Enrique Recio David Palomo

"Sobraban vacunas", sostienen, unos y otros, excusándose. Altos cargos del Gobierno, alcaldes, concejales o directores de centros. De Murcia, Madrid, Córdoba o Zaragoza. De izquierdas o de derechas –aunque, en su mayoría, de PSOE y PP–. Mejores o peores gestores. Da igual. Comparten, todos, sin excepción, la misma patología: apropiarse del bien ajeno. En este caso, saltándose su turno para recibir la primera dosis de la vacuna de Pfizer, aprovechando sus privilegios para obtener el bien más preciado. La semana pasada, en total, eran 16 representantes. Este martes , la lista se ha multiplicado hasta llegar a los 285. En EL ESPAÑOL hacemos un repaso de todos los que ya han iniciado, sin complejos, el camino hacia la inmunidad.

Ceuta

Noticias relacionadas

Javier Guerrero, consejero de Sanidad del Gobierno de Ceuta (PP), ha sido el último en dimitir tras conocerse que se vacunó contra la Covid-19. “Yo no quería vacunarme, pero mis técnicos me plantearon que o me vacunaba yo con ellos, o ellos no se vacunaban. Yo no quería vacunarme. No me vacuno ni de la gripe. No me gustan las vacunas”, reconoció en un principio, tras ser acusado por saltarse el protocolo.

El consejero de Ceuta, además, parecía no arrepentirse a priori. “Lo volvería a hacer”, confesó. En total, 10 personas de su equipo recibieron la primera dosis de la vacuna de Pfizer. Alegó que ellos estaban “dentro de la estrategia del punto segundo de sanitarios de salud pública que están en primera línea”. Junto a él, también se vacuno Rebeca Benarroch, directora general de Sanidad y Consumo (PP) que, por el momento, no ha dimitido.

Ahora, Guerrero ha dimitido "tras volver a reflexionar y estando convencido de que, en todo momento, ha actuado de manera correcta y de buena fe".

Javier Guerrero, consejero de Sanidad del Gobierno de Ceuta.

Miguel Ángel Villaroya (JEMAD)

El Jefe de Estado Mayor de la Defensa (JEMAD), Miguel Ángel Villarroya, solicitó su cese a la ministra de Defensa, Margarita Robles, tras conocerse el pasado viernes que tanto él como otros cargos militares recibieron la primera dosis de la vacuna contra la Covid-19. Una petición que Robles aceptó y comunicó el sábado. Fue precisamente ella la que tras saltar la noticia pidió un informe a Villarroya para conocer de primera mano a cuántas personas se había suministrado la vacuna y cuál era la justificación.

El exjefe de Estado Mayor de la Defensa (JEMAD), Miguel Ángel Villarroya.

Ese mismo día, a consecuencia de esta controvertida vacunación, el Ministeiro del Interior, que dirige Fernando Grande-Marlaskacesó al oficial de la Guardia Civil que hacía de enlace precisamente en el Estado Mayor por vacunarse junto al JEMAD y el resto de cargos que ya han iniciado la inmunización frente al virus.

Región de Murcia

Manuel Villegas, consejero de Salud de Murcia (PP), se vacunó junto a otros altos cargos de su departamento. ¿Su excusa? Pensó que “todo el personal de la consejería de salud se debería vacunar, según el esquema del ministerio”. De hecho, en un primer momento, pidió perdón, pero no dimitió. Junto a él, además, también habría recibido la vacuna su mujer, directora general de Planificación, Investigación, Farmacia y Atención al Ciudadano.

Sin embargo, la presión de Ciudadanos –socio del PP en el gobierno murciano–, hizo que presentara su renuncia al cargo para dedicarse a su profesión, cardiólogo. Una renuncia que ha aceptado Fernando López Miras, presidente de la región, calificando su gestión de “ejemplar” y su actuación de “intachable”.

Manuel Villegas, consejero de Salud de Murcia.

