito, su grupo de confianza en Sanxenxo (Pontevedra), donde espera acabar sus días y volver para navegar una vez más en el Bribón. Y la propia Pilar Eyre, autora del libro Yo, el Rey, a la que también le han llegado los cantos de sirena sobre el delicado estado de salud del Emérito. Este lunes, en su cuenta en Twitter, ha afirmado que "Juan Carlos está en estado grave y la Casa Real valora la posibilidad de su traslado a España". Añade la periodista que "sus hijas, Elena y Cristina, se han desplazado a Abu Dabi".

Casa Real ha desmentido a EL ESPAÑOL la información de Eyre, negando que se encuentre en estado grave, así como que se esté preparando un traslado a nuestro país. 

Los problemas de salud, agravados en estos seis últimos meses, cuadran con lo visto, escuchado y conocido sobre su tiempo en Abu Dabi. Antes de Navidades, Zarzuela tuvo que desmentir que el Emérito había estado en el Hospital Cleveland de la capital emiratí por coronavirus. “Estuvo haciéndose pruebas rutinarias, un chequeo médico”, aclararon desde Casa Real.

La Infanta Cristina y la infanta Elena en un montaje.

Días después, Juan Carlos descartó volver a España en Navidades por recomendación médica. No quería correr un riesgo innecesario en pleno coronavirus, con su edad y su deteriorado estado de salud. Por eso, decidió quedarse en Emiratos Árabes, hasta donde acudieron sus dos hijas, las infantas Cristina y Elena, para acompañarlo en su 83 cumpleaños. Allí celebró su aniversario más triste con la esperanza de volver a España pronto.

Dolores de cadera

Juan Carlos pasa sus días en el Emirates Place, el hotel donde está alojado, centrado en su recuperación física. Sigue firme en su decisión de volver a moverse con agilidad y regresar a la ría de Sanxenxo (Pontevedra) para entrenar y navegar con sus compañeros de la corte gallega.

Sin embargo, la realidad frena su deseo. No es ningún secreto que el Emérito tiene problemas de movilidad y que la cadera le lleva por el camino de la amargura. Al fin y al cabo, su historial médico es casi tan extenso como su reinado. Cuenta con 17 operaciones, en un calvario que comenzó con su caída en Botsuana y su foto con el elefante. Por la última operación pasó en el verano de 2019, cuando le hicieron un baipás aortocoronario, una intervención arriesgada de la que se recuperó rápido.

Juan Carlos, aun así, tiene la esperanza de poder volver a España pronto. En primer lugar, porque no está imputado; y en segundo, por su delicado estado de salud. En la Casa Real saben que, a su avanzada edad, puede ocurrir cualquier cosa. Y eso lo tiene su hijo, el rey Felipe VI, en su cabeza. ¿Qué ocurriría si fallece allí? ¿Se lo podría perdonar? Nadie quiere ver bajar su féretro de un avión de Iberia en Barajas.

Pero, más allá de lo que decida su hijo, Juan Carlos tampoco está por la labor de acabar sus días en los Emiratos Árabes. Quiere volver a España. Lo que se desconoce es hasta qué punto su estado de salud recomienda, en estos momentos, que se quede en Abu Dabi o que vuelva a Zarzuela.