Hay un lugar donde el coronavirus se vuelve más letal si cabe: las residencias de ancianos. La vulnerabilidad de los pacientes, la falta de personal y la alta tasa de contagios hace que la mortalidad se incremente. La llegada de la vacuna trajo esperanza. Las personas mayores serían los primeros en abonarse a ella, aunque para recibir la inmunización debían percibir dos dosis. Sin embargo, a la espera de la segunda, la Covid-19 no cesa: más de 100 ancianos han fallecido en geriátricos en la tercera ola, todos con la priemra dosis puesta.

Noticias relacionadas

Corría el 27 de diciembre de 2020. Araceli, una anciana de 96 años, pasaba a copar las portadas de los periódicos por ser la primera mujer vacunada en España. Pertenecía a la residencia 'Los Olmos', en Guadalajara. Fue también, al menos que se sepa, la primera inmunizada.

Comenzaba de esta forma el plan de vacunación. Las residencias se preparaban para recibir las vacunas entre dimes y diretes; dudas de si funcionarían, retrasos y escepticismos sobre las reacciones que causarían a los internos.

El mayor de los miedos residía también en el aumento de los casos tras la Navidad. Una sola dosis no era sinónimo de inmunización y aún había que guardar muchas precauciones. A esto se sumaba el avance de la cepa británica en España: no más virulenta pero sí con un ritmo de contagio mayor.

Mientras tanto, en los geriátricos esperaban alguna reacción leve a la vacuna, pero poco más. Había que aguardar a la segunda dosis para respirar aliviados. Desde que comenzara la pandemia, más de 27.000 ancianos han fallecido en las residencias.

Sin embargo, mientras llegaba y no el segundo pinchazo, muchas residencias notificaban síntomas en sus pacientes. ¿Reacción leve a la vacuna? No. La Covid había alcanzado de nuevo estos lugares -a alguno de ellos por primera vez-, justo antes de la inmunización. Esto significaba la paralización de la segunda dosis hasta que no se tuviera constancia de que había cesado el virus.

Las puertas de la residencia Vigor, en Becerril de la Sierra (Madrid). EFE

En total, en esta tercera ola, se han contabilizado al menos 116 fallecimientos en residencias de ancianos. Muchos de ellos se han registrado en lugares que, hasta el momento, no habían tenido problemas con la Covid-19. 

Aun así, parece que son casos puntuales. En Madrid, por ejemplo, son positivos con respecto a los datos mostrados, dentro de lo malo. Jesús Cubero, secretario general de la Asociación Estatal de Servicios de la Tercera Edad (AESTE), apuntaba en Telemadrid que el próximo 20 de febrero las residencias madrileñas estarán inmunizadas. Además, tachaba de "excepciones" los dos brotes localizados en la capital.

EL ESPAÑOL ha recopilado algunos de los brotes recogidos en las residencias de toda España. En común: la mayoría se contagiaron después de recibir la primera vacuna y a la espera de la segunda.

Sagrado Corazón (Barcelona)

El Centro Residencial Hermanas del Sagrado Corazón de Jesús y Santos Ángeles, situado en el Eixample de Barcelona ha sido intervenido por la Generalitat de Cataluña. El motivo es que se ha registrado un brote de Covid-19, en el que por el momento no ha trascendido que haya fallecidos.

El Servicio de Salud catalán ha decidido poner al frente del centro porque había problemas para llevar a cabo el plan de contingencia. En total, 45 positivos entre los pacientes y 4 trabajadores. Casi un cuarto del centro sociosanitario habría pasado el virus. La gestora deberá evitar que haya nuevos rebrotes.

Residencia Novo Chiclana 

En el Sur de España están sufriendo mucho las consecuencias de la Covid-19 en esta tercera ola. La Residencia Novo Chiclana ha notificado un total de 22 fallecidos tras registrar un brote del virus hace dos semanas.

Se han contagiado un total de 79 residentes, contando los fallecidos, y 24 trabajadores han dado positivo.

Nuestra señora del Rosario 

Muy cerca de la bahía gaditana se ha registrado un brote con hasta 42 muertos. La residencia Nuestra Señora del Rosario de Los Barrios ha contabilizado un brote de Covid-19.