Esther Clavero, alcaldesa de Molina del Segura (Murcia, PSOE), fue, primero, suspendida cautelarmente por su partido por saltarse el protocolo para ponerse la vacuna contra la Covid-19. Y este lunes, finalmente, presentaba su dimisión como primera edil tras haber perdido el apoyo de todos sus concejales. 

La edil alegó, como excusa, que siguió las indicaciones de los médicos del centro de salud Antonio García: “Me vacuné a la hora que me indicaron, con luz y taquígrafo; en ningún momento me escondí”, ha confesado. Ella, de hecho, ha insistido en las últimas horas que “no quería vacunarse”, pero que le indicaron que, debido a su historial clínico y su cargo, debía “vacunarse o coger una baja médica”. “Pensaba que no estaba haciendo nada malo tras haber recibido todas las comprobaciones facultativas y del propio SMS”, argumentó, también, a su favor. 

Esther Clavero, alcaldesa de Molina del Segura (Murcia).

Comunidad Valenciana

Fran López, alcalde del PSPV de Rafelbunyol (Valencia), ha renunciado a que le administren la segunda dosis de la vacuna. Él acudió a la residencia de ancianos del municipio el primer día de vacunación (27 de diciembre) y aceptó ponérsela después de que se le administrara a todo el personal del centro y a los ancianos. Lo hizo porque “sobraban” y para “dar ejemplo”.

Pasado el tiempo, pidió perdón y confesó que su decisión no había sido la más acertada. Tanto la Consejería de Igualdad como la de Sanidad han abierto una investigación al respecto para saber qué es lo que realmente sucedió. El PSPV le ha abierto un expediente disciplinario y lo ha suspendido cautelarmente de militancia.

Carolina Vives, alcaldesa de Els Poblets, y su marido Ximo Coll, primer edil de El Verger –ambos del PSPV–, no van a dimitir tras saltarse el protocolo al ponerse la vacuna contra el coronavirus porque “sobraban”. “Si hubiéramos prevaricado o cometido un delito, entonces”, alegó ella. Al tiempo que ambos pedían disculpas.

Sin embargo, el PSPV-PSOE les ha abierto un expediente disciplinario y los ha suspendido cautelarmente de militancia por haberse vacunado sin estar incluido en ninguno de los grupos de riesgo. Pero, eso sí, de momento, no dejan sus respectivos puestos.

Carolina Vives, alcaldesa de Els Poblets, y su marido Ximo Coll, primer edil de El Verger.

Bernabé Cano, alcalde de La Nucía y diputado provincial por el Partido Popular, también se ha vacunado contra la Covid-19. ¿El motivo? El político alega que recibió la dosis en calidad de profesional sanitario y que ejerce de médico del equipo de fútbol de Segunda B. Es más, que tiene plaza como médico de familia en el centro de salud del municipio.

El Partido Popular, con respecto a este caso, ha alegado que no se trata de un “gesto insolidario”, sino que se “deben a motivos sanitarios”.

José Galiano, concejal de Sanidad de Orihuela (PP), se vacunó el 6 de enero en la residencia San Francisco. ¿El motivo? “Sobraban (dosis) y se iban a desechar”. Y, además, él es enfermero –aunque no ejerza como tal–. Esas fueron sus excusas. De momento, no ha dimitido.

José Luis Cuesta, fiscal de Castellón, ha dimitido este miércoles por "motivos personales" después de que se descubriera que había recibido la vacuna del coronavirus pese a no formar parte de los grupos prioritarios establecidos por el Ministerio de Sanidad. A su vez, la Generalitat Valenciana está investigando si su mujer pudo llevarse algunas dosis más a su casa.

Respecto a la Comunidad Valenciana, los casos con nombre propio que se conocen son los que han leído en los anteriores párrafos. No obstante, en una investigación paralela, la Consejería de Sanidad valeciana ha asegurado que ya son más de 150 personas, entre profesionales y políticos valencianos, los que se han salado todo tipo de protocolos para vacunarse contra el Covid-19.

País Vasco

Eduardo Maíz y José Luis Sabas, directores de los hospitales de Basurto y Santa Marina respectivamente -exconcejales del PNV-, también han dimitido tras vacunarse contra la Covid-19 saltándose los turnos. En este caso, el protocolo del País Vasco establece que los primeros en recibir las dosis deben ser los que están en primera línea –requisito que no cumplía ninguno de los dos–.

Eduardo Maíz ha decidido dimitir tras hacerse pública su vacunación. “Si en algo me he equivocado, pido perdón”, ha reconocido. Ninguno de ellos se ha excusado.

Cataluña

Sergi Pedret, alcalde de Riudoms (Tarragona) y otro concejal de JxCat también han sido vacunados. ¿El motivo? El más común en estos casos: “Aprovechar” las dosis que habían sobrado en la residencia del municipio. “He seguido las indicaciones que en todo momento he recibido por parte de los responsables de vacunación de la residencia, confiando en su criterio, en su profesionalidad y en los protocolos establecidos”, ha reconocido el edil. También recibió la primera dosis un concejal del mismo consistorio, Jordi Domingo. Se vacunó el 13 de enero y se ha defendido argumentando que lo hizo para que no se desperdiciara la dosis.

Castilla y León

Mariano Hernández, primer edil socialista de Matamala de Almazán (Soria), se vacunó el 5 de enero en la residencia de mayores de Matamala. Defiende que recibió una llamada de la dirección de la residencia, de propiedad municipal, en la que le dijeron que había dos viales para los ocho trabajadores y sobraban dos dosis. Aunque no es empleado de la misma, según expresó, acude diariamente a la residencia para supervisar que todo está bien. No ha dimitido. 

Tampoco lo ha hecho Alberto de la Paz, alcalde de Villavicencio de los Caballeros (Valladolid). Fue vacunado en la Residencia de Santo Domingo y Santa Eloísa, al pertenecer al patronato de la misma. Junto a él se vacunaron el teniente de alcalde, un concejal del cual no ha trascendido su identidad, el párroco del municipio y dos personas más pertenecientes también al patronato de la residencia.

Canarias

En Canarias, también se han vacunado la consejera de Sanidad, Educación y Artesanía del Cabildo de La Palma, Susana Machín. Y la teniente alcalde y consejala del Ayuntamiento de Arago, Virginia Rodríguez Delgado. Esta última argumentó que accedió a la vacuna porque su "actividad diaria está muy ligada al geriátrico, soy la persona a la que llaman cuando hay cualquier problema”.

Baleares

El obispo de Mallorca, Sebastià Taltavull, se vacunó contra la covid-19 aprovechando la sesión de vacunación en la residencia para sacerdotes jubilados de la calle Sant Bernat de Palma, situada justo detrás de la catedral de Mallorca. El prelado aprovechó la sesión de vacunación del personal sociosanitario que trabaja en el geriátrico para curas para que le administraran la vacuna, informa el Diario de Mallorca.

En las islas, por otro lado, ha trascendido también la vacunación de gerentes y otros directivos de hospitales pequeños, como son los de Manacor, Inca y Mahón. Sin embargo, el Govern considera que aunque no atiendan directamente a los enfermos, son "personal esencial" para el funcionamiento de los hospitales.

Asturias

La Federación Socialista Asturiana decidió suspender el viernes cautelarmente de militancia a la concejala de Derechos y Servicios Sociales de Castrillón (Asturias)Carmen Piedralba, tras conocer que había sido vacunada a mediados de mes contra el coronavirus. La edil es auxiliar de enfermería en el Hospital San Agustín de Avilés, con plaza en la Unidad de Cuidados Intensivos (UCI), pero actualmente está liberada para desarrollar funciones sindicales por UGT. Por el momento, la edil descarta dimitir de su cargo en el Ayuntamiento. 

Aragón

También se ha vacunado el alcalde de la localidad zaragozana de Luesia, Jaime Lacosta, que no pertenece a ningún grupo de riesgo. Se vacunó aprovechando que el Centro de Salud de Ejea de los Caballeros desplazó el equipo de vacunación a su pueblo para vacunar a los ancianos. El PP, formación a la que pertenece, ya le ha pedido su dimisión ante "su falta de ejemplaridad". 