La Junta de Andalucía ha decidido intervenir también esta residencia del Campo de Gibraltar. Se han contagiado hasta 114 personas y los bomberos ya están desinfectando el centro.

Vigor Madrid

Ha sido la residencia más conocida de la tercera ola: Vigor. El municipio Becerril de la Sierra copaba periódicos y noticiarios el pasado viernes: la Covid-19 se había cebado con sus internos y, al parecer, detrás de todo podría estar la cepa británica: se han contabilizado 12 fallecidos.

48 internos y 17 trabajadores se contagiaron en esta residencia, que había salvado la primera y la segunda ola sin positivos en coronavirus. Todos habían recibido ya la primera dosis de la vacuna de Pfizer, tal y como indica el protocolo de la Comunidad de Madrid.

Según Antonio Zapatero, viceconsejero de Salud Pública en Madrid, la hipótesis más probable es que el inicio del brote se diera por dos empleadas. Aun así, tal y como ya publicó anteriormente El Español, Vigor se saltó el protocolo de aislamiento y cribado y no tomó medidas hasta 10 días después de los positivos de las trabajadoras. La Comunidad ya ha anunciado que, de demostrarse, tomará acciones legales.

Centro El Mural 

Sólo cinco días después de haber comenzado la vacunación, el centro El Mural comenzó a registrar casos positivos de Covid-19. Hasta el momento, 2 personas han fallecido con este nuevo brote y otras dos continúan hospitalizadas.

Se trata de otro de los brotes contabilizados en Madrid, como el expuesto anteriormente o como el que se reflejará más adelante. Sin embargo, como también se ha referido en estas líneas, hay esperanzas en que la inmunidad pueda llegar a estos centros en apenas 20 días.

Residencia Los Peñascales 

La provincia de Toledo se ha visto envuelta también en el tema de los brotes de Covid en las residencias. Según ha adelantado CMMedia, 16 personas habrían fallecido en la Residecncia Los Peñascales, en Toledo.

Los residentes recibieron la vacuna el pasado 4 de enero. Era la primera dosis. A partir de entonces, comenzaron a contabilizarse los contagios. El primer deceso se conoció el 13 de enero, mientras que el último se registró el pasado domingo. 

Una trabajadora prepara una vacuna. EFE/ Sergio G. Cañizares/Archivo

Hospital de la Pasión 

En Ciudad Rodrigo están viviendo una situación límite en las residencias. Dos de las cinco que ostenta la localidad han registrado brotes por coronavirus después de realizar la primera vacunación.

Una de ellas es el centro conocido como Hospital de la Pasión, con más de 60 contagios y tres fallecidos, según publicó Antena3. Los síntomas comenzaron después de que los ancianos recibieran la vacuna, el pasado 15 de enero. La mayor preocupación radica en que en estos centros hay personas de avanzada edad y algunos pacientes se encuentran en estado grave a causa de la Covid-19.

Residencia de El Salvador 

Ha sido el segundo brote más letal registrado en Toledo en esta tercera ola. La residencia de El Salvador ha tenido que lamentar un total de 9 fallecidos, que se hayan conocido hasta el momento.

Gestionada por Mensajeros de la Paz, a pesar de lo ocurrido tiene previsto continuar con el calendario de vacunación e inocular la segunda dosis contra la covid-19 a los residentes y trabajadores. Este proceso comenzará mañana mismo.

Residencia San Julián 

Es el tercer foco detectado en la provincia de Toledo. En la residencia San Julián, de Las Ventas de San Julián. Según informó ayer la agencia EFE, hay un total de 49 contagiados por el momento.

Además, ha habido que lamentar dos decesos. Alrededor de 14 mayores continúan hospitalizados a causa de la infección por Covid-19.

Los Nogales Puerta del Hierro 

Un total de 10 ancianos fallecieron en un mes en la Residencia Los Nogales Puerta del Hierro de Madrid. La noticia saltó a la palestra apenas un día después de conocerse lo ocurrido en Becerril de la Sierra. El propio centro explicó en un comunicado que el brote se produjo a finales de diciembre.

En total, habrían sido 43 residentes y 13 empleados los contagiados