Según informa El Periódico de Aragón, el alcalde del PSOE de Asín, Rogelio Garcés, también ha recibido la vacuna contra la Covid-19. Según explica, el alcalde de este pueblo de Zaragoza es presidente del patronato de la residencia del pueblo, lo que le pone "en estrecho contacto" con los residentes. Además suele hacer labores de mantenimiento en el geriátrico, motivo por el que estaba en el listado de vacunación, tal y como informa El Heraldo de Aragón.

Extremadura

La concejala del PSOE en Plasencia, Soraya Cobos, directora del Centro Sociosanitario de Plasencia ha reconocido que se vacunó contra el coronavirus fuera del plazo que le correspondía justificando que lo hizo "para no desperdiciar la dosis". También en la provincia de Cáceres, el alcalde del Ayuntamiento de Valverde del Fresno, Amalio Robledo (PSOE), recibió la primera dosis de la vacuna el pasado 11 de enero argumentando que ocupa el cargo de director de los pisos tutelados. Ninguno, por el momento, ha dimitido. 

Andalucía

Francisca Alammillo, alcaldesa socialista de Torrecampo (Córdoba), ha sido suspendida de militancia por el partido y tiene un expediente abierto por ponerse la vacuna contra el coronavirus. En su caso, también recibió la dosis porque “sobraban”. “En ningún momento manifesté mi deseo de hacerlo, sino que esta posibilidad surgió cuando se habían vacunado todos los residentes y el personal y quedaban dos dosis que o se ponían o había que desecharlas”, reconoció tras ser acusada de saltarse el protocolo. Ha pedido disculpas.

José Luis Cabrera, alcalde socialista de Alcaracejos (Córdoba), también se vacunó saltándose los protocolos y porque sobraban dosis. Tras serle reprochado el comportamiento, el político, en un comunicado, ha reconocido que se encontraba en la residencia.

José Luis Cabrera, alcalde de Alcaracejo (Córdoba).

“Se me llamó pidiéndome que me vacunara dado que habían sobrado unas dosis y si no me la ponía se desecharía. En esos momentos, me encontraba en la puerta del edificio dando ánimos al personal, acompañando en la medida de lo posible a quienes recibían sus dosis en ese momento tan importante”, ha alegado.

Jesús Fernández, alcalde de El Guijo (Córdoba) del CdeI, lo hizo en circunstancias similares. “Entro y salgo de la residencia prácticamente cada día para realizar todo tipo de labores. Si se iba a tirar una dosis, era una buena decisión ponérmela”, argumentó, antes de pedir perdón a los ciudadanos.

La concejal de Salud del Ayuntamiento de Bonares (Huelva), Rocío Galán, presentó el jueves pasado su dimisión tras conocerse que la anterior semana recibió una vacuna frente al Covid-19 sin corresponderle, tal y como confirmó ese mismo día el alcalde de la localidad, el socialista Juan Antonio García. García convocó una reunión con su equipo de Gobierno para abordar la cuestión ya que circulaba el rumor de esta vacunación en el pueblo. Tras aclarar lo acontecido fue la propia Galán quien le facilitó su renuncia. 

100 funcionarios en Granada

Y no solo han sido políticos o directores de geriátricos. Este lunes, diversos medios han publicado que al menos un centenar de trabajadores de un edificio administrativo de la Consejería de Sanidad en Granada han recibido la primera dosis de la vacuna de Moderna. Se trata de personal que no trabaja en primera línea, no ejercen ni en hospitales ni en centros de salud, trabajan en un edificio independiente que sólo atiende con cita previa.

Los vacunaron entre el 14 y el 16 de enero, al mismo tiempo que al resto de personal sanitario de los centros de salud y los hospitales, cuando ellos no tienen contacto con pacientes, y todavía hay personal de primera línea sin vacunar en la provincia